Una curiosa licitación dio cuenta hoy el portal ComprasPúblicas.cl.

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), entidad dependiente del Ministerio del Interior, lanzó una puja para la realización de un estudio cualitativo sobre razones de los jóvenes para no consumir marihuana.

La citación, que tiene fecha de vencimiento el 30 de octubre de 2015, se establece que “el servicio requerido deberá ajustarse a las especificaciones y requisitos indicados en las bases técnicas y comprende la realización de tres estudios cualitativos, a saber:

1) Estudio cualitativo de percepción sobre motivos que tienen los jóvenes para no consumir, consumir moderadamente o consumir en exceso alcohol.

2) Estudio cualitativo sobre razones de los jóvenes para no consumir marihuana.

3) Estudio de percepciones entre padres sobre consumo o no consumo de marihuana de sus hijos.”

Senda, a la igual que algunas sociedades médicas (Colegio Médico, sociedades de psiquiatría y pediatría, entre otros), ha expresado su rechazo a la idea de legalizar el consumo de marihuana, por cuanto enviaría un mensaje erróneo a la población.

Por otro lado, la entidad argumenta que es deber del Estado proteger la salud por sobre la libertad de consumo.
Sus principales argumentos han sido que:

(1) El cannabis produce efectos negativos sobre la salud de las personas a nivel cognitivo, conductual y somático: efectos adversos sobre la memoria, la concentración y el aprendizaje, así como sobre la coordinación y el juicio. Además, la marihuana es un factor de riesgo para algunos problemas de salud mental (sintomatología ansiosa y depresiva, síntomas psicóticos) y sería la “puerta de entrada” hacia drogas más duras.

(2) La despenalización “aumentará la oferta de marihuana en medio de una epidemia de uso juvenil e infantil”, decía Raúl Schilkrut, especialista en adicciones. La marihuana tiene un efecto nocivo en el desarrollo del cerebro del adolescente y sus efectos se extienden hasta la adultez: reducción en rendimiento académico, mayor probabilidad de dependencia de otras drogas ilícitas, mayor probabilidad de realizar un intento de suicidio.

(3) Es necesario contar con mayor evidencia tanto sobre los aspectos clínicos como sobre los efectos sociales de la legalización del uso terapéutico, fundamentalmente debido a las limitaciones metodológicas de muchos de estos estudios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí