04/03/2019

Gastos Reservados: La espina que mortifica al ministro de Defensa porque los usan varias entidades del Estado y no solo las FFAA

Gastos Reservados: La espina que mortifica al ministro de Defensa porque los usan varias entidades del Estado y no solo las FFAA

Este ítem lo utilizan la Presidencia, Ministerio del Interior, Ministerio de Relaciones Exteriores, Dirección de Fronteras y Límites, Ministerio de Defensa, Subsecretaría de FFAA, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Armada, Ejército, Fuerza Aérea, PDI y Carabineros.


Los detalles que se han ido conociendo de la investigación al excomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, tiene al ministro de Defensa, Alberto Espina, con los “pelos de punta”, por el impacto que el caso ha provocado y porqué -inesperadamente- está tocando al mundo político debido a que también los Gastos Reservados son asignados a diferentes entidades del Estado, partiendo por la propia Presidencia de la Nación, por lo tanto, los que exigen a gritos más control sobre las FFAA, les cambia el tono a la hora de referirse al control sobre las otras entidades del Estado.

Pero es este vendaval de declaraciones con “lujos” de detalles que ha dado Fuente-Alba, sin duda han puesto al ministro Alberto Espina (RN) de visible mal humor, se le ha visto particularmente preocupado y hasta molesto por este tema que le ha copado la agenda de Defensa, que se ve contaminada por la corrupción descubierta en pleno gobierno de Bachelet, el “Milicogate”.

El 27 de febrero pasado Espina llamó a un punto de prensa donde –nuevamente- rayó la cancha y evidenció el malestar del Gobierno con el Ejército: “Toda la evidencia indica que había un mecanismo irregular en el uso de los gastos reservados, el general Fuente Alba ha sido procesado y ha reconocido gran parte de estos hechos, el Gobierno condena y rechaza de la forma más categórica estos hechos, ya que significa defraudar la fe pública y afectar el prestigio del Ejército de Chile”.

“Desde el inicio de nuestro Gobierno, hemos impulsado junto a los Comandantes en Jefes de las Fuerzas Armadas como uno de los ejes modernizadores de la Defensa una agenda de probidad y transparencia”.

Pero al interior de las instituciones armadas, hay preocupación por el tono, la forma y las señales que está usando el secretario de Estado al referirse a los hechos de corrupción en el Ejército: “Si queremos un Ejército moderno, como quieren todos los chilenos, si queremos un Ejército que realmente represente la diversidad y la unidad de Chile, nuestro deber como autoridades es establecer altos estándares que es lo que nos piden las propias FF.AA. actuales. Los hechos que nos hemos referidos son hechos del pasado, pero nosotros asumimos que nuestro deber no es contentarnos con describir estos hechos, con hacer un análisis de lo que ha ocurrido, lo que la ciudadanía quiere es que se garantice que cada peso que va a las FF.AA. sea bien invertido, que se gaste adecuadamente y en eso es lo que nosotros estamos preocupados hoy en día” dijo Espina el 27 de febrero.

Espina ha reiterado, tanto en una conferencia de prensa donde dio a conocer 15 medidas para evitar la corrupción y mejorar la transparencia como en una entrevista a radio Biobío el viernes 1 de marzo, que en el uso de los gastos reservados son los propios uniformados los que están solicitando un mayor control.

A pesar de la buena disposición del Gobierno para mejorar la apreciación ciudadana hacia las Fuerzas Armadas –con frases de apoyo del propio ministro Espina- al interior no solo del Ejército, sino que de todas las ramas de la Defensa hay preocupación por el uso excesivo que está realizando el ministro del tema, donde el principal mensaje es el control civil que tendrá el uso de los recursos públicos que se entregan a las tres ramas castrenses.

Hay que mencionar que el Gobierno rechazó tajantemente el mal uso de tales recursos por parte de Fuente-Alba, puesto que “defrauda la fe pública y afecta el prestigio del Ejército de Chile”.

En esta línea Espina aseguró que “hemos impulsado junto a los comandantes en jefe de las FF.AA. como uno de los ejes modernizadores de la defensa, lo que es una agenda de probidad y transparencia”, añadiendo que “todas las medidas requieren del compromiso de avanzar como una política de Estado”.

Otra preocupación que hay al interior de las filas es el control civil en la rendición de cuenta de los gastos reservados, ya que se incorporan los subsecretarios, la Contraloría y se eliminan los pisos mínimos asegurados para las FFAA, .

Un punto importante es que las constantes declaraciones del ministro Espina sobre corrupción al interior de las FF.AA. no ayudan a mejorar el clima o percepción de la confianza hacia las Fuerzas Armadas, ya que cada vez que el secretario de Estado se refiere a estos hechos provoca mayor malestar en la percepción ciudadana, la cual actualmente se encuentra afianzada en las últimas encuestas que se han hecho.

Incluso las FF.AA. han logrado revertir el tema de la corrupción con la ayuda a la comunidad que han hecho tanto en las inundaciones en el norte del país como en el sur con los incendios forestales.

La discusión que se aproxima

El gobierno ingresó el pasado 2 de enero una ley que busca regular la rendición de los gastos reservados del área pública, pero ya en la oposición se ha puesto en tela de juicio ésta porque no solucionaría los problemas que se buscan combatir al interior de las FF.AA.

En ese sentido, el senador Alejandro Guillier ya ha dejado claro su posición al precisar que el proyecto no apunta al fondo del problema, puesto que no garantiza que no se vuelvan a repetir desfalcos como los conocidos.

Por su parte, el ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, ya anunció que el gobierno tramitará con urgencia el proyecto.

La Ley sobre Remuneraciones de Autoridades y Normas sobre Gastos Reservados menciona que los dineros pueden ser usadas por determinadas instituciones para el cumplimiento de sus tareas públicas sobre la seguridad interna y externa y el orden público del país y a las funciones que son inherentes a la Jefatura de Estado, y que “por su naturaleza requieran de reserva o secreto”.

Los que usan Gastos Reservados

Los Gastos Reservadod están claramente defidinos por Ley y los utilizan la Presidencia, Ministerio del Interior, Ministerio de Relaciones Exteriores, Dirección de Fronteras y Límites, Ministerio de Defensa, Subsecretaría de FFAA, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Armada, Ejército, Fuerza Aérea, PDI y Carabineros.

Según los datos de la Subdere los montos asignados son los siguiente:

Ejército: $2.883.003,960.-
Presidencia: $1.726.108.000.-
FACH: $761.360.000.-
Subse. Interior: $550.000.000.-
Armada: $529.837.080.-
Sec. Administración Gral. Y Servicio Exterior: $411.399.360.-
ANI: $382.660.000.-
Carabineros: $343.000.000.-
PDI: $319.927.000.-
DIFROL: $198.646.000.-
Subse. FFAA: $170.206.000.-

En la actual discusión de más control civil a estos gastos, sería interesante saber cómo se controlará el uso de estos recursos en estas otras instituciones y reparticiones del Estado.


recomendados

comenta esta noticia