Quizás la idea de la Alianza es dar una señal de unidad frente a la cumbre programada por el oficialismo. Pero lo cierto es que para ambos sectores Alianza y Nueva Mayoría, esta jornada está marcada por los lapidarios resultados de la encuesta Adimark (julio) que dirige Roberto Méndez, muy cercano a la centro derecha; pero sus datos son contundentes: 15% aprueba y 76% rechaza a la Alianza, mientras que para la Nueva Mayoría los números son 20% aprobación y 71% de rechazo.

Ambas coaliciones –oficialismo y oposición- no gozan de la confianza ciudadana, un tema relevante a la hora de rearticularse (UDI, RN, PRI y Evópoli), sólo Amplitud no se ha sumado, puesto que el problema de los partidos políticos con la gente, es mucho más profundo que una simple reorganización y floreadas declaraciones. Los partidos, en general, han perdido la confianza pública.

Uniendo fuerzas
Ahora bien, la rearticulación de la derecha, que se abrió espacios para los escindidos y díscolos Evópoli y el PRI, es vista por analistas políticos como forzada y más bien una jugada táctica luego del escándalo Penta que ha dejado al descubierto que en la Alianza habían políticos de primera y de segunda, con trato especial y controlado por la poderosa UDI, que hoy pareciera estar debilitada. Así podría entenderse la ofensiva lanzada desde Renovación Nacional que busca posicionar la imagen de una derecha más moderada, moderna y aperturista.

Por ahora es una iniciativa que no logra convencer del todo al “sector” –como le gusta hacerse llamar-, además los caudillismos propios al interior de cada partido podrían hacer fracasar el objetivo principal que es fijar un mecanismo para un candidato único para la próxima presidencial.

Este lunes, luego de algunos alegatos y dimes y diretes entre Evópoli y un sector de RN, se definió que “los lunes y trabajarán en conjunto los centros de estudio ligados a los partidos políticos” señaló el vocero del conglomerado, el diputado Felipe Kast de Evópoli. Además llamaron al Gobierno y al a Nueva Mayoría a “cambiar el rumbo” y modificar los proyectos emblemáticos que lidera La Moneda invitando “a la Nueva Mayoría a cambiar el rumbo, decirles que al frente van a tener una oposición constructiva, pero firme, y que necesitamos volver al Chile que conocimos hace pocos meses atrás”, esgrimió Kast.

¿Nueva derecha?
La reunión de este lunes realizada en el viejo Congreso Nacional, el verdadero, duró más de cuatro horas y los temas de trabajo fueron: seguridad, economía, educación y descentralización.

El encargado de la vocería es el diputado de Evópoli, Felipe Kast, que mantiene una disputa con el senador RN –díscolo- y autoproclamado presidenciable Manuel José “Cote” Ossandón, evitó seguir polemizando con el parlamentario quien calificó de “Popilista” y evitando referirse al tema fijó la posición de la “Nueva Alianza”: “No hay que inventar la pólvora, no hay que inventar la rueda, Chile sabe cuál es el camino y esta oposición se va a armar, para ojalá poder volver a La Moneda en pocos meses más”, explicó.

Kast sintetizó el encuentro de hoy como: “Este es un nuevo referente que está comenzando y la gracia que tiene es ir dialogando, hemos acordado hoy no solamente la unidad programática y cuidar los liderazgos, y eso se aplica a todos nosotros (…) Creemos que esta coalición una de las riquezas que tiene es más diversidad de las que tenía antes (…) La gracia que tuvo este encuentro de cuatro horas es que todas esas diferencias quedan acá”, sostuvo.

Habrá que esperar para el próximo lunes como sigue la “Nueva Alianza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí