15 de Abril, 2018

Tras dura carta del Papa los obispos chilenos dicen “sentimos dolor y vergüenza”

Tras dura carta del Papa los obispos chilenos dicen “sentimos dolor y vergüenza”
FCECH

La cúpula de la Iglesia Chilena ha sido convocada a Roma para -en chileno simple- rendir cuentas al Pontífice de los escándalos de abuso sexual y poder que han protagonizado mitrados y clérigos, y aclarar porqué simplemente han osado mentirle al mismísimo Papa. No hay duda que las actuales mitras están prontas a caer.


Pocas veces en la historia de la poderosa Iglesia (Católica) se ha visto un caso como el que protagoniza la cuestionada cúpula de la Iglesia Chilena, que ha sido “invitada” a Roma para -sin duda- sanjar los escándalos de abuso sexual y de poder que han protagonizado mitrados y clérigos. En su mensaje oficial del viernes, la Conferencia Episcopal reconoció estar en “proceso de discernimiento”.

En su lenguaje pulcro y eclasiástico, los obispos chilenos reconocen que el problema con su jefe máximo no es simple y no se solucionará en el confesionario. Esta vez sí “rodarán cabezas mitradas”, las de los príncipes de la Iglesia como le gusta que le digan en priado a varios obispos chilenos, que mantienen entre si traiciones propias de la Edad Media.
}

A continuación el mensaje oficial de la Conferencia Episcopal de Chile, para que saque sus propias conclusiones:

“Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile

Nos hemos reunido en esta 115ª Asamblea Plenaria de los Obispos para tener un tiempo de reflexión y diálogo sobre el viaje apostólico del Papa Francisco a Chile.

Haciendo este proceso de discernimiento, recibimos la carta del Papa, fechada el 8 de abril de 2018. En ella Francisco abre su corazón ante el dolor abrumador de los abusos que le dieron a conocer sus enviados especiales y nos convoca a Roma a dialogar con Él sobre sus conclusiones, para colaborar “en el discernimiento de las medidas que a corto, mediano y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar, en lo posible, el escándalo y restablecer la justicia”.

Acogemos con fe y obediencia filial esta carta. Junto al Papa, sentimos dolor y vergüenza porque, a pesar de las acciones realizadas estos años, no hemos logrado que las heridas de los abusos sanaran en los corazones de muchas víctimas y siguen siendo una ‘llaga’ abierta en el corazón de la Iglesia en Chile. Al mismo tiempo, renovamos nuestra esperanza porque vemos en esta intervención del Sucesor de Pedro un camino concreto para que juntos podamos ayudar a sanar y reparar las heridas que aún permanecen abiertas. La carta del Papa la recibimos como una invitación a asumir con magnanimidad y humildad este desafío.

Para iniciar este camino nos ponemos, como Iglesia, en estado de oración, escucha, discernimiento y disponibilidad para renovar la comunión eclesial. Queremos hacernos cargo de los errores que nos correspondan y corregirlos, de tal forma que la Iglesia sea, cada vez más, un ambiente sano y seguro para niños, niñas y jóvenes. Como nos ha dicho Francisco: “Amemos en la verdad, pidamos la sabiduría del corazón y dejémonos convertir”.

Pedimos a nuestras comunidades que nos ayuden con su consejo y oración, como lo pide el propio Papa; las víctimas han de ser el primer motivo de nuestra plegaria y reparación.

Que la Virgen del Carmen nos ayude en este camino de conversión y de renovación eclesial”, remata el comunicado.


recomendados

comenta esta noticia