19/05/2019

La decisión de Cristina

La decisión de Cristina

Cristina Fernández de Kichner sorprendió a todo el mundo con su anuncio de declinar su candidatura presidencial a favor de Alberto Fernández, pero al mismo tiempo, acompañarlo en la fórmula como Vice Presidenta. Si la sorpresa es un elemento esencial en toda ofensiva, Cristina lo consiguió plenamente. Argentina concurrirá en octubre próximo a elecciones presidenciales, […]


Cristina Fernández de Kichner sorprendió a todo el mundo con su anuncio de declinar su candidatura presidencial a favor de Alberto Fernández, pero al mismo tiempo, acompañarlo en la fórmula como Vice Presidenta. Si la sorpresa es un elemento esencial en toda ofensiva, Cristina lo consiguió plenamente.

Argentina concurrirá en octubre próximo a elecciones presidenciales
, y en agosto deberán definirse los candidatos que quedarán en la boleta, luego de que la ciudadanía los defina en primarias, las llamadas PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias).

Dos eran los candidatos mas fuertes hasta hace poco. Por un lado el presidente Macri que postula a su reelección (apoyado por la coalición Cambiemos, que agrupa al macrismo y a los radicales mas las fuerzas de Lily Carrio), y por otro, aunque nunca lo aceptó públicamente, la ex presidenta CFK. Resalto el verbo en pasado, porque ambos eran. A Macri lo empezó a desbarrancar la economía, y Cristina adoptó la decisión que comentamos.

Esas dos candidaturas polarizaban al país y creaban un tentador espacio para muchos (la “brecha” o la “grieta” lo llaman en la Argentina), que buscaba expresar a los que no querían ni a Cristina ni a Macri. En esas aguas navegaba en la semi indefinición el ex ministro Lavagna, el recientemente reelecto gobernador de Córdova, el peronista Schiaretti, junto a otros dirigentes del peronismo como Felipe Sola, Massa y el gobernador Urtubey.

Cristina que encabezaba todas las encuestas en primera vuelta, también confirmaba la sobrevivencia de la “grieta”, con todas sus tentaciones, lo que ponía en duda como seria la segunda vuelta. Quizás por ello, no en vano señaló en su mensaje, que había que crear un nuevo pacto social, aludiendo además a la necesidad de sumar mas fuerzas. Pocos días antes había empezado a enviar señales potentes: presentó su libro de memorias políticas, visitó la sede del Partido Justicialista donde se fotografió con toda la nomenklatura peronista, también citó al ministro Gelbard, del ultimo gobierno de Perón quién intentó construir un acuerdo con el empresariado.

La declinación a favor de Alberto Fernández también muestra las enseñanzas de la fallida candidatura de Lula, que demoró al extremo su declinación a favor de Fernando Haddad, pero cuando ya no había tiempo para remontar.

Alberto Fernández merece un punto aparte, político experimentado, ex parlamentario y jefe de gobierno con Néstor Kichner, crítico en su momento de CFK tiene una gran capacidad de diálogo y talento negociador. Su habilidad política la acompaña de una sencillez republicana. Doy fe, hace algunos meses me invitó a almorzar en Buenos Aires y me recogió en mi hotel conduciendo un Toyota Corolla, sin chofer y sin guardaespaldas.

Pero si la decisión de Cristina sorprendió al peronismo que decir del oficialismo, que se queda sin discurso ante el nuevo cuadro. Ya no se vale el culpar de todo al gobierno anterior. Además la propia CFK aludió a la necesidad de ampliar la base de apoyo. Y allí un perfil como el de Alberto Fernández le da mucha credibilidad, dado que se entiende muy bien con todo el vasto arco peronista y fue además el artífice de invitar al socialismo a apoyar a Kichner el 2007.

Más, la sorpresa también debe hacer golpeado a las oficinas del FMI, embarcado hoy en un millonario rescate de la economía argentina. Son varias decenas de miles de millones de dólares los comprometidos. Por su parte los gremios empresariales en estos primeros momentos, guardan prudente silencio, eso si, CFK presentó su libro en un local de la “Rural” como se conoce en Argentina al gremio de los grandes propietarios.

Pero no será Alberto Fernández el principal desafío para el oficialismo, porque estarán también allí dos señoras molestas: doña Inflación y doña Devaluación. Argentina es un país atormentado por cíclicas crisis económicas y la bronca es fuerte. Un 30% en línea de pobreza, una tasa de interés cercana al 70% y una inflación que varia entre 4 a 5% mensual, imaginemos como estará el ánimo de los ciudadanos en octubre.

No todo es política, hay que tener laburo, hay que pagar el morfi dirían los porteños. Y ambas cosas se están haciendo cada día mas difícil. Máximo, el hijo de NEstor y Cristina le ha pedido a Macri que sea prudente en sus últimos meses.

La buena vecindad

Argentina es nuestro vecino principal, que le vaya bien le conviene a los argentinos y a nosotros. Sus dificultades también complican a ambas naciones. Ser buenos vecinos, con los cuales hemos construido probadas relaciones de confianza mutua, implica también hacerse presente en las mutuas dificultades.

Extraña que en esta oportunidad Chile no haya desplegado iniciativas destinadas a cooperar con nuestros hermanos argentinos. En tiempos del corralito el entonces presidente Lagos dio expresas instrucciones a todos sus altos funcionarios a buscar mecanismos de ayuda.

Algunos analistas comentan que en esta oportunidad las dificultades del gobierno de Macri no le convienen al gobierno de Piñera y a su coalición. Porque muestran el fracaso de un gobierno de derechas. Por eso insisten –ya en forma agotadora- que todo lo malo viene de Venezuela. La cancillería chilena ha hecho innumerables gestiones respecto a la crisis venezolana, algunas muy desafortunadas como el bochorno de Cúcuta, pero las iniciativas de ayuda a Argentina brillan por su ausencia. Que decir del flamante Prosur.

Así, la decisión de Cristina no fue tan dolorosa como la de Sofía, no tuvo que sacrificar a nadie. Tomo la iniciativa política, sorprendió a todos y el tiempo dirá si los argentinos concurren a la construcción de un nuevo acuerdo social.

Sobre el autor:

cientista político

comenta esta noticia