Desde enero de 2016 Perú asegura que tendrá “independencia” satelital

0
221

“Desde enero del próximo año, el Perú comenzará a recibir y procesar imágenes de su satélite Astrosat-300, considerado de última generación y que será monitoreado desde el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS)” señaló el ministro de Defensa, Jakke Valakivi. La compra del aparato le costó al gobierno de Lima más de US$200 millones y no ha estado ajeno a polémicas e investigaciones por corrupción y críticas por tratarse de un prototipo. Así y todo el ministro Valakivi está feliz porque todo debería comenzar a marchar según lo programado.

La estación terrena que operará el aparato que se construye -aceleradamente- sobre Punta Lobos, Pucusana, a 50 kilómetros al sur de Lima y debe estar operativa a fines de noviembre.

El satélite Astrosat-300, construido por empresa francesa Airbus Defense and Space, está hecho de carburo de silicio y pesa 400 kilos, la tercera parte en comparación con otros satélites de observación similares, y con un tiempo de vida útil –mínimo- de diez años.

La capacidad de resolución de este satélite submétrico es de 0.7 metros, el más potente de Latinoamérica, lo que permite identificar con precisión diferentes objetos en la superficie terrestre. Las imágenes tomadas serán pancromáticas (blanco y negro) y multiespectrales (en color).

El ministro de Defensa explicó que “el Perú no solo ha adquirido un satélite, sino también tendrá acceso a una constelación de seis satélites franceses, que registran imágenes con diferentes tipos de resolución (submétricos, ópticos y de imagen de radar)”, lo que se traduce en que tendrá un importante uso militar.

Estación terrena

“El CNOIS permitirá a nuestro país tener independencia tecnológica satelital a fin de planificar, ordenar, apoyar, controlar y desarrollar aplicaciones para diferentes sectores y para temas como prevención y mitigación de desastres, ordenamiento territorial, recursos naturales, seguridad nacional, entre otros”, indicó el ministro Valakivi.

Durante lo que resta de semana se instalarán diferentes equipos y a inicios de noviembre se levantará la antena que permitirá recibir las imágenes de la constelación francesa y luego del satélite propio.

El secretario de Estado indicó que para fines de diciembre deberán estar culminados todos los sistemas funcionales y al terminar enero se comenzarán a recibir las primeras imágenes del satélite.

El momento en que se selló el acuerdo de compra por el entonces ministro de Defensa, Pedro Cateriano, y el embajador de Francia en Perú, Jean-Jacques Beaussou.
El momento en que se selló el acuerdo de compra por el entonces ministro de Defensa, Pedro Cateriano, y el embajador de Francia en Perú, Jean-Jacques Beaussou.

Sospecha de corrupción
En abril de 2014 la propia prensa peruana alertaba sobre los “problemas” de este satélite, que además de ser un prototipo, habían fundadas sospechas de corrupción en el proceso de adquisición.

El congresista aprista Mauricio Mulder, aseguró que “la Contraloría no ha visto ni aprobado el informe que da luz verde a esta compra. El hecho es que cuando se hacen ese tipo de compras, directamente sin concurso y sin ningún mecanismo de requisito mínimo, siempre hay posibilidad de corrupción. La Contraloría ni lo ha visto ni aprobado. Debería haber emitido un informe previo”, señaló.

“Junto con el procedimiento empleado para la adquisición, el coste del satélite es uno de los asuntos que más polémica ha levantado desde que se inicio el proceso. En el blog especializado Micro satélite peruano, donde vienen denunciando diversas irregularidades, estiman en más de 140 millones de soles (unos 36 millones de euros el sobrecoste a pagar), teniendo en cuenta lo pagado por Chile por el satélite Leo (del tipo AstroSat-100), más antiguo y de menos prestaciones pero que no justifica esa diferencia de precio”, señala una crónica del diario El Comercio.

Otras criticas tienen una componente técnica, como la del ingeniero electrónico peruano, Jorge Manrique Prieto, que señala que a pesar de su mayor resolución, el AstroSat-300, esta diseñado para obtener imágenes de 0,70 metros de resolución, es menos conveniente que el Astrosat-100, capacitado para tomar imágenes de 2,5 a 1,45 metros de resolución por píxel; no es adecuado para el territorio peruano y actividades como el control de la «pesca negra» o pesca prohibida de especies marinas sujetas a veda.

Además se ha señalado la falta de transferencia tecnológica, que se queda en un mero programa formativo.

También se hace hincapié desde diversas fuentes que el AstroSat-300 en realidad todavía solo existe sobre plano, siendo un prototipo, con los riesgos que ello conlleva.

astrosat-300

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí