27/12/2018

ExGOPE dice que abogado que preparó declaraciones falsas habló antes con Hermes Soto

ExGOPE dice que abogado que preparó declaraciones falsas habló antes con Hermes Soto

“Nos señalaron que dijéramos que fue un enfrentamiento y se cruzó en la línea de fuego”, dijo el exsuobficial.


El exsuboficial del GOPE, Patricio Sepúlveda, involucrado en la muerte de Camilo Catrillanca, afirmó que el abogado que preparó las declaraciones falsas sobre lo acontecido en la comunidad de Temucuicui sostuvo conversaciones telefónicas directas con quien era general director de Carabineros, Hermes Soto.

Sepúlveda fue quien entregó la semana pasada el único registro que es conocido del crimen de joven mapuche y que le costó la salida de la institución al general Soto.

La Tercera realizó una conversación con el exoficial de la policía, quien asegura que siempre quiso mostrar las imágenes, pero admite que “no supe qué hacer. Estaba muy confundido y todo se complicó. Yo no tenía abogado, esa información no podía caer en manos de cualquier persona”.

La entregué en el momento en que logramos encontrar un abogado defensor. Mi abogado en  ese momento las vio y pidió estudiarlas antes de tomar cualquier decisión. Por motivos ya sabidos, mi abogado de ese entonces renunció al caso y nuevamente quedé sin abogado defensor. Cuando el actual abogado tomó el caso, dijo que debíamos decirle toda la verdad y le conté de esta grabación. Igualmente pidió revisarlas y posteriormente las hizo llegar al fiscalía, donde el fiscal me citó el mismo día a declarar”, precisó.

Sepúlveda también cuenta que lo ocurrido ese 14 de noviembre en la comunidad de Temucuicui lo conversó a través del teléfono con el mayor Manuel Valdivieso y que el otro carabinero involucrado Carlos Alarcón, lo hizo directamente con el coronel Contreras en el lugar de los hechos.

Como se trataba de un delito flagrante teníamos órdenes del helicóptero de detener a los sospechosos. Es por eso que al no detenerse a las órdenes de intimidación el conductor del tractor, los colegas tomaron la determinación de disparar  a una zona segura baja del tractor, con la única finalidad de que se detenga. Lo demás fue un trágico accidente. Nunca se tuvo la intención herir o matar. Si hubiese sido así, habría dos tiro y dos muertos cuando los tuvimos frente a frente. Realmente nadie esperaba este  resultado”, agregó.

En ese sentido, menciona que “posteriormente horas más tarde cuando se supo de la muerte del conductor, algunos oficiales hablaron solo con  Alarcón y Ávila, y minutos más tarde, el General Victtoriano se reunió con los señores oficiales en el lugar donde recuperamos los vehículos y enviaron al mayor Valdivieso, quien  ordena a Alarcón  y Ávila, que se trasladaran a Pailahueque porque  todas sus declaraciones debían ser dirigidas por el asesor jurídico, que los estaba esperando en dependencias de la 2da.  Comisaría de Fuerzas Especiales de Pailahueque”.

Además, sostiene que al abogado Cristián Inostroza Quiñiñir, quien es sindicado como el profesional que preparó los testimonios falsos, fue informado de lo ocurrido en dependencias de la unidad de Pailahueque y que le narraron los hechos como fueron realmente.

Agregó que las instrucciones a seguir luego de ocurrido el incidentes fueron transmitidas por el abogado Inostroza y avaladas y ordenadas por el mayor Valdivieso.

Nos señalaron que dijéramos que fue un enfrentamiento y  se cruzó en la línea de fuego y que nosotros efectuamos sólo tiros disuasivos y  nadie andaba con  cámaras. Al escuchar, guardé silencio y acaté la orden. Alarcón les manifestó que dijéramos la verdad, que igual se iba a saber. Más tarde que temprano saldría la verdad, ahí fue cuando el mayor Valdivieso le decía a  Alarcón “o te quieres ir preso”, dijo.

El exGOPE también es requerido respecto si había escuchado alguna conversación o tuvo antecedentes en cuando a que el abogado Inostroza recibió instrucciones del alto mando, afirmando tajantemente que “” y añade que “de todas las llamadas que recibía, en dos oportunidades cuando yo estaba hablando con él, me manifestó que lo estaba llamando mi general Soto. No recuerdo día ni hora. Hay otros que al parecer lo escucharon hablar, eso es lo que sé”.

Además, explica que todo el grupo estuvo en desacuerdo de entregar información falsa, pero “era una orden y las órdenes se cumplen. Nos faltó una mejor asesoría, alguien con experiencia. Fue una estupidez y no supimos reaccionar para oponerse, nos encontrábamos en un estado de shock, ante un suceso traumático o aterrador y muy estresante, que nuestra mente nos impedía recapacitar, pensar, estábamos más bien bloqueados”.

A renglón seguida explica que se decidió contar la verdad de lo ocurrido cuando hablaron con el abogado Javier Jara, quien les indicó que “la única posibilidad de que tuviéramos una oportunidad de defensa era decir la verdad y entregar todos los antecedentes y eso hicimos y no me arrepiento”.


recomendados

comenta esta noticia