4 de Mayo, 2017

Hermógenes Pérez de Arce despedaza a Piñera y lo califica como el “gran fresco de la política chilena”

Hermógenes Pérez de Arce despedaza a Piñera y lo califica como el “gran fresco de la política chilena”

“Parte de su frescura de entonces consistió en haber comprado antes sociedades “zombies” con enormes pérdidas tributarias, que imputó a las ganancias de las suyas y así se ahorró 44 mil millones de pesos en impuestos recientemente aumentados”, menciona.


El abogado y columnista Hermógenes Pérez de Arce le da duro al candidato de la UDI, RN y el PRI, Sebastián Piñera, al que califica como el “gran fresco de la política chilena” y explica varios aspectos irregulares en los que el ex Presidente ha estado involucrado.

A través de su blog, el abogado arremete contra el ex mandatario y en el propio titular de su columna lo despedaza escribiendo las “Últimas Frescuras de Piñera”.

Pérez de Arce señala que el ex jefe de Estado “ha dedicado su vida a subir los impuestos, porque creía que era lo que le daba votos y le servía para hacer buenos negocios, como cuando compró las acciones de LAN que tenía la CORFO, bajo el gobierno de Aylwin, durante la “política de los acuerdos”. Ése fue un acuerdo rentable… para él. A cambio de las facilidades que le permitieron la compra, aunque oficialmente decía que lo hacía para “legitimar el modelo”, apoyó con los dóciles votos de RN –partido siempre listo para correrse hacia la izquierda— la reforma tributaria de Aylwin que llevó el impuesto a las empresas del 10 % a que lo había bajado el Gobierno Militar (y creciendo el PIB a dos dígitos en 1989 bajo la conducción de Büchi) a 15 % en 1991, y creciendo menos, por cierto”.

Parte de su frescura de entonces consistió en haber comprado antes sociedades “zombies” con enormes pérdidas tributarias, que imputó a las ganancias de las suyas y así se ahorró 44 mil millones de pesos en impuestos recientemente aumentados”, menciona.

Agrega que “en ese tiempo Piñera era senador, pero aparecía en el diario como presidente del directorio de la Editorial los Andes, una sociedad anónima, no obstante que el art. 57 de la Constitución decía que cesaría en el cargo el parlamentario que “aceptara ser director de alguna sociedad anónima”. Pero a Sebastián nunca le han importado ni se le han aplicado la Constitución ni las leyes (si no estaría hoy imputado acá, como lo está en Argentina: “La Nación, Buenos Aires, 29.12.16). Si él hubiera sido cesado en el cargo, el reemplazante habría sido yo, su compañero de lista en la elección de 1989, pero yo ya no tenía ganas entonces de ser senador”.

Después, bajo su propio gobierno de 2010 a 2014, se dedicó a subir de nuevo los impuestos, empezando por el royalty a la minería que, como había sido siempre tributo favorito de los comunistas (a Piñera le encanta hacerles la pata, y por eso declaró a Volodia “un grande de la historia de Chile” y le financió un tratamiento a la Gladys Marín), entonces les dio en el gusto. Ahora pregúntese usted qué otra razón pudo haber para la caída de la producción minera nacional, aparte de la baja de precios de los minerales: las alzas del royalty y los impuestos, obvio”, menciona.

En otra parte de su comentario, precisa que “recibió el Gobierno en 2010 con un  impuesto a las empresas del 15 % y lo entregó con uno de 17 % (“El Mercurio”, 03.05.17, B-3). ¿Por qué? Porque “la calle”, en medio de su ignorancia característica, pedía aumentar los impuestos. ¿Por qué disminuyó el crecimiento de Chile y ahora el gobierno ni siquiera puede satisfacer las exigencias de “la calle”? Por las alzas de impuestos a las empresas, pues tras la de Piñera, Bachelet 2.0 replicó: “la suya y otra más todavía mayor” y los volvió a subir”.

Pero él, mientras tanto, se llevó a paraísos fiscales en el exterior el producto de las ventas de Colo Colo, Chilevisión y LAN en 2010, las tres cuartas partes de su patrimonio. Los impuestos les subían a los demás, pero no a él. Esto recién se supo a raíz de la querella del diputado comunista Hugo Gutiérrez por negociación incompatible, al haber Piñera comprado acciones de la peruana Exalmar cuando el país litigaba con Chile en La Haya para obtener más superficie de zona marítima exclusiva”, sostiene.

Y arremete con que “este gran fresco de la política chilena ofrece ahora “volver a crear un millón de empleos”, en circunstancias que bajo su gobierno la mitad del millón que se creó fue en el solo 2010 y gracias a los aumentos récord de Andrés Velasco en el gasto público en 2009, de 16,5 %, y la inversión pública, en 21,6 %. Piñera terminó ¡disminuyendo la inversión pública en 2013! (“El Mercurio”, 01.10.16). Fue el preámbulo de la menor creación de empleos que tuvo lugar a partir de la parte final de su gobierno”.

Ahora dice que va a suprimir el Transantiago. ¿Y por qué no lo hizo bajo su gobierno? Porque era el V Gobierno de la Concertación, dedicado a cosas que le agradaran a la izquierda, como perseguir a los militares, trasladando a sus Presos Políticos a un penal peor y contratando a más abogados de izquierda en el Departamento de Derechos Humanos del Ministerio del Interior para así triplicar el número de querellas ilegales por delitos inexistentes, como el “secuestro permanente” y los de “lesa humanidad”, este último sólo creado en 2009 pero invocado retroactivamente por los abogados del gobierno de Piñera”, explica.

Como símbolo final de su frescura se ha anunciado que en la cédula del voto de la primaria de ChileVamos el orden será Piñera-Kast-Ossandón, otra “conseguida” más a expensas de su rivales, porque el orden alfabético de sus apellidos, que debería determinar el orden en las cédulas de votación, sería Kast-Ossandón-Piñera”. A mí me la hizo en 1989, pero cuando me di cuenta ya era tarde”, afirma.

Y les advierto una cosa, como alguien que ha pasado la experiencia de competir en una elección con él: está recién comenzando. Bueno, y después de leer lo anterior supongo que también se darán cuenta de por qué obtuvo que “El Mostrador” dejara de reproducir este blog hace ya seis meses”, concluye.


recomendados

comenta esta noticia