Empresario dispara contra Golborne: Lo vinculó con pagos irregulares de 10 compañías y complica su situación.

0
216

Una vez más Laurence Golborne, ex candidato presidencial y ex ministro de Sebastián Piñera se encuentra en el ojo del huracán. Tomás Roberto Carrasco Burgos, dueño de VSA y Siglo Outsourcing (un holding de empresas que presta servicios contables y se ha diversificado hacia otros rubros como el inmobiliario), que también está imputado por forward irregulares con Penta, declaró ante la fiscalía (declaración que la fiscalía mantiene bajo reserva) que sus empresas emitieron facturas por $ 160 millones a diferentes empresas, a petición de Golborne. Los dineros provenientes de las compañías involucradas fueron más tarde distribuidos por VSA y Siglo Outsourcing a personas ligadas a la candidatura del ex titular de Obras Públicas, contra boletas de honorarios.

RELACIÓN GOLBORNE-CARRASCO

Carrasco declaró conocer a Golborne  hace más de 20 años, cuando el ex secretario de Estado era gerente de administración y finanzas de la eléctrica Chilgener, ahora AES Gener. Además de ser vecinos en  La Dehesa. Todo esto se corona con que desde 2004, se asociaron en negocios inmobiliarios, según aseguró el ingeniero de 58 años.

 

LAS EMPRESAS:

Cadena de multitiendas Ripley (Donde Golborne es director desde 2014):  Carrasco dijo, se le emitieron tres documentos por $ 5 millones cada uno.

Inversiones Caburga: Ligada a la familia Said Somavía, VSA le facturó $ 20 millones. (Este monto fue rectificado por Caburga ante el Servicio de Impuestos Internos este año).

Bebidas y Alimentos Watt’s: Facturación por $5 millones

Acerera CAP: Facturación por $5 millones

Inmobiliaria Ecomac: Dos facturas por $12,5 millones

Banco BCI: Dos facturas por $10 millones

GT Advisors: $2 millones

Carrasco también mencionó dos sociedades ligadas al grupo Hurtado Vicuña: Inversiones Paso Nevado e Inversiones Longovilo, con facturas por $ 25 millones cada una.

La empresa de Carrasco, Siglo Outsourcing, emitió una factura por $ 20 millones a Inversiones Santa Virginia, sociedad ligada a la familia Said Handal. Y cuatro facturas más a la constructora FFV, de Eduardo Fernández León, por $ 20 millones, las que luego fueron anuladas por instrucción de Golborne, indicó el empresario.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí