Desde “El Olimpo” Adolfo Ibáñez justifica a la CMPC: “La civilización de masas no aprecia a la gente superior”

0
328

El Mercurio siempre tiene esa particular capacidad para sorprender, la mayoría de las veces para mal, como es el caso de este lunes con la publicación de la errática y delirante columna de Adolfo Ibáñez, que pareciera bajar del Olimpo para dirigirse a los mortales. El empresario “bajó” a defender la colusión de la CMPC y el rol de los Matte a la cabeza de la Papelera, que para él sin duda es parte de su “Olimpo”.

Bajo el título de “Papelera” Ibáñez escribe “El escándalo de colusión que afecta a la Papelera remece aún más el convulsionado ambiente político: potencia la propaganda del Gobierno y de la izquierda que empequeñece el aporte de las empresas al desarrollo. Vayan aquí algunas reflexiones”.

Una de las “sabias” reflexiones de Adolfo es “La colusión entre empresas es un asunto reciente en el país. Décadas atrás no se daban escándalos de esta magnitud, porque el acuerdo entre empresas se materializaba calladamente en la oficina de un alto funcionario público. Y se expresaba en la fijación de precios, en algún tipo de cambio especial, o en otras múltiples formas de acordar un funcionamiento privilegiado frente a los consumidores. El hecho era que las personas no teníamos otra alternativa que comprar malo, caro y escaso. Este sistema pavimentó el camino que nos llevaba como país de la mediocridad para abajo, en forma muy disimulada por los ampulosos discursos y gestos grandilocuentes de los políticos”.

“También cabe reparar en los altos ejecutivos. No solo de los involucrados en casos de colusión, sino también en los otros problemas que han afectado a empresas en el último tiempo. Ellos indican una incapacidad de mirar lejos y alto. No pasan de ser asalariados muy capacitados y altamente remunerados. Se echa de menos que sean dirigentes, es decir, verdaderos conductores de hombres. No solo para fijar y conquistar objetivos tangibles, sino, principalmente, para conducir a otros por el camino del desarrollo personal. Es muy delicada la función de conducir personas. Ella no deriva de estudiar a este o a aquel filósofo, sino de una formación compleja. ¿Hay conciencia de la enorme necesidad de personas destacadas? La civilización de masas no aprecia a la gente superior” sentencia Ibáñez.

“Ante las diversas irregularidades que hemos conocido en el último tiempo, todo parece resolverse en un apretado círculo de ejecutivos, políticos, empresarios y altos funcionarios públicos. No se ha traslucido que ellas también afectan directamente a los empleados, que no son partes maquinales, sino que participan de la vida y de sus pulsiones fundamentales. Estos desgraciados hechos han dejado al descubierto que las tecnologías organizacionales se sobreponen al cultivo de los lazos humanos. Aquí hay una oportunidad”.

“El caso de la Papelera nos remite a los beneficios de un mercado libre que permite superarnos; a las falencias de nuestra sociedad por la ausencia de altos dirigentes; y a que bajo las cabezas visibles se encuentra una inmensidad de personas que vibran con el calor humano”, sentencia el empresario cuya familia tuvo el control de los Líder, y controla Córpora y los exclusivos hoteles Explora, entre otros “emprendimientos”.
Adolfo-Ibañez-Santa-Maria
Tratar de atribuirle un componente ideológico a la colusión o culpar a la “izquierda” como lo señala Ibáñez, demuestra que no ha entendido nada del problema, una empresa ícono de Chile como la CMPC que mantiene prácticas delincuenciales para controlar el mercado por más de 10 años recuerdan la época de Capone en los Estados Unidos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí