Foto icónica cumple 70 años

0
268

Corría el año 1945 y el presidente Truman anunciaba la rendición de Japón y el fin de la segunda guerra mundial. Anuncio que provocó mucha alegría entre las personas, las que salieron a las calles de Nueva York para celebrar, desconocidos se abrazan y se besaban de felicidad, ya que volvían los tiempos de tranquilidad. Entre la multitud estaban los fotógrafos Alfred Eisenstaedt y Victor Jorgensen, los que se encargaban de retrataban este instante desde distintos ángulos, fue en aquel momento que a través de su lente captaron un beso de película entre un marinero y una enfermera en plena séptima avenida y Broadway.

Las fotografías fueron publicadas en distintos medios de prensa, tanto en la revista Life, Time como en The New York Time. Sin embargo, la identidad de los protagonistas de la foto era totalmente desconocida, y años más tarde, en la década del 70, el fotógrafo Eisenstaedt fue contactado por una mujer llamada Edith Shain, que le declararía que ella era la protagonista del icónico beso.

De acuerdo al relato de Shain, en aquel entonces tenía 26 años, ella junto a una amiga (ambas enfermeras), se dirigían hacia Times Square a celebrar. En ese mismo instante,cientos de marinos se dirigían al mismo lugar,luego del anunció del fin de la guerra a través de la radio. Un desconocido la tomó de brazo y le dio un beso inesperado. “El muchacho me agarró, yo cerré los ojos y…Después me dejó sola y yo me marché, Por supuesto que le dejé besarme, porque había estado en la guerra, luchando por todos nosotros, y realmente me sentí feliz de hacerlo”. declaró ella.

Respecto al marinero de la foto, más de una veintena de hombres se han querido adjudicarse el beso, sin embargo, y según relata ella, fue un beso cálido, pero no el mejor beso de su vida. Tras ese episodio, continuó normalmente con su vida, se casó, tuvo tres hijos y se mudó a California, donde ejerció como profesora.

En el año 2000, Ernie Dubai, marino retirado se atribuyó la autoría del beso con la enfermera, asegurando que él es el de la foto icónica, no obstante, no existe un registro claro del momento que pruebe que él sea el hombre, si se logró comprobar la identidad de ella.

Edith Shain, falleció en el año 2010, sin antes inaugurar en pleno Times Square (lugar donde recibió el eufórico beso), una escultura de aluminio y con un tamaño ligeramente superior al real, que reproduce con realismo la figura
del marinero y de la enfermera, abrazados y cimbreados durante el beso. La obra, de la que es autor J. Seward Johnson, se denomina “Rendición incondicional”.

edith_shain

Hoy en día, cientos de personas se retratan en el mismo lugar emulando la famosa fotografía.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí