Las cosas no están fáciles para Marco Enríquez Ominami. Las últimas encuestas constatan que los correos electrónicos que vincularían al ex candidato presidencial con facturas emitidas por su ex asesor Cristián Warner a SQM y que serían destinadas para un supuesto financiamiento irregular de campañas, afectaron significativamente al ex diputado socialista.

Según Plaza Pública Cadem un 81% de los chilenos no creer al líder del PRO cuando éste asegura que no recibió dineros por parte de Soquimich para su campaña presidencial.

Lo que significa un desplome importante para su popularidad: hasta fines de 2014 la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) situaba a Marco como la figura política mejor evaluada de Chile.

Boleta Cono Sur Research SPAAmigos y campaña

¿Quién es este señor que complica al líder del PRO?

Cristián Warner Villagrán ha hecho noticia últimamente por desvincularse del equipo de asesores de Marco Enriquez Ominami por la supuesta filtración de los correos electrónicos que lo vinculan con SQM. Cercanos al ex parlamentario señalan que su salida se debe a un tema personal y profesional.

Cristián Warner es periodista y empresario, ex secretario general del PRO hasta el año 2012, donde colaboró activamente con ME-O durante sus dos campañas presidenciales (2009 y 2013).

Warner, conoció a Marco el año 2001 mientras trabajaba para la campaña senatorial de Carlos Ominami, donde pasó a formar parte de la productora Rivas y Rivas hasta el año 2007.

Fue entonces que fundó su primera empresa, Warner Comunicaciones, una firma que prestó servicios a sus campañas y a SQM como se lo habría dado a conocer el mismo Warner a la colectividad en un ejercicio de transparencia.

Los servicios efectuados por “Warner Comunicaciones” a SQM Salar (filial de SQM) fueron realizados el año 2011, fecha en la cual se emitieron 11 boletas por un monto de $4 millones, las cuales serían pagadas durante 12 meses.

Durante la campaña presidencial de 2013, el PRO decide lanzar su nueva identidad gráfica y contratar los servicios de Cono Sur Research Spa, -empresa creada por Warner el año 2012- y en la cual se establece que CSR realizaría una “Consultoría Técnica en Comunicación y Estudios de Mercado y Opinión”, por un total de $170.800.000 millones.

A juicio del Servicio Electoral, este monto estaría por sobre los valores de mercado y rechaza dicha rendición hasta aclarar la situación.

Dicha boleta, fue emitida el 2 de diciembre de 2013 -20 días después de la primera vuelta- y aparece como “pendiente de pago” para así gestionar la devolución de dinero por los votos recibidos.

La justificación a ese gasto se dio pronto a conocer. Según detalló ME-O, la firma de Cristián Warner (CSR) estuvo a cargo de proveer de publicidad a la campaña presidencial. Cono Sur Research contrató al publicista brasileño Duda Mendonça, quien trabajó para Luiz Inácio Lula da Silva.

El ex presidenciable, viajó a Brasil el año 2009 para reunirse con Lula y así gestionar el nexo con dos de los principales asesores de esa colectividad. El francés Jacques Séguéla y el brasiliense Duda Mendonça quienes anteriormente habían trabajado en la exitosa campaña del ex presidente brasileño. De esta experiencia fue como se incorpora Mendonça a la filas de CSR para crear la identidad gráfica de la campaña presidencial de ME-O.

De esta manera se despejaron las objeciones del Servel aprobando la cuenta general de ingresos y gastos por servicios electorales de Marco Enriquez-Ominami.

Uña y mugre

“Yo que no tengo ninguna acusación, ninguna factura, que no he recibido un peso de manera ilegal, soy yo el que está en el ojo del huracán. Es evidente que hay una operación, hace mucho rato, para tumbarme. No lo van a lograr”, sostuvo MEO a un canal del cable.

Agregando que “es una conversación de terceros que no está copiado a mí. Si estuviera copiado, me hago cargo. No me puedo hacer cargo de emails de terceros (…) pregúntenle a él (Warner)”.

Sin embargo, el periodista se ha mantenido en un estricto silencio.

Una pequeña nota publicada por revista Capital consigna que Warner y MEO son “uña y mugre” y que el periodista-empresario es el único amigo del ex parlamentario.

Cercanos a ambos aseguran que “Cristián entiende el desmarque de Enríquez como ‘parte del juego’ y ha decidido no hacer declaraciones ‘por estricta lealtad política y personal a MEO. Warner ha hecho buena parte de su carrera gracias a Marco”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí