13 de Septiembre, 2017

Efecto Te Deum: Evangélicos se dividen tras ofensas contra Bachelet

Efecto Te Deum: Evangélicos se dividen tras ofensas contra Bachelet

“Si yo digo cosas con palabras hirientes, el criterio de la persona que recibe eso recién va a acusar el golpe. Si la persona dice que le faltaron el respeto, yo al menos pido disculpas, porque es importante seguir manteniendo las relaciones, no insisto en una tozudez, en una soberbia, en una posición intransigente de continuar en una posición que podría decirse tan dura”, señala el obispo y representante de la Mesa Ampliada de las Iglesias Evangélicas, Emiliano Soto.


Luego del polémico Te Deum en donde la Presidenta Michelle Bachelet recibió duras ofensas por la agenda valórica del gobierno, el efecto que ha tenido dentro de la comunidad evangélica ha sido notorio. Lo anterior a raíz de la división interna entre quienes pregonan  un  quiebre de las relaciones con el Ejecutivo y quienes niegan esta situación y, por el contrario, han expresado su descontento con lo ocurrido el pasado domingo.

Esta mañana, el jefe de Comunicaciones de las Iglesias Evangélicas, Cristián Nieto, confirmó un “enfriamiento” en las relaciones con el gobierno, asegurando que en ningún momento se le “faltó el respeto” a la mandataria.

Posteriormente, el obispo y representante de la Mesa Ampliada de las Iglesias Evangélicas, Emiliano Soto, desestimó lo anunciado por Nieto, lo cual generó una división al interior del movimiento religioso.

En ese sentido, Soto sostuvo que “tal vez las personas no logran darse cuenta hasta donde pueden afectar con sus palabras al otro. Si yo digo cosas con palabras hirientes, el criterio de la persona que recibe eso recién va a acusar el golpe. Si la persona dice que le faltaron el respeto, yo al menos pido disculpas, porque es importante seguir manteniendo las relaciones, no insisto en una tozudez, en una soberbia, en una posición intransigente de continuar en una posición que podría decirse tan dura. Todo lo contrario, más vale pedir perdón, decir que nos equivocamos, porque las disculpas engrandecen a las personas”.

Además, anunció que están firmando una carta en la que expresan sus disculpas a la jefa de Estado, ya que “nos parece impropio que dentro la misma iglesia haya gritos fuera de lugar, en una ceremonia tan importante no corresponde, porque además se hicieron algunos discursos bastante violentos que afectan la integridad de las personas. Nosotros somos respetuosos de todas las instituciones especialmente si invitamos a la Presidenta a nuestra casa, no podemos darle golpes a quienes invitamos a nuestra casa, tenemos que tener un trato deferente“.

El obispo expresó que “que una denominación tome una decisión es válido, pero no es la Iglesia Evangélica, nosotros tampoco decimos que representamos a todos, así que ellos en su decisión deberían decir lo mismo”.

Lo que uno observa dentro de un contexto político es que hay personas militantes de un partido ahí y de eso las personas tendrán que sacar una conclusión”, mencionó.

Nieto precisó respecto a las críticas de la vocera de gobierno, Paula Narváez, que “parece justo que una ministra de Estado diga que nosotros hemos sido irrespetuosos con la Presidenta. Eso no es verdad (…) Una cosa distinta es que a la Presidenta no le hayan gustado los aplausos (a Piñera), eso no lo podemos manejar”.

Este sector de los evangélicos se desligó de los ataques sufridos por Bachelet a la salida del templo, indicando que “nosotros no podemos hacernos cargo de los estados emocionales de las personas, por lo menos de los que estaban afuera”.

El obispo también rechazó los ataques que la iglesia ha sufrido a través de las redes sociales, señalando que “basta ya de insultarnos, basta ya de decirnos que somos unos canutos fanáticos”.

En tanto, el gobierno quitó dramatismo a la situación a través de la portavoz de La Moneda, afirmando que “nos quedamos con las expresiones de disculpas y apoyo que han dado personeros de la Iglesia”.

La ministra también fue consultada respecto a si lo ocurrido en el Te Deum afectará la participación de la mandataria en el “Día Nacional de las Iglesias Evangélicas”, indicando que “no comentan con antelación la agenda de la Mandataria”.


recomendados

comenta esta noticia