09/02/2019

Chalecos Amarillos protestan y un manifestante resulta gravemente herido

Chalecos Amarillos protestan y un manifestante resulta gravemente herido
AFP / Zakaria Abdelkafi/

Un manifestante perdió cuatro dedos una mano por el estallido de un artefacto aparentemente lanzado por la policía.


Más de 50.000 “chalecos amarillos” se movilizaron este sábado en toda Francia, una cifra de nuevo inferior a protestas pasadas, y algunos protagonizaron incidentes en ciudades como París, donde un manifestante perdió cuatro dedos una mano por el estallido de un artefacto aparentemente lanzado por la policía, reporta un cable de AFP.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Interior, en todo el territorio francés se manifestaron este sábado unas 51.400 personas, unas 4.000 de ellas en París.

Según la misma fuente, en las manifestaciones del sábado pasado, el número de personas movilizadas en París había sido de unos 10.500, aunque ese número es cuestionado por los “chalecos amarillos”.

Según una estimación realizada por el estudio Occurrence para diversos medios de prensa, incluida la AFP, la semana pasada se habían manifestado unas 13.800 personas.

Los “chalecos amarillos” tienen múltiples reivindicaciones, que van desde una mejora del poder adquisitivo a una mayor justicia social y fiscal, pasando por una democracia más horizontal o la exigencia de referendos ciudadanos.

Un manifestante lanza una granada de gas lacrimógeno durante las protestas de los “chalecos amarillos” en la ciudad francesa de Lyon, el 9 de febrero de 2019. (AFP / ALEX MARTIN)

Como en otras oportunidades, se registraron incidentes y actos de violencia en la capital francesa este sábado, en particular el ocurrido en las proximidades de la Asamblea Nacional en la que un manifestante fue herido gravemente en una mano.

La causa de la herida, según testigos y médicos voluntarios que participaban de la marcha, fue el estallido de una granada de dispersión lanzada por la policía contra los manifestantes.

El hombre fue atendido por médicos voluntarios y seguidamente evacuado por los bomberos con una venda en el antebrazo, según constató un periodista de AFP.

Según un testigo que filmó lo ocurrido, Cyprien Royer, la víctima es un fotógrafo de los “chalecos amarillos” que estaba tomando fotos de la gente empujando las vallas que protegían la entrada del parlamento.

“Cuando los policías quisieron dispersar a la gente, recibió una granada de dispersión en la pantorrilla, quiso darle un golpe con la mano para que no explotara en su pierna pero cuando la tocó estalló”, explicó el testigo a la AFP.


recomendados

comenta esta noticia