05/09/2019

Cancillería brasileña arremete contra informe de Bachelet y evita hablar sobre los dichos de Bolsonaro

Cancillería brasileña arremete contra informe de Bachelet y evita hablar sobre los dichos de Bolsonaro

“Esta no es la primera vez que la Alta Comisionada ha tratado a Brasil sin tener en cuenta la verdad objetiva: recientemente, antes de que se completaran las investigaciones sobre la causa de la muerte del indígena Wajãpi”, señala un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.


La Cancillería brasileña retomó los cuestionamientos al informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, afirmando que los comentarios de la exmandataria chilena en Ginebra fueron recibidas con “indignación”, pero no hace ninguna referencia a los comentarios hechos por Jair Bolsonaro que defendió la dictadura chilena y critica a su padre, el general Bachelet.

A través de un comunicado que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil colgó en su página web, la cancillería señala que “el Gobierno brasileño recibió con indignación las declaraciones de prensa en Ginebra de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Al rechazar firmemente estas acusaciones, el Gobierno restablece los hechos sobre la situación real de los derechos humanos en Brasil”.

Y arremete en contra de Bachelet, indicando que “esta no es la primera vez que la Alta Comisionada ha tratado a Brasil sin tener en cuenta la verdad objetiva: recientemente, antes de que se completaran las investigaciones sobre la causa de la muerte del indígena Wajãpi, se apresuró a afirmar que se trataba de un asesinato, que más tarde resultó ser falso”.

Siguiendo la línea argumentativa, el comunicado recuerda que “elegido democráticamente con más de 57 millones de votos, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro recibió un mandato claro de la población para garantizar su pleno ejercicio del derecho a la vida, la seguridad, la integridad física y la propiedad, entre otros”.

En cuanto al aumento de “violencia policial” expuesto por la Alta Comisionada, el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño precisa que “la apreciación de la actividad policial es un componente fundamental de este proyecto, que ya está comenzando a mostrar buenos resultados: solo en los primeros cuatro meses de 2019, las tasas de homicidio intencional y asesinato en Brasil cayeron un 21,2%, según el Sistema de Seguridad Nacional. Público Las medidas adicionales con respecto a la posesión y posesión de armas de fuego, bajo el examen de las instituciones competentes, son parte de este contexto de fortalecimiento de la capacidad de los brasileños para prevenir y defenderse contra la violencia y la inseguridad”.

El claro compromiso del gobierno brasileño de combatir el crimen no significa aumentar el encarcelamiento indiscriminadamente. Por el contrario, la Coordinación de Monitoreo Electrónico y Alternativas Criminales busca el desapego y la resocialización de aquellos que no necesitan ser segregados de la vida social”, menciona.

También cuestiona la supuesta reducción del espacio de la sociedad civil, calificándola como una inexactitud”, puesto que “al contrario de lo que se infirió sin ninguna evidencia concreta, el espacio cívico y democrático está vivo y expandiéndose en Brasil”.

Otro punto en discordia entre la cancillería brasileña y Bachelet es la referencia a los incendios forestales en la Amazonía, señalando que “Brasil lamenta los errores de hecho de las declaraciones de la Alta Comisionada sobre los incendios que afectan a la región amazónica. Estos conceptos erróneos transmiten una visión equivocada e ideológicamente contaminada de la política ambiental brasileña, así como la ignorancia de la realidad amazónica”.

Los incendios forestales en la Amazonía son fenómenos estacionales, frecuentes durante la estación seca. Los índices actuales están muy cerca del promedio de los últimos 20 años y están muy por debajo de las cifras verificadas entre 2002 y 2005, en 2007 y en 2010”, explican.

Y le enrostra que “también parece ignorar las acciones del Gobierno brasileño, como la movilización de las Fuerzas Armadas, para combatir los incendios. Estas medidas destacan el compromiso del país a favor de la Amazonía y el desarrollo sostenible de la región. La Operación Brasil Verde tiene, hasta la fecha, más de 4.500 personas, alrededor de 250 vehículos y 11 aviones. En total, las Fuerzas Armadas tienen un contingente de 43,000 efectivos militares movilizados para trabajar en la región amazónica, según sea necesario”.

Finalmente, la cancillería brasileña también sostiene que los cuestionamientos de Bachelet a Brasil son “desproporcionados” e “injustificados”, en un momento en que “Venezuela está experimentando una crisis humanitaria sin precedentes que afecta a toda la región, el Alto Comisionado debe centrar sus esfuerzos en abordar los problemas más apremiantes, evitando precipitaciones, falsedades y conceptos erróneos al comentar sobre la política interna de un país democrático como Brasil, donde las tres potencias operan en absoluta independencia y el estado de derecho completo está en vigor”.


recomendados

comenta esta noticia