El nuevo intendente de Los Lagos fue ex funcionario del Grupo Angelini

0
393

“Para nadie es de interés en qué trabajo”, dijo Nelson Bustos a un periodista del sitio Valdivianoticias.cl en 2010. Ahora, tras el cambio de intendentes resuelto por la Presidenta Michelle Bachelet, quizás sí sea importante saber en qué se desempeñaba entonces el militante del PPD.

El geógrafo de la Universidad Católica se ganaba la vida como consultor de la empresa Arauco (Celco), controlada por el grupo económico de Anacleto Angelini (AntarChile). Luego ascendió a subgerente de Asuntos Públicos de la Región del Maule de la misma compañía.

Cargos que vienen antecedidos de dos datos reveladores: En junio de 2006 fue nombrado director de Conama regional y desde abril de 2008 y hasta el 11 de marzo de 2010 fue gobernador de la provincia del Ranco.

En este último cargo, Bustos en su calidad de intendente subrogante de Los Ríos aprobó la construcción de un ducto de Celco en la zona de la caleta Mehuín, cerca de Valdivia, para eliminar los desechos de la compañía de Angelini.

“El proceso de evaluación, que fue bastante largo y donde todos los servicios del Estado competentes mostraron que el proyecto cumplía con la normativa vigente en el país y que obtenía los permisos ambientales respectivos”, justificó Bustos.

Explicando que “el ducto lo que hace es transportar los desechos de la planta Valdivia en San José de la Mariquina por 32 kilómetros hasta la localidad de Mehuín y luego en un emisario submarino que va a 18 metros de profundidad y a dos kilómetros fuera de al línea de la playa”.
El intendente de los Ríos garantizó entonces que el proyecto no generaría efectos negativos sobre el medio ambiente y los recursos naturales.

Caleta Mehuín

Los habitantes de esta caleta ubicada a 70 km de Valdivia se enteraron en 1996 de que la empresa Arauco estaba evaluando la opción de instalar un ducto de residuos en sus costas.

El proyecto de la empresa -que hasta 1976 era del Estado- generó un amplio rechazo, que como en otros conflictos provocó violencia, amenazas y la división social de las comunidades.

Un año antes, en 1995, Celulosa Arauco presentó a la CORMA un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para la construcción de una planta de celulosa ubicada a 32 km del santuario de la naturaleza Carlos Adwanter, la cual generaría residuos industriales compuestos por sulfato y metales pesados.

Si bien en un primer instante la COREMA rechazó la iniciativa privada, meses después la misma entidad resolvió aprobarla a condición de que los residuos no fueran descargados en el santuario.

La compañía del grupo Angelini encontró la solución: descargar los residuos tóxicos al mar, específicamente en la caleta de Mehuín.

Veinte años después todavía no existe una resolución final. De hecho, en junio de 2014 un oficio firmado por el intendente de Los Ríos manifestó la inviabilidad del ducto al mar de Celulosa Arauco mediante observaciones realizadas a la declaración de impacto ambiental por el proyecto de Pulpa Textil presentado por la empresa, consignó El Desconcierto.cl

Rio Mataquito

En calidad de su cargo como subgerente de Asuntos Públicos de la Región del Maule, Nelson Bustos da a conocer un comunicado de prensa elaborado por la empresa Arauco respecto de las denuncias de pescadores y comerciantes de la costa curicana, quienes aseguran que la productora de celulosa, tendría responsabilidad en la muerte de la fauna acuática del rio Mataquito.

“La Planta Celulosa Licancel, del grupo Arauco, está operando en absoluta normalidad. Todos los parámetros ambientales se encuentran en regla y cumpliendo eficientemente las exigencias dispuestas por la autoridad”, sostiene.

Agregan que tienen absoluta certeza de que las denuncias de los últimos días carecen de veracidad, ya que no existirían antecedentes concretos que las avalen.

Público-Privado

El hecho de que Nelson Bustos saltará del servicio público a la empresa privada y en especial a la empresa Arauco provocó una ola de cuestionamientos, porque se vuelve a repetir la incómoda relación política-negocios que ha hecho que la ciudadanía pierda la confianza en la llamada “clase política”.

Sin embargo, algunos salieron en su defensa. “En este país todos somos libres de trabajar en una actividad económica o productiva para cual tenga el perfil profesional que se requiera, es un tema personal y que está muy ligado a la visión que pueda tener el empleador de él, está en su derecho a trabajar y ganarse la vida como cualquier persona”, sostuvo el entonces alcalde de Valdivia, Bernardo Berger (RN).

“Todos tenemos derecho a llevar el sustento a nuestros hogares, que todos debemos tener oportunidades en la vida y si a este señor se le abrió la puerta, considerando la experiencia que tiene….a mi parecer no me parece cuestionable”, exclamó el ex edil de derecha.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí