20/05/2019

Ingenieros de Puertos y Costas advierten sobre estándares de Puerto Patillo y el ciclo de vida de los proyectos portuarios

Ingenieros de Puertos y Costas advierten sobre estándares de Puerto Patillo y el ciclo de vida de los proyectos portuarios

“Estos hechos nos llevan a poner en relieve las acciones y efectos del medio marino sobre los elementos que componen una Obra Marítima, expuestas a un ambiente permanentemente agresivo con las estructuras y que las exige de manera diferente respecto de las obras ubicadas en tierra”, señalan


La Asociación Chilena de Ingeniería de Puertos y Costas dio a conocer este lunes su posición respecto al accidente ocurrido el pasado jueves en el Puerto Patillo, donde quedaron trabajadores atrapados y una persona lesionada, advirtiendo sobre la necesidad de aumentar los estándares para el ciclo de vida de los proyectos portuarios.

El jueves pasado colapsó y luego payó al mar una estructura metálica, parte del sistema mecánico de embarque de graneles de Puerto Patillos al sur de la ciudad de Iquique. La estructura formaba parte de la obra marítima en uno de los muchos puertos graneleros del litoral chileno.

Sin embargo, la asociación señala que esto no es una situación nueva, recordando lo ocurrido en noviembre de 2018, en el Puerto Guacolda, comuna de Huasco, cuando sufrió el colapso del cargador de barcos ocasionando la muerte de un trabajador.

Estos hechos nos llevan a poner en relieve las acciones y efectos del medio marino sobre los elementos que componen una Obra Marítima, expuestas a un ambiente permanentemente agresivo con las estructuras y que las exige de manera diferente respecto de las obras ubicadas en tierra”, señalan.

En esa línea, señalan que el comportamiento de las obras marítimas, portuarias y costeras debe ser entendido desde una mirada amplia y multidisciplinaria, en donde el enfoque de la seguridad debe prevalecer en el ciclo completo de vida del proyecto.

“La concepción, diseño, construcción, operación, mantenimiento y el eventual desmantelamiento, son fases de un proyecto que deben apuntar hacia la mitigación de riesgos, para lo cual se deben planificar, ejecutar y controlar todas las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de los estándares requeridos para mantener la integridad de la obra mediante la implementación de un sistema de gestión y calidad que permita conseguir este objetivo”, explican.

Al respecto colocan como ejemplo, la aplicación de estándares como la ISO 55000 sobre Gestión de Activos que puede permitir que la industria portuaria enfoque sus esfuerzos en pro de la integridad de sus estructuras y de la relevancia del negocio que soportan, considerando que los puertos son una infraestructura critica para Chile, por lo que los esfuerzos para mantener su continuidad operacional son necesarios y por qué no decirlo, vitales.

Otros aspectos relevantes en este tipo de casos, es la manera en la que se aborda la continuidad del negocio a la que da soporte la infraestructura portuaria afectada, dado que muchas veces constituyen el único canal de distribución o recepción de productos de algún sector industrial. Al respecto sólo tener presente que sobre el 85% del comercio exterior nacional se mueve por vía marítima.

Se debe comprender que el desarrollo de infraestructura portuaria está asociada a inversiones de mediano y largo plazo y que nuestro país ya empieza a tener estructuras que se aproximan al fin su vida útil proyectada, lo que genera la necesidad de contar con profesionales que conozcan las tecnologías y herramientas de gestión que permitan cumplir y/o extender la vida útil de las obras marítimas y portuarias de una manera segura.

También significa que las empresas consideren en su operación presupuestos para realizar monitoreo del estado de sus activos y su mantenimiento, y además, operarlas de forma sustentable y responsable con el medio ambiente protegiendo la seguridad de las personas que trabajan en estos lugares”, agregan.

Finalmente, los ingenieros precisan que estos casos “llevan a preguntarnos si en Chile estamos haciendo lo suficiente para tener un diagnóstico claro del estado de deterioro de nuestra infraestructura portuaria y garantizar su integridad estructural y operativa, así como la seguridad de las personas y el medio ambiente a su alrededor, donde lo ocurrido en Puerto Patillos y Puerto Guacolda nos hace reflexionar sobre si estos son casos aislados o si son la manifestación de un problema más profundo y recurrente que merecen necesariamente su estudio y acción”.


recomendados

comenta esta noticia