23 de Noviembre, 2017

Intrusismo nutricional: El riesgo de la arremetida de aquellos no poseen un título profesional en nutrición y que “dan cátedra” a la población

Intrusismo nutricional: El riesgo de la arremetida de aquellos no poseen un título profesional en nutrición y que “dan cátedra” a la población

Una fuerte denuncia realiza el Colegio de Nutricionistas, quienes llaman a terminar con el ejercicio de actividades profesionales, por personas no autorizadas para ello, advirtiendo que están frente a una falta ética, social y moral. “Es necesario que el Estado de Chile, regule el intrusismo, por el bien de las personas, dado que la salud de las personas está quedando en manos de cualquiera”, advierten los profesionales, quienes aseguran que se pone en riesgo la salud de la población.


La Real Academia de la Lengua Española, define el intrusismo, como el ejercicio de actividades profesionales por persona no autorizadas para ello.

Paolo Castro, presidente del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, advierte que hoy, cualquiera puede dar indicaciones de alimentación con impacto en salud y para eso no requiere ni siquiera saber leer o escribir. “El mercado es el rey y gracias a esto, tenemos a personas con amor al dinero que, sólo haciendo un curso, se adjudica el ser coaching nutricional o se pasean por ahí con bata blanca, indicando régimen blando sin saber ni siquiera la diferencia entre modificar la consistencia de una alimentación y la digestibilidad de la misma. Es que un puré picante es cremoso y blando, pero no aplica quizás a una patología digestiva, sin embargo, el famoso “coma blando” lo escuchamos por todas partes. Por eso mismo digo, todo esto es intrusismo aquí y en la quebrada del ají porque apela a la dietética y dietoterapia, por lo tanto y provechándome del picor ya mencionado es irritante ver la falta de decencia que el intrusismo conlleva”.

El profesional señala que hoy esta situación afecta a muchas personas, usuarios de servicios que creyendo que todo esto se encuentra regulado, confían y “finalmente se encuentran con la lamentable sorpresa, de que sabe menos que un artículo de una revista de modas o belleza con tips de alimentación, que acaban arruinando la salud de las personas”.

El Colegio de Nutricionistas, agrega que es una falta de respeto hacia las personas cuando se inventan títulos profesionales o se califican de expertos sin serlo.

Advierten que, quien sufre la falta de regulación actúal, son las personas y peor aún siempre son y serán los más vulnerables, dado que, como tienen más necesidades de salud, terminan acudiendo a lo que sea y desgraciadamente si sale en la “Tele” mejor, ya que el monitor de la convicción todo lo puede.

“Quien pudiese imaginar factible que un diseñador industrial, un Ingeniero Comercial o una Cosmetóloga por mencionar algunos ejemplos, indiquen alimentación y que peor aún, existan canales de televisión que los abalen, pero bueno, esas cosas suceden en Chile. Aquí cualquiera puede hacer lo que quiere y el Estado cierra sus ojitos y sigue además gastando recursos públicos financiando los estudios universitarios, para permitir posteriormente que todo se vaya al carajo por no querer regular el ejercicio de las profesiones, puesto que aún se duda incluso, de la necesidad de devolver la tuición ética a los Colegios Profesionales”, agrega Paolo Castro.

La llegada del verano agrava el panorama

La preocupación aumenta, cuando comienza el calor y llega la primavera y el verano, en donde brotan los embaucadores que venden dietas milagros y peor aún, lo hacen con teorías conspirativas, expresando que los Nutricionistas quieren mantener la obesidad en su nivel más alto y seguir enriqueciéndose, lo cual es falso, nosotros queremos que este flagelo de salud termine ahora.

La charlatanería nutricional es nefasta para grupos sensibles como niños, niñas, adolescentes, embarazadas, adultos mayores y personas que tienen enfermedades crónicas como diabetes mellitus, cáncer, hipertensión arterial u otra que requiere de soporte nutricional”, señala Paolo Castro.

El presidente del Colegio de Nutricionista, propone algunas acciones, para terminar con el intrusismo profesional:

1. Se deben regular las profesiones y para efectos sanitarios el primer paso es la inclusión de todas ellas en el Código Sanitario con sus descripciones.

2. Se debe devolver la tuición ética a los Colegios profesionales para resguardar el ejercicio de la profesión.

3. Se debe asegurar la calidad de los profesionales en lo que respecta a educación, evitando que las de carácter profesionales sean impartidas por casas de estudios de corte técnico, puesto que tienen otro rol.

4. El intrusismo debe ser considerado un delito y tener las multas correspondientes, de forma de evitar el engaño a los consumidores de dichos servicios profesionales, por su salud y bienestar.

Llegar a ser nutricionista requiere de años de estudio y formación universitaria, y esto no se obtiene estudiando medicina, diseño, arquitectura o leyes por mencionar ejemplos, como bien dice la palabra, se consigue estudiando nutrición y dietética desde el pregrado”, sentencia el profesional.


recomendados

comenta esta noticia