07/05/2019

PPD condiciona la reforma laboral del Gobierno a bajar las horas de trabajo y fortalecer sindicatos

PPD condiciona la reforma laboral del Gobierno a bajar las horas de trabajo y fortalecer sindicatos

Están abiertos a discutir la propuesta si existe fortalecimiento de los sindicatos y bajar las cargas laborales de 45 a 40 horas.


El PPD condicionó este martes ver y analizar la reforma laboral que impulsa el Gobierno a bajar las horas laborales de 45 a 40, como lo proponen varios sectores de la oposición, y al fortalecimiento de los sindicatos para que puedan negociar de igual a igual con los empleadores una eventual flexibilización horaria.

Así lo expresaron el timonel del partido, Heraldo Muñoz, la senadora Adriana Muñoz y el diputado Tucapel Jiménez, quienes coincidieron en que el proyecto anunciado por el Ejecutivo es “malo”, incluyendo una crítica al ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, por sus comentarios respecto a que los trabajadores tendrán que entrar a las 07:30 horas.

En ese sentido, el presidente del PPD explicó que su colectividad tendrá varios criterios para discutir el proyecto como es colocar en primer lugar el interés de los trabajadores, reconocer que Chile es el país en donde más se trabaja y en el que los salarios son muy bajos, fortalecer los sindicatos y disminuir la jornada de 45 a 40 horas.

Al fortalecer los sindicatos se evita la asimetría entre trabajadores y empleadores, pero también que se disminuya la carga de trabajo, porque vemos con buenos ojos disminuir la jornada laboral semanal de 45 a 40 horas”, precisó.

Muñoz explicó que tras los dichos de Monckeberg “hay una situación comunicacional que no es efectiva, porque se piensa que habrá un ahorro de horas de trabajo y lo que puede suceder, dado los salarios bajos, es que tengamos una situación de multiempleo, es decir que las horas ahorradas que van a tener que trabajarse en algún momento, se dediquen a un segundo o tercer trabajo”.

En tanto, el diputado Jiménez consideró que cualquier proyecto que busca mejorar la calidad de vida de los chilenos es positivo, pero “esta propuesta en sí es mala o está mal pensada”.

Nos podemos abrir a la discusión ante la posibilidad de bajar las horas de 45 a 40, de dar más poder a los sindicatos para que sea el sindicato el que se sienta con el empleador y a través de los sindicatos, los empleadores puedan usar esa posibilidad de flexibilidad planteada por el proyecto”, precisó.

Por su parte, la senadora Adriana Muñoz criticó los dichos del ministro Monckeberg, indicando que “las propuestas se están haciendo desde una vida cotidiana que nada tiene que ver con la vida cotidiana de los miles de trabajadores y trabajadoras de  nuestro país, ya que para ellos la jornada laboral no empieza a las 8 de la mañana, empieza a las 5 de la mañana cuando tienen  que salir a tomar movilización para trasladarse a su trabajo”.

En ese sentido, señaló que el Gobierno debería dejar de lado la “improvisación” y sentarse con la Comisión de Trabajo del Senado y plantearles qué es lo que el Ejecutivo busca con esta iniciativa, la cual al parecer ingresará al Congreso el próximo viernes.


recomendados

comenta esta noticia