FMI da espaldarazo al yuan y lo incorpora como divisa mundial

0
155

Aunque los números y las estadísticas muestran a una China estancada, en cuanto a crecimiento, lo que ha repercutido en el resto de las economías del mundo y en especial en la de Chile que se ha visto afectada por la baja sostenida del precio del cobre como consecuencia directa de este estancamiento, ha recibido una buena noticia del Fondo Monetario Internacional que podría tener efectos reactivadores.

Pero no todo es tan malo para China, porque este lunes el yuan –moneda de China- se ha convertido en miembro de pleno derecho del club de las grandes divisas del mundo, una moneda de reserva, lo que conlleva un espaldarazo a la economía del gigante asiático pese al frenazo que está viviendo ahora.

El consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional aprobó la inclusión de la moneda en la cesta de divisas que utiliza como referencia para sus operaciones de financiación, pese a que el país aún determina el tipo de cambio de la divisa. Se suma así al dólar estadounidense, el euro, el yen y la libra esterlina.

100Yuan

Moneda oficial desde 1949
El yuan, o renminbi o “moneda del pueblo” circula en China desde 1949 y desde ahora es una divisa mundial

El FMI realiza sus operaciones a través de una especie de divisa propia, los llamados derechos especiales de giro (o SDR, por sus siglas en inglés) cuyo valor está determinado por un grupo de divisas del que ahora forma parte el yuan. La medida que acaba de anunciar el FMI será efectiva el 1 de octubre de 2016. Así, un banco central al que se le otorgan esos SDR puede cambiarlo por las monedas que están incluidas en esa cesta.

La decisión del Fondo se daba por descontada una vez logrado el dictamen positivo de los técnicos del Fondo, lo que se conoció justo antes de la última cumbre del G20, el pasado noviembre en Turquía. Un visto bueno que no fue del todo sencillo. Porque el yuan cumple con requisitos técnicos que el FMI demanda: es una moneda “ampliamente utilizada” en las transacciones internacionales y también “ampliamente negociada” en el mercado de divisas, pero resulta muy controvertido que Pekín aún determine el tipo de cambio de su divisa y aplique controles de capital que no dejan de limitar su convertibilidad. Lo que sí ha hecho China a lo largo de los años es ir ampliando la horquilla de fluctuación de la moneda.

La medida podría tener efectos reactivadores en la economía asiática una cuestión que aliviaría a todos los países y en especial al propio FMI y, por cierto, a Chile.

En Chile el valor del yuan fluctúa entre los 90 y los 100 pesos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí