El cine como herramienta de propaganda política es un recurso usado con fuerza desde los oscuros años de la Alemania nazi, la ex Unión Soviética y los Estados Unidos. Todos los países han usado este recurso para el diseño comunicacional de campañas político-ideológicas. En este sentido, la cinta “Los 33” tiene rasgos que podría ser usados con un fin propagandístico, aunque la película no “sube a los altares” al Presidente Piñera y el film más bien no favorece su figura, confiesan desde el piñerismo, pero, usada con una elaborada estrategia político-comunicacional la cinta será sin duda un elemento que potenciará la figura de Piñera, que por cierto ya está campaña para la próxima presidencial, de otra manera no se explica la gira y funciones privadas que da el ex mandatario a sus seguidores en cuatro ciudades del país.

La luz de alarma de este trasfondo menos glamoroso que la “alfombra roja” y las funciones privadas que la Fundación de Piñera, Avanza Chile, la encendió el crítico de cine de Las Últimas Noticias, Leopoldo Muñoz que renunció por lo que podría ser catalogado como un “acto de censura”, ya que su texto original habría sufrido modificaciones sin que él se enterara.

«El cine puede ser también una herramienta de propaganda. Es el caso de Los 33 donde hay varios detalles que provocan suspicacias. El primero, en los créditos iniciales aparece como productor ejecutivo Carlos Eugenio Lavín, socio de Penta. Es uno de los mayores inversionistas del film. Aportó alrededor del 50 por ciento. Y como todos sabemos las películas no salen sólo por inspiración sino porque alguien ponga plata. ¿Qué hay detrás en esta versión del logro más publicitado del gobierno de Sebastián Piñera? Muchas cosas», dijo el comentarista en entrevista con CNN Chile.

Muñoz, que se desempeñó como crítico de cine durante nueve años en LUN, dejó el medio de comunicación que es parte del grupo El Mercurio S.A.P.. La razón una supuesta modificación al texto original con el fin de «moderar» la calificación a la cinta.

Según Muñoz, la película protagonizada por Antonio Banderas —con un costo estimado de unos US$45 millones—, tiene detalles suficientes para acreditar que estamos ante una «herramienta de propaganda». «¿Quién queda como el jovencito de la película? Laurence Golborne. El ex Presidente Sebastián Piñera queda como un articulador de esta gesta, pero no se le muestra como el principal protagonista, quizás para no ser tan obvios», dijo Muñoz.

«Cuando uno habla del cine de propaganda no es que se hable de un panfleto o mensajes subliminales. Estamos hablando de una representación que va en busca de algo, comunicar algo. En ese sentido la epopeya se muestra. Se trata de una película de entretención que trata de meter algo por debajo. Los espectadores se van a dar cuenta de estos trucos, de lo que se busca con esta película» explicó Muñoz.

Funciones privadas o precampaña?
El pasado miércoles 5 de agosto, a las 21.30 horas, el mismo día en que se cumplieron cinco años del derrumbe que en 2010 dejó atrapados a 33 mineros en la mina San José, ubicada en Copiapó, el ex Presidente Sebastián Piñera presentó la película “Los 33”. Esta exhibición es parte de una estudiada y planificada gira nacional organizada por la Fundación Avanza Chile -creada por Piñera para defender su legado-.

Piñera con su "trofeo" el "papelito" que Piñera mostró cual reliquia santa o amuleto de buena suerte.

Con estos datos se confirma la duda sobre el trasfondo político que le dará el piñerismo a la cinta: en las ciudades de Valparaíso, Temuco, Concepción y Copiapó se realizan las funciones privadas donde los invitados son ex funcionarios del gobierno de Piñera, parlamentarios de la oposición y adherentes al ex mandatario. Si esto no es un acto propagandístico sería una kermesse abierta para todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí