27 de Octubre, 2018

Iglesia de los Agustinos

Iglesia de los Agustinos
iPhone 8 Plus

Esta iglesia fue levantada por la orden de Los Agustinos en pleno centro de Santiago y en su interior se encuentra la imagen del Cristo de Mayo, que según las leyendas, era de la propia “Quintrala”.


En su interior aún se conserva la imagen del Cristo de Mayo, la única escultura que no resultó dañada con el terremoto de 1647, hecho que en la época fue considerado un verdadero milagro, ya que la corona de espinas bajó hasta el cuello de Cristo, quedando la figura intacta. Es por esto que nace la tradición de Cristo de Mayo o más conocido como “el señor de los temblores” en la Iglesia San Agustín.

A la vista de estos hechos, el obispo ordenó organizar una procesión por la ciudad de Santiago y pasear la milagrosa imagen todos los 13 de mayo, tradición que se mantiene hasta la actualidad. El templo actual fue construido después del gran terremoto de 1647 y restaurado nuevamente después del sismo ocurrido en 1730.

La Iglesia de San Agustín fue declarada Monumento Nacional en 1981.

Historia:

El 16 de febrero de 1595 desembarcaron en Valparaíso los primeros seis frailes agustinos provenientes de Perú luego que el rey Felipe II de España encomendara a la Provincia agustina de Perú la misión de fundar una casa en el territorio chileno. A su llegada los frailes fueron acogidos por los religiosos de la mercedarios en su convento de la capital mientras buscaban un lugar para realizar la fundación.

La primera opción que surgió fue en las casas donadas por el Maestre de Campo Miguel de Silva ubicadas a una cuadra de la Plaza de Armas de Santiago. Sin embargo, los frailes dominicos lograron que esta no se llevara a cabo alegando que no cumplía las exigencias de distancia mínima entre dos fundaciones religiosas.

Los herederos de Francisco de Riberos ofreció vender su casa y la de sus hermanos ubicadas entre las actuales calle Agustinas (llamada así por el convento de la rama femenina de la Orden), el paseo peatonal Estado, la calle Moneda y la calle San Antonio en un valor de 4.000 pesos.

El convento se fundó el 31 de marzo de 1595, lugar que ocupa hasta hoy. La construcción del templo actual comenzó en 1608 bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia.

La iglesia y el convento son la primera fundación de la Orden desde su llegada a Chile en 1595, con un relevante en el desarrollo histórico, educacional, religioso y artístico de Chile. Su construcción data del año 1608, siendo esta la segunda iglesia más antigua de Chile después de la de San Francisco. En su interior se encuentra la primera imagen tallada de Cristo del país, el venerado Cristo de Mayo (originalmente Señor de la Agonía) que además de ser la primera escultura de autor conocido, dio origen a la tradición más antigua del país.

Los frailes agustinos trajeron con su llegada la devoción a la Virgen del Carmen de Chile.

La leyenda del Cristo de Mayo y la Quintrala

La historia del Cristo de Mayo se encuentra unida también, de acuerdo a la leyenda, con la vida de una mujer que vivió en la época de la Colonia de Chile, doña Catalina de los Ríos y Lisperguer, también conocida como la Quintrala (la que por su maldad era asimilada al quintral yerba amarga y dañina que es nativa de Chile)

“La Quintrala descendía de antiguos conquistadores de origen alemán llegados a Chile con don Pedro de Valdivia, de súbditos incas de gran jerarquía y de conquistadores españoles. Era una mujer muy bonita, de abundante cabellera pelirroja y ojos claros, que la hacían muy llamativa.”

Siendo muy joven, fue recibiendo como herencia grandes campos e importantes propiedades, llegando a ser una rica y poderosa terrateniente. Ella administraba personalmente sus posesiones, cosa no muy común en esa época. La leyenda en torno a su persona, que comenzó durante su vida, la presenta como una mujer tan rica como malvada. Cruel con familiares y sádica con criados y esclavos. Son innumerables los casos de violencia que se le atribuyen, llegando incluso al asesinato, contra los esclavos negros, sacerdotes, familiares y pretendientes.

Con respecto al Cristo de Mayo, cuenta una de las leyendas que paseando por sus tierras, la Quintrala vio en el tronco de un árbol la cara de Cristo y mandó a tallar su figura con la madera de ese mismo árbol. La imagen permaneció en su casa y fue testigo de sus crímenes y arrepentimientos, pero mientras azotaba a un esclavo, habría visto una mirada reprobatoria en los ojos del Cristo, este habría sido el motivo de lanzarlo a la calle, diciendo que “no quería que ningún hombre le pusiera mala cara en su casa”. De ese lugar lo habrían recogido los sacerdotes agustinos para llevarlo hasta la Iglesia de San Agustín, donde fue colocado en uno de los altares laterales.

Una variante de esta misma leyenda dice que decidió expulsarlo de su casa porque la imagen miraba descaradamente su escote.

Otra de las leyendas más conocida señala que la Quintrala, acusada por alguno de los muchos delitos cometidos, prometió al Cristo ubicado en la Iglesia de San Agustín, que si era declarada inocente y se libraba de la prisión le encendería todos los días de su vida dos velas de una libra. La historia señala que fue absuelta de la acusación, y Catalina cumplió su promesa.

También existe otra versión que cuenta que Catalina de los Ríos estaba enamorada del sacerdote peruano de la orden de los Agustinos, Pedro de Figueroa, autor del Cristo, y por ello le habría pedido tallar la imagen para mantenerla en su casa. Al comprender que su amor no era correspondido y para vengarse de Pedro de Figueroa, habría expulsado la imagen. El sacerdote habría recuperado la obra y la habría colocado en la Iglesia de San Agustín.

La verdad es que la imagen del Cristo de Mayo siempre estuvo ubicada en la Iglesia de San Agustín, Catalina de los Ríos y Lisperguer era una importante terrateniente y vecina de la época, que habitaba en un solar muy próximo el convento de San Agustín pero no hay pruebas de que le hubiera pertenecido en ninguna época.

Terremotos y reconstrucciones

El 13 de mayo de 1647 se registró en Santiago un gran terremoto que destruyó gran parte de la ciudad. Se calcula que se perdió dos tercios del recién terminado templo exceptuando el muro que exhibía a la escultura del Señor de la Agonía. Dicho evento fue catalogado como milagroso y se realizó un procesión espontánea cuya tradición se mantiene vigente como la Procesión del Cristo de Mayo.

Aunque disminuida en amaño y en altura esta vez se levantaría más sólida y se le agregaría un claustro, pero la construcción sería tan lenta que al año 1730 aún no está terminada cuando Santiago sufrió otro terremoto de proporciones. El terremoto del 8 de julio de 1730 sólo afecto el respaldo del presbiterio y, en menor medida, a las torres de la Iglesia.

Restauraciones y enajenamientos

En 1850 se empieza la labor de restaurar el Templo debido a los deterioros sufridos durante la ocupación que tuvo durante la Independencia, las expropiaciones y las crisis administrativas. Tiene especial relevancia la intervención de Fermín Vivaceta quién agregó las nuevas torres, y la construcción de un nuevo frontis de estilo neoclásico, compuesto por un pórtico de cuatro columnas.

Haciéndose necesario una nueva casa para el noviciado, en 1882 al interior del convento se construye un edificio que contaba con un patio claustral, tres salas de clases, una capilla, un cuarto para baños, dos grandes salones, quince celdas para los coristas y una para el Maestro de Novicios, una enfermería y una biblioteca.

A principios del siglo XX el convento aun ocupaba toda la manzana comprendida entre las calles Estado, Agustinas, San Antonio y Moneda.

El 30 de junio de 1922 el convento enajenó la parte situada en la sección sur-poniente (Moneda con Estado) a la Caja Nacional de Ahorros. En 1953 se construyó el edificio “Mayorazgo” en el vértice nor-oriente del terreno (calles Agustinas y San Antonio) comenzando así la demolición de los antiguos claustros. Luego, en 1978, se venden terrenos para la construcción del centro comercial “Paseo San Agustín” y en 1992 se demuele el último fragmento de la parte más antigua del convento para construir la nueva Curia Provincial.

Conócela aquí: 

Capturas de fotos con: iPhone 8 Plus ( modo normal y modo retrato) 


recomendados

comenta esta noticia