Al menos 12 turistas y sus respectivos guías de nacionalidad egipcia murieron este lunes luego de que la policía de Egipto abriera fuego mientras viajaban por el desierto, según un comunicado del ministerio del Interior egipcio.

En el ataque resultaron heridas otras 10 personas que fueron trasladadas a un hospital. La mayoría de los fallecidos era de nacionalidad mexicana, según información preliminar.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto condenó el «trágico incidente» en su cuenta de Twitter y exigió al Gobierno egipcio «una exhaustiva investigación de lo ocurrido». El mandatario ordenó que se incremente el personal diplomático en Egipto para socorrer a víctimas y familiares.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México confirmó que hay al menos dos ciudadanos mexicanos fallecidos. No obstante, fuentes de la empresa que organizó el viaje por el desierto señalaron al diario español El Mundo que la mayoría de los turistas procedían de Chile.

«Estaban realizando un viaje habitual que va desde El Cairo al oasis de Bahareya (a 350 kilómetros de El Cairo). Tenían que pasar la primera noche en un hotel de Bahareya pero se detuvieron en el kilómetro 100 antes del oasis», dijeron desde la compañía turística.

Según las autoridades egipcias, ejército y policía llevaban a cabo una operación contra yihadistas en la provincia de Wadi al Gadid, que limita al sur con Sudán y al oeste con Libia.

Tras disparar a cuatro todoterrenos que circulaban por la zona, los agentes descubrieron que eran turistas acompañados por guías. En el comunicado, el ministerio del Interior ha señalado que los vehículos se habían adentrado en una zona prohibida para civiles por motivos de seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí