14/05/2019

PROSUR: ¿Un proyecto que no arranca?

PROSUR: ¿Un proyecto que no arranca?

El 14 de enero el Presidente colombiano Iván Duque, anunció que junto al Presidente chileno y otros, estaban en conversaciones para la creación de un nuevo organismo de integración sudamericano, concebido como un espacio de diálogo y colaboración para los países que lo conformasen. En el contexto de estos anuncios subyacía la crítica situación por […]


El 14 de enero el Presidente colombiano Iván Duque, anunció que junto al Presidente chileno y otros, estaban en conversaciones para la creación de un nuevo organismo de integración sudamericano, concebido como un espacio de diálogo y colaboración para los países que lo conformasen.

En el contexto de estos anuncios subyacía la crítica situación por la que atravesaba UNASUR, de la cual muchos países –entre ellos Chile- ya se habían restado a seguir participando. Dentro de las críticas a este mecanismo se señalaba su alto grado de ideologización, su prematura burocratización y su incapacidad para gobernarse, dado que llevaba mas de dos años sin poder concordar la persona de su Secretario Ejecutivo, que remplazara a Ernesto Samper.

Por el contrario, se concebía al nuevo organismo como enfocado al desarrollo de políticas públicas en defensa de la democracia. Eran los días previos a la fallida intervención en Cúcuta, y a la proclamación de Juan Guaidó como presidente Encargado de Venezuela.

El complejo pero publicitado nacimiento

El Presidente chileno asumió la tarea de convocar a la reunión constitutiva, que se fijo para el 23 de marzo, previas reuniones de altos funcionarios donde se manifestaron fuertes dudas sobre la oportunidad y la misión del nuevo organismo. Pese a ello, para fines de marzo se convocó a una cumbre presidencial con el fin expreso de anunciar la constitución de PROSUR, Foro para el Progreso de América del Sur.

Varios hechos encendieron las luces de precaución frente a la iniciativa. Porque si bien se fundamentaba en la crítica a la ideologización de Unasur, el naciente ente padecía del mismo problema, nada mas que ahora cargado hacia la derecha, dado que los únicos países que concurrieron a nivel presidencial eran mayoritariamente los de esta tendencia. Si bien Uruguay y Bolivia acudieron a la cita, lo hicieron a nivel de Vice Cancilleres, con instrucciones expresas de dialogar, pero no adherir a la conformación del nuevo espacio. Maduro no fue invitado pero si se le cursó parte a Juan Guaidó.

En segundo término, llama la atención la degradación del objetivo, dado que fue anunciado como un nuevo organismo de integración, para concluir en que se trataba solo de un Foro (es decir, un espacio de conversación y debate). No daría lugar a un tratado, por tanto sus decisiones tampoco seran vinculantes.

Los primeros 50 días de Prosur

Han pasado casi 4 meses desde el anuncio de su creación, cerca de dos desde su glamoroso lanzamiento en Santiago (donde no faltó desde una larga alfombra roja y demás oropeles del glamour) y de PROSUR no se ha vuelto a saber.

Chile asumió la primera Secretaria Pro Tempore del Foro, y rápidamente fue traspasada de la Moneda a la Cancillería, allí se la localizó en la Secretaría General y dentro de ella quedó a cargo de la Dirección de Integración Regional Multilateral, DIREM en la jerga de Teatinos 180. Desde su fundación, proclamada a los cuatro vientos, no se han conocido acciones del flamante foro.

Pero en este mismo lapso de tiempo en la región sudamericana ha pasado de todo.

Para empezar, en varios países de la región se viven capítulos nacionales de una aguda crisis de legitimidad provocada por la corrupción. En efecto, en Perú la crisis supera ya lo meramente judicial. El involucramiento de todos los ex presidentes habla por sí solo de la magnitud del problema, junto a ello reciente encuestas revelan que mas del 70% es partidario de cerrar el congreso. En Chile mediciones recientes muestran arriba de un 80% de los consultados opinando que las instituciones no funcionan. Entre ellas las políticas y las judiciales.

Por cierto el combate a la corrupción es ante todo un tema nacional se puede decir, pero cuando es ocasionado por cohecho y malos manejos de negocios públicos y de financiamiento ilegal de campañas, se roza con lo publico. Es obvio que es un campo en el cual “se pueden coordinar políticas publicas” como rezan los principios de Prosur.

En el plano de la seguridad y la democracia, el 30 de abril todos asistimos a un conato de levantamiento militar en Venezuela, sabemos como empezó y como terminó, aunque aun no sabemos que pasó entre bastidores y sobre todo en los días previos. Lo que si vimos fue al presidente Encargado convocar reiteradamente a las FFAA de su país a sublevarse e intervenir. ¿Qué dijo PROSUR sobre estos acontecimientos? Existió algún comunicado de su Secretaria Pro Tempore? (o sea la cancillería chilena?

En estos ultimas semanas la economía argentina ha experimentado inquietantes zozobras. Demás esta decir que un desequilibrio en uno de los países mas grandes del sub continente repercutiría negativamente en todo el vecindario. El propio Bolsonaro así lo ha reconocido, preocupado por el alza de Cristina Fernández y la caída de la candidatura de Macri. El gobierno argentino ha solicitado la ayuda del FMI, pero se echa de menos la presencia de sus vecinos, especialmente de quienes le han dedicado palabras de elogio. En tiempos de vacas gordas del chavismo, ante crisis económicas, Venezuela compró millones de dólares en bonos argentinos para proporcionarle recursos frescos, pero hoy nadie la reemplaza. Un vecino en dificultades requiere del apoyo del barrio, esa es de la esencia de una sana convivencia, mas allá de las alfombras rojas y las buenas palabras. En suma, ante la crisis argentina, PROSUR guarda silencio.

No es todo, el tema de los DDHH y su plena vigencia fue proclamado a los cuatro vientos con ocasión del nacimiento del nuevo ente. Por cierto, de cara a la situación venezolana. Pero para sorpresa de muchos, a las pocas semanas de fundado, el 23 de abril “los representantes permanentes de Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Paraguay ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) enviaron una misiva al secretario ejecutivo de la instancia, Paulo Abrao, manifestando sus inquietudes respecto al actual funcionamiento del sistema regional de protección de DD.HH”. (según informó La Tercera). En suma, los cinco países le reclamaban a la Comisión que tuviera precauciones con los Estados nacionales y respetara sus ámbitos de competencia. Es decir, lo opuesto a todo lo declarado en el caso venezolano.

Producto de esa carta, tanto el ministro de Justicia como la canciller subrogante fueron citados a una difícil sesión en el congreso, donde Hernán Larraín reconoció que las cosas se podían hacer mejor y según trascendidos de la Cancillería, originó un fuerte debate entre los dos ministros titulares. Pero mas allá del debate chileno, llama la atención que dicha misiva no fue firmada por Perú ni por Ecuador (ni por Guaido). O sea, en este tema, en esta “coordinación de políticas publicas” de un foro celoso en materia de democracia y DDHH no existió acuerdo, porque cuesta mucho pensar que esta misiva no se le informo a todos los países. Lo mas probable es que si existieron consultas reservadas ante las cuales las cancillerías mas experimentadas, como la de Torre Tagle, omitieron su participación. Balance?, en materia de la Comisión Inter americana de DDHH tampoco apareció PROSUR.

Colofón

PROSUR fue presentado desde sus primeros inicios como un mecanismo de integración, para derivar posteriormente en un foro, y en sus primeros momentos solo ha llamado la atención por su silencio y la falta de opinión ante sucesos sustantivos del quehacer sudamericano.

Sobre el autor:

Cientista político

comenta esta noticia