¿Le creemos? Ricardo Ezzati: “Siento dolor por lo que estos hechos han producido a todos los mencionados”

0
269

Cómo era de esperar, y tal como lo había anunciado, el cardenal y arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzatti, eligió a La Tercera (Grupo Saieh, el mismo que controla CIPER y una decena de medios de comunicación) para dar su versión en una entrevista cuidadosamente elaborada donde el purpurado se muestra “acongojado” por lo ocurrido tras haberse revelado un intercambio de correos entre él y su par Fransico Javier Erráruriz.

Ezzati aprovecha de mandar un mensaje a los que están pidiendo que no oficie el Te Deum del 18, que sí lo encabezará y además dice estar “evaluando” acciones judiciales en contra de El Mostrador, el medio que reveló los correos. Lo que no cuenta don Ricardo es qué la filtración-así lo pudo confirmar Infogate- vino desde el interior de su propia curia que desde hace tiempo se siente incómoda con la conducción y el estilo de los dos últimos cardenales (Errazúriz y Ezzati) y principalmente cómo han actuado en temas que involucran a sacerdotes en abusos sexuales y escándalos financieros.

También el arzobispo de Santiago califica la filtración de los correos como un “hurto” o sea un robo a su correspondencia privada.

Conspiradores domésticos
El columnista de el Mercurio, Carlos Peña, en su opinión de este domingo, aprovecha de enrostrarle a los cardenales y a Enrique Correa su carácter de “conspiradores domésticos”: “Cartas marcadas: Las mismas personas que ejecutan el rito de la transubstanciación religiosa y política –Ezzati, Errázuriz, Correa- son las que se dedican a tejer conspiraciones domésticas. ¿Por qué extrañarse por eso?

Se le pregunta al cardenal “¿cuál es su sentir, al finalizar esta semana, por la divulgación de correos electrónicos entre usted y el cardenal Francisco Javier Errázuriz?

Serenidad y paz frente a la sustancia. Dolor por lo que estos hechos han producido a todos los que han sido mencionados y a nuestra sociedad en general. A esto se suma un sentimiento de desconcierto e indefensión frente al hurto sufrido de nuestra correspondencia privada y que ésta haya sido difundida en medios de comunicación masivos, con una clara intencionalidad de generar confusión y descrédito”, responde Ezzati.

width="300"
.

La conspiración2.0
Cabe recordar que Los “santos correos” entre los cardenales revelaron el lado más político y humano de estos “ciervos de Dios” que dejan al descubierto que la cúpula de la Iglesia chilena –o parte de ella- se mueve por cuestiones mucho más terrenales que las que podría esperarse de estos señores que conforman la “corte celestial” en el pomposo palacio de San Pedro en la Roma, por cierto la cuna de las mayores confabulaciones y conciliábulos de la historia de la humanidad.

En la entrevista el “príncipe” de la Iglesia defiende el contendio de los correos y acusa que fueron sacados de contexto, Acá – a nuestro juicio- lo más relevante de la entrevista.

Se trata de comunicaciones electrónicas de los años 2013 y 2014. ¿Dónde estaban físicamente esos correos y por qué cree que se conocen ahora?

Toda la correspondencia que envío sale de mi computador personal. Me preocupa que se saquen de su contexto los correos, ya que fueron conversaciones privadas. Lo ocurrido nos hace daño a todos, a las víctimas, al país y a la Iglesia. La violación de la correspondencia privada es un acto ilegal.

La Tercera: Si se trata de algo ilegal, entonces es de suponer que presentará una denuncia o querella…

Ezzati: “Estamos evaluando internamente qué fue exactamente lo que pasó. Una vez que lo sepamos, determinaremos qué pasos a seguir”.

La Tercera: Más allá de que se trate de comunicaciones privadas, ¿no le preocupa que su intercambio de opiniones con el cardenal Errázuriz sea usado por sus detractores como una prueba de que las autoridades de la Iglesia chilena han operado para quitar todo tipo de espacios a quienes representan una visión más crítica?

Ezzati: “Los invito a leer con atención los correos y comprobarán que no se busca quitar espacios. Lamento que se malinterprete y confunda el intercambio de opiniones privadas con un intento de acallar una supuesta visión crítica”.

La Tercera:¿Qué les diría entonces a los sectores de la comunidad católica más conmocionados con este episodio y que han expresado su “decepción”?

Ezzati: “Los invito a reflexionar sobre la misión propia del obispo en la comunidad de fe y a discernir con sereno acercamiento a la verdad. El obispo, junto a la comunidad cristiana, es discípulo misionero de Jesús, tiene el deber de enseñar la auténtica doctrina del Evangelio y de conservar íntegro el depósito de la fe de la Iglesia. Sé que al guardar la doctrina, mi posición puede verse enfrentada a la de quienes opinan de otra manera. El respeto que les debo no me dispensa de la misión que la Iglesia me ha confiado. Cuando fui ordenado obispo juré conservar íntegro y puro el depósito de la fe, tal como fue recibido de los apóstoles y conservado en la Iglesia, y cuando el Papa Francisco me creó cardenal, profesé que lo haría hasta la efusión de la sangre. Los católicos debemos fidelidad a Jesucristo y a su Iglesia”.

La Tercera: ¿Significa eso que encabezará de todas formas el tedeum ecuménico y no se marginará, como lo han solicitado algunos parlamentarios de la DC, liderados por Matías Walker?

Ezzati: “El tedeum es un acto propio de los festejos de la Independencia de nuestro país, que busca dar gracias a Dios por el don de la patria, la casa común de todos. Es una tradición que el arzobispo de Santiago presida esta celebración ecuménica, como un servicio en esta acción de gracias. Por lo tanto, no veo razón para no presidirlo”.

Más allá de las explicaciones que trata de dar Ricardo Ezzati en una entrevista cuidada, ordenada casi de relaciones públicas, que no entra al fondo del problema que es ético y moral, aunque monseñor defienda que son “correos privados” es la forma y el contenido, además del lenguaje utilizado, ¿es propio de un pastor, de un líder espiritual?

También surgen otras interrogantes, dado que Ezzati se esfuerza por quedar bien ante la opinión pública y tratar de mostrarse como víctima de una filtración, pero ante casos de denuncias, como el caso Karadima o de otros curas abusadores, la estrategia del cardenal ha sido diametralmente opuesta, silencio y evasivas. Esos cuestionamientos que de hace la gente no se reflejan en esta entrevista pactada.

Los dichos del cardenal más que ayudar a acercarlo podría producir un efecto contrario, ya que sus dichos no logran convencer a una opinión pública que está decepcionada de estas respuestas que surgen una vez que las autoridades –se quien sea- son “pilladas” y después salen compungidas a explicar lo inexplicable.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí