15/06/2019

A la familia Jaramillo le salió el tiro por la culata: Corte de Rancagua rechaza recurso para impedir acceso a playa de Pichilemu

A la familia Jaramillo le salió el tiro por la culata: Corte de Rancagua rechaza recurso para impedir acceso a playa de Pichilemu

En uno de los tantos videos que se viralizaron, Jaramillo le señalaba al core de la zona, Bernardo Cornejo que “Me importa un coco”, cuando la autoridad le intentaba explicar que la resolución de 1984 sobre Bienes Nacionales todavía estaba vigente y que debía permitir acceso público a la playa.


A la familia Jaramillo, dueña del Fundo Mónaco en Pichilemu por donde se accede a la Playa Socabón, le fue mal en la justicia, ya que la Corte de Apelaciones de Rancagua rechazó los recursos de protección interpuestos contra el Estado y ratificó el acceso a la playa de Pichilemu (región de O’Higgins) a través del camino fijado por la Intendencia de O’Higgins en 1984.

Estamos muy contentos de que la justicia nos haya dado la razón. No importa si es invierno o verano, seguiremos trabajando por defender el acceso de los chilenos a las playas de nuestro país, porque en Chile no existen las playas privadas”, aseguró el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward.

De acuerdo a las denuncias presentadas por la ciudadanía y a las fiscalizaciones realizadas por el Ministerio de Bienes Nacionales, un grupo de vecinos del sector costero de la provincia de Cardenal Caro, región de O’Higgins estaba incumpliendo con el acceso fijado por Intendencia en la resolución exenta N°5 del 2 de julio de 1984, que fijaba las vías de acceso a las playas de la zona, impidiendo el acceso a la costa.

Por eso, en febrero de este año, luego de las notificaciones correspondientes, se acudió al lugar junto a Carabineros para cursar una multa por impedir el acceso establecido.

En ese sentido, la Corte de Apelaciones estableció que “debe hacerse notar que la resolución administrativa establece que el acceso a la playa “Socabón”, debe realizarse desde el punto de acceso al Fundo Mónaco y por caminos interiores que conducen al mar, por lo que no se advierte ilegalidad o arbitrariedad”.

El Seremi de Bienes Nacionales en la región de O’Higgins, Christian Villegas, sostuvo que se trata de una muy buena noticia, ya que “teníamos la certeza, desde el primer día, de que estábamos haciendo lo correcto, no sólo por asegurar el acceso libre y gratuito de la ciudadanía a las playas de nuestra región, sino que además por el trabajo técnico que se estaba realizando. Continuaremos con este trabajo, fiscalizando y haciendo que se respeten los accesos y el artículo 13 del decreto 1.939”.

Hay que recordar que uno de los propietarios, Renato Jaramillo, estaba negando el acceso a las playas argumentando que la ley que obliga acceso a las playas públicas, incluso en terrenos privados, ya no está vigente.

En uno de los tantos videos que se viralizaron, Jaramillo le señalaba al core de la zona, Bernardo Cornejo que “Me importa un coco”, cuando la autoridad le intentaba explicar que la resolución de 1984 sobre Bienes Nacionales todavía estaba vigente y que debía permitir acceso público a la playa.

Este fue uno de los tantos hechos de impedimentos de accesos a playas, ríos y lagos se conocieron durante este verano, ya que a este caso se suma el del presidente de Gasco, Matías Pérez, increpó a un grupo de mujeres que él aseguraba que era su jardín.

La familia Jaramillo tenía cerrados los accesos, indicando que el camino era de su propiedad y además que tenían habilitado un paso, lo cual fue descartado por la subsecretaria de Bienes Nacionales, Alejandra Bravo, quien con una parafernalia de prensa cortó cadenas y candados de los portones con el respaldo de personal de Carabineros.


recomendados

comenta esta noticia