28/08/2019

Miércoles negro para el trabajo: Dos empresas anuncian cierres de plantas y dejan más de 500 personas cesantes

Miércoles negro para el trabajo: Dos empresas anuncian cierres de plantas y dejan más de 500 personas cesantes

Al anuncio de la clausura de la fábrica de Shoes&Shoes se suma el cierre de la planta de la pesquera Landes en Talcahuano, dedicada a procesar jibia.


 

El eslogan del Gobierno de “Tiempos Mejores” parece que no se está cumpliendo y se está transformando en “Tiempos Peores”, puesto que este miércoles se transformó en un día de luto para más de 500 trabajadores que pasarán a engrosar las listas de cesantes porque Shoes&Shoes y la pesquera Landes, en Talcahuano, anunciaron el cierre de sus plantas.

La primera noticia que se conoció esta jornada fue el anuncio hecho por la empresa se calzados Shoes&Shoes, respecto a un proceso de “liquidación voluntaria” luego de no superar la crisis financiera que vive hace dos años, lo cual significa la clausura de su fábrica en Santiago.

De acuerdo al procedimiento que ingresó al 15 Juzgado Civil de Santiago implica además que la compañía deje de operar su red de unas 20 tiendas en el país, lo que en resumidas cuentas significa que unas 300 personas queden sin su fuente laboral.

Asimismo, la empresa señaló que la decisión se toma luego de realizar “todos los esfuerzos posibles por ser parte de aquel pequeño porcentaje de fábricas de calzado que aún perseveran en esta labor de antaño”.

A lo anterior se suma la debacle en Talcahuano, luego que la pesquera Landes anunció el cierre definitivo de su planta de jibia en esta ciudad de la Región del Biobío, lo cual fue atribuido a la entrada en vigencia de la Ley de la Jibia.

A través de un comunicado firmado por el gerente general de la compañía, Andrés Fosk, señala que la determinación ha sido “el golpe más devastador tras el terremoto y tsunami de 2010”.

En 60 años de historia de nuestra compañía, el tsunami de 2010 y las leyes que está tramitando el Congreso, son las catástrofes más grandes que hemos tenido que enfrentar”, precisa disparando contra la normativa que regula la pesca de este apetecido molusco.

Y agrega que “la posibilidad de levantarnos esta vez es muy incierta debido a un ánimo demoledor de los parlamentarios en contra de la pesca industrial y un gobierno que deja avanzar los cambios a las reglas del juego sin control”.

Sobre el cierre de la planta, Fosck menciona que “hicimos los análisis tomando en consideración los pocos días del mes que los artesanales jibieros pueden pescar para abastecernos y la incerteza de ese suministro, y simplemente los números no dan”.

En ese sentido, sostiene que “no es posible tener una dotación permanente de trabajadores y una planta funcionando y tratar de honrar contratos con clientes nacionales y extranjeros con materia primea de 3 a 5 días al mes”.

Por tal motivo, serán desvinculados de la empresa pesquera unos 232 trabajadores ante la imposibilidad de mantener la planta en funcionamiento.


recomendados

comenta esta noticia