20 de Abril, 2017

Artista expora el lado B de Barbie

Artista expora el lado B de Barbie

La hilarante cuenta Trophy Wife Barbie muestra a la muñeca de Mattel en situaciones tan indecorosas como corrientes. Una versión del maniquí de PVC más desenfadada, contemporánea y trash que la sitúa más cerca del día a día de una mujer de carne y hueso.


Desde que se divorció, Barbie ya no es la que era. Atrás quedó la corrección modélica de la muñeca más famosa y polémica de todos los tiempos. Ahora fuma, pasa de llevar sujetador y se marca una peineta a la primera de cambio. No se corta en mostrar su celulitis, visita religiosamente a su ginecóloga y mancha las sábanas por culpa de la regla. Al menos, en el universo de Instagram.

Annelies Hofmeyr, una artista sudafricana que vive en Canadá, es la autora de este proyecto que ha encandilado a la mismísima Miley Cyrus, ferviente seguidora de la cuenta. “El objetivo principal de Trophy Wife Barbie (algo así como “Barbie esposa trofeo”) es subrayar las limitaciones de las etiquetas y explorar las cuestiones de género y la identidad de la mujer moderna“, explica la creadora en su página web. Su particular historia sobre Barbie comenzó hace cosa de año y medio con una publicación en Instagram en la que la muñeca rubia anunciaba su separación de Ken. En la imagen, el eterno novio de Barbie aparece decapitado (lo de esta artista no son las indirectas) y ella luce una cornamenta de la que no se ha vuelto a separar en el resto de las fotos. “Los cuernos son una representación física de una etiqueta impuesta sobre ella, comparándola con un trofeo de caza; algo pensado para ser propiedad de alguien”, afirma la creadora.

El perfil en Instagram ya supera los 92.000 seguidores y ha despertado el interés de numerosas publicaciones como Forbes. Animada por la buena acogida, Hofmeyr ha lanzado una selección de pósteres que pueden comprarse en su web por unos 17 euros. El éxito de su idea radica en tratar temas que preocupan a las mujeres actuales, como la depilación corporal, la transexualidad o la endometriosis, desde el humor. Hacerlo a través de la iconografía de Barbie le ayuda a burlar la censura de las redes sociales. Trophy Wife Barbie lo mismo da el pecho en público que recibe selfies íntimos que jamás ha pedido (¿a alguna le suena?). Si la poeta feminista Rupi Kaur fue censurada por Instagram cuando colgó una imagen de una mujer tumbada en la cama con manchas de sangre en el pantalón y la sábana, la Barbie más cañera de la red se permite hacer lo propio visibilizando el tabú de la regla sin consecuencias. Ventajas de estar hecha de plástico.

Internetting à la @rcortesc #TrophyWifeBarbie #sexsells

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el

Get me up on your wall 🎨 Prints available 🎨 Link in bio #TrophyWifeBarbie #shitjustgotreal #artprints

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el

I'm not a fan of Mondays and I can't say I love getting a Pap Smear but life would be worse without both 🎀 #TrophyWifeBarbie #papsmear #shitjustgotreal

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el

Throwback to school picture day and how I thought there couldn't possibly be anything worse than puberty 😬 #TrophyWifeBarbie #tbt #puberty

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el

Soaking up the last few rays of summer with Kendra ☀️#transwoman #gettingourtanon #TrophyWifeBarbie

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el

Being single is great except for the dick(less) pics #TrophyWifeBarbie

Una publicación compartida de Trophy Wife Barbie (@trophywifebarbie) el


recomendados

comenta esta noticia