19/04/2019

Despliegue comunicacional de Arias: Se defiende como gato de espalda tras denuncias de fiscal Moya

Despliegue comunicacional de Arias: Se defiende como gato de espalda tras denuncias de fiscal Moya

“Yo no he interferido en ningún caso. Sin ir más lejos, la abogada que estaba a cargo de esa causa me estuvo comentando de ciertas diligencias que era necesario decretar y yo le dije que siguiera adelante”, dijo Emiliano Arias en una procesión por todos los medios de prensa.


Luego de las denuncias hechas por el fiscal Sergio Moya que involucran al persecutor jefe de la Fiscalía Regional de Rancagua, Emiliano Arias, éste último salió a defenderse como gato de espalda de las acusaciones y rechazó todas las aseveraciones hechas por el fiscal de la Unidad de Alta Complejidad de la Región de O’Higgins.

En entrevista con La Tercera, Arias rechaza todas las acusaciones hechas por su colega son falsas, ya que “yo no he interferido en ningún caso. Sin ir más lejos, la abogada que estaba a cargo de esa causa me estuvo comentando de ciertas diligencias que era necesario decretar y yo le dije que siguiera adelante. En ningún caso ha habido algún tipo de interferencia o atenciones preferentes, no es lo que acostumbro. Nunca lo he hecho”.

También descarta tener vínculos con Luis Hermosilla -actual abogado del Ministerio del Interior, afirmando que “más allá de lo que se pueda tener con un abogado que ha estado defendiendo a personas en algunos de los casos de connotación en los que me ha correspondido intervenir, desde el caso SQM en adelante”.

Aquí yo agradezco, en definitiva, que mis actuaciones sean públicas durante muchos años, no digamos que estoy apareciendo recién. En SQM conocí a Luis Hermosilla, porque era representante de la empresa en aquella época. Y de ahí ha tenido causas como interviniente en la región, pero nunca un trato especial. Eso carece de todo fundamento”, argumenta.

Asimismo, asegura que ha tenido reuniones en más de una oportunidad con distintas personas en los casos que ha asumido, mencionando que “con el señor Dávalos, con los abogados de Quiroga del caso de los incendios, en todos los casos relevantes que he tenido, con Hugo Rivera, y todos los abogados de los casos de la Iglesia. No es una situación anormal que los abogados tengan reuniones con el fiscal a cargo del caso”.

En cuanto a las afirmaciones hechas por Moya en el sentido que habría favorecido al síndico Herman Chadwick en el procedimiento abreviado y que deslizó supuestas intenciones políticas, Arias precisa que tales acusaciones “carece de toda lógica decir que yo quería influir a su favor, para así favorecer al gobierno, cuando en definitiva el imputado resultó condenado con una pena bastante alta, que es de tres años y un día. Perfectamente se pudo haber llegado a una salida alternativa en ese delito, como se ha llegado en muchos casos”.

Y añade que “en ese sentido también quisiera recordar que a mí me correspondió la formalización y defensa de los antecedentes en el caso de Jovino Novoa y en el caso del senador Jaime Orpis, y cuando se efectuó la formalización en el caso de Eguiluz. Por ende, en general, a uno se le pretende identificar con las decisiones que toma, cuando se persigue a personas de un determinado ámbito, se es fascista, o del otro lado es de izquierda. La verdad es que no tiene mucho asidero esa imputación”.

En ese sentido, el fiscal Arias rechaza tener vínculos políticos con algún sector, dando a conocer que no tiene tendencia política y que “jamás he votado”.

El persecutor también señala que toda esta noticia lo toma por sorpresa, ya que el jueves pasado estuvo reunido con quien le hace la denuncia, el fiscal Moya.

Siempre fue una relación muy cercana, y de eso puede dar fe todo el equipo de Alta Complejidad. Cuando se creó esta oficina hice gestiones especiales para que el fiscal Moya fuera el fiscal con el grado más alto” asegura.

Además, el fiscal sostiene que no había habido ningún indicio de un quiebre de relación entre él y Moya.

Todo bien. El jueves fue un día absolutamente normal, hablé con él, estuvimos con otras personas presentes, no me dijo absolutamente nada de la denuncia, ni tampoco esperaba que me dijera, pero, en definitiva, acá lo extraño es que el denunciante, el funcionario público, aparezca a través de los medios de comunicación haciendo una denuncia de naturaleza penal. Ahí hay una intencionalidad que en este momento no puedo dilucidar”, argumenta.

Agrega desconocer el tipo de intencionalidad que existe en estas acusaciones, arguyendo que espera que el investigador penal que se nombre sea capaz de establecer os hechos, insistiendo en que revisen todos los casos que ha tenido a su haber.

Todas las críticas que han ido en relación a mis actuaciones son para sacarme de determinadas investigaciones. En definitiva, los fiscales que investigamos corrupción, no solo en Chile, sino que en el extranjero, estamos dispuestos a vernos expuestos a este tipo de acusaciones con intencionalidades que buscan el desprestigio del investigador. En consecuencia, al hacer una denuncia a través de los medios de comunicación es evidente que se busca el desprestigio”, sostiene.

Explica que todas estas situaciones se dan cuando se investiga al poder, “es como un hecho objetivo. Si yo me dedicara a investigar otro tipo de delitos, como homicidios o tráfico de drogas, los que estuve investigando por 10 años, esto no ocurre. Cuando se investigan ciertos círculos de poder, estos mismos círculos buscan controlar al que persigue. Y cuando no se puede controlar al persecutor, aparecen este tipo de denuncias infundadas”.

Otro punto que Arias rechaza de las acusaciones del fiscal Moya es el relacionado con que había solicitado en varias ocasiones formalizar al ministro Elgueta -uno de los suspendidos de la Corte de Apelaciones de Rancagua por hechos de corrupción-, mencionando que “esto se inicia por una denuncia que el propio señor Moya me lleva y me dice en mi oficina que en una fiscalía local se había recibido una denuncia anónima. Yo personalmente me reuní con el jefe de la Bridef (PDI), en Santiago, para darle la urgencia al caso. Se tramitó esta investigación en un breve plazo, se reunieron los antecedentes y yo personalmente se los entregué a la ministra visitadora (Rosa María Maggi)”.

Asimismo, rechaza el argumento del fiscal nacional Jorge Abott en cuanto a que la causa se cambiaba a la Fiscalía Regional Metropolitana Sur por falta de objetividad, indicando que “eso fue resuelto por la misma Corte Suprema, y establece que se configura la causal de enemistad de ellos (los jueces) hacia mí. No es de mí hacia ellos”.

En las últimas preguntas, al fiscal Arias se le consulta respecto a que este desencuentro con Abott es una señal que no lo respalda, señalando que “no trabajo para que me den una estrellita por parte de mi jefe. Yo trabajo por las personas. Mi función es investigar delitos, perseguir delincuentes y proteger a las personas”.


recomendados

comenta esta noticia