29 de Diciembre, 2018

Ex senador Arancibia revela la verdadera intención de Piñera tras anuncio de reforma constitucional para remover a comandantes en jefe

Ex senador Arancibia revela la verdadera intención de Piñera tras anuncio de reforma constitucional para remover a comandantes en jefe

La profunda crisis de Carabineros, la corrupción descubierta en el Ejército y el cambio de mando en la FACH han servido de excusa perfecta para que el Gobierno anuncie este cambio constitucional.


“Los tiempos mejores” por lo menos para las FFAA no ha llegado, y más bien se están transformando en “tiempos peores”, dado que el actual Gobierno ha sido implacable en la crítica y –a ratos- mal trato a las instituciones armadas haciendo públicos y duros reproches a los jefes militares, además de insistir de manera reiterativa que las instituciones armadas están bajo el mando civil –como si no lo estuviera-, todo lo anterior se corona con un anunció inédito, que además revela el presidencialismo extremo que pareciera demostrar el Presidente Sebastián Piñera al enunciar en un programa d matinal de la televisión abierta la reforma constitucional (26/12/2018): “voy a enviar una reforma constitucional para terminar con ese mecanismo, yo creo que los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y el general Director de Carabineros tienen que estar subordinados al poder civil y cuando el Presidente les pide la renuncia tienen que renunciar en el acto”.

Este sábado el ex senador UDI, Jorge Arancibia a través del recurso “Carta al director” revela un aspecto que no había sido dado a conocer en el anunció del Jefe de Estado: “Pareciera adecuado considerar la dependencia y subordinación de dichas autoridades al Presidente de la República y la conveniencia que dichas designaciones sean efectuadas por la autoridad que asume la conducción del país, y no la figura presidencial saliente”.

Arancibia revela así una de las preocupaciones de la actual adminsitración, como es la incomodidad de trabajar con jefes miltiares que no son de su total confianza dado que fueron nombrados durante la administración de la Presidenta Bachelet.

Otra de las causales de esta idea encubierta que encierra la reforma propuesta por Piñera, es la profunda desconfianza del Mandatario y de su grupo más estrecho en los Altos Mandos militares y de las policías.

Así las cosas, lo que podría venir es que sea el gobierno entrante el que además de nombrar a su gabinete nombre a los tres comandantes en jefe de las ramas de la Defensa y los jefes de las Policías, cuestión que ocurre en varios países, pero en esta lógica se podría sospechar que el mandatario o mandataria entrante buscará jefes castrenses afines, lo que se traduce en la necesaria y poco conveniente politización de las jerarquía uniformada.

La revelación de Arancibia

El ex embajador y senador de la UDI, Jorge Arancibia señala en su misiva que: “En conocimiento de la idea de modificar el actual mecanismo de remoción de los Comandantes en Jefe de las FF.AA. y del Director General de Carabineros, nadie puede poner en duda que dicha normativa corresponde a una decisión del Poder Ejecutivo y Legislativo, ya que demanda una reforma de la Constitución de la República, con los consiguientes quórum en las votaciones de aprobación”.

Luego explica que: “En ese sentido, pareciera adecuado considerar la dependencia y subordinación de dichas autoridades al Presidente de la República y la conveniencia que dichas designaciones sean efectuadas por la autoridad que asume la conducción del país, y no la figura presidencial saliente, pareciendo interesante considerar una base de permanencia de cuatro años en el cargo, para darles la oportunidad de sacar adelante las planificaciones institucionales que suelen plantearse en términos de 10 a 12 años”.

Finalmente –dice Jorge Arancibia- , se estima de la máxima importancia considerar que las FF.AA. y Carabineros de Chile constituyen instituciones permanentes de la República, que poseen el patrimonio de las armas, por lo que se debe asegurar que estén al servicio de todos los chilenos, sin consideraciones político partidistas o de otra naturaleza, algo que se debiera observar con particular cuidado al momento de legislar al respecto.

Ciertamente que durante 2019, no parece un año auspicioso para la relación FFAA-Gobierno, más bien será una relación fría, dura y distante, tal como lo fue durante el primer gobierno de la derecha que , sector político que históricamente ha visto a los uniformados casi como un mal necesario pero que no son de su total agrado.


recomendados

comenta esta noticia