11/06/2019

Día del Medio Ambiente: ¿Qué puedo hacer yo para cuidar el planeta?

Día del Medio Ambiente: ¿Qué puedo hacer yo para cuidar el planeta?

Desde hace 45 años se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente con el objeto de generar conciencia respecto de la conservación del planeta y sus recursos. Este 2019, la ONU ha elegido como tema la “Contaminación del Aire”, para generar un llamado a la acción en el combate de este grave problema que afecta […]


Desde hace 45 años se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente con el objeto de generar conciencia respecto de la conservación del planeta y sus recursos. Este 2019, la ONU ha elegido como tema la “Contaminación del Aire”, para generar un llamado a la acción en el combate de este grave problema que afecta a millones de personas en el mundo.

Nuestro país no está ajeno a ello, y tampoco nuestra Región Metropolitana, que durante el invierno su cielo se torna gris por los episodios críticos de contaminación. Por eso, tomando las palabras del Secretario General de la ONU, António Guterres, “Hoy más que nunca es necesario una Economía Verde, no gris. Gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón”.

“Es tiempo de Actuar”, como dice el lema de la COP25, y así lo ha entendido el Presidente Sebastián Piñera que acaba de anunciar el retiro y operación de todas las centrales de carbón de aquí al año 2040. Nuestro país está haciendo su parte para tener un planeta con agua limpia, aire fresco y con una gran diversidad de plantas y animales. Muchos gobiernos y organizaciones ambientales están haciendo su parte también… pero ningún esfuerzo es suficiente si no existe la colaboración de los ciudadanos. De nada sirve proteger la salud de la Tierra sino partimos nosotros mismos siendo amigables con el medio ambiente.

Pero, ¿qué significa esto?, no es más ni menos que tener un estilo de vida coherente con el medio ambiente, con el planeta. Debemos hacer de nuestra vida un continuo de prácticas amigables, que implican más que una toma de conciencia, un cambio de actitud en las formas de ser, hacer y estar en el mundo, es decir, una nueva manera de relacionarnos acorde con las necesidades de nuestro tiempo.

Y, ¿cómo podemos llevarlo a cabo?, la respuesta no es fácil, porque requiere de un cambio de actitud y acciones distintas a ciertas costumbres tan arraigadas en nuestra sociedad, en nuestras casas y lugares de trabajo. Se dice que las mejores experiencias aprendidas son cuando somos niños, pero también no es menos cierto que cuando se quiere, se puede.

Necesitamos comenzar desde nuestro hogar con acciones tan pequeñas como el ahorrar agua, manejar menos, cultivar y defender a los animales son algunas de las formas para comenzar.

Sobre el autor:

Seremi del Medio Ambiente, Región Metropolitana de Santiago

comenta esta noticia