Venezuela, ¿ante un conflicto de poderes tras triunfo de la oposición?

0
137

La oposición venezolana tardó 17 años en asestarle una contundente derrota electoral al Gobierno bolivariano, que materializó en las legislativas del domingo, y con el control de la Asamblea Nacional vivirá ahora un escenario plagado de posibles confrontaciones con el presidente Nicolás Maduro.

Para conocer la conformación definitiva de la nueva Asamblea Nacional aún se espera el anuncio de un nuevo boletín del Consejo Nacional Electoral (CNE); sin embargo, en un informe parcial ya anunció el domingo la victoria de la oposición con 99 escaños de un total de 167, frente a los 46 del oficialismo, con otros 22 pendientes de asignación.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) ya tiene así asegurada una mayoría simple en la cámara, superando la cifra mínima de 84 escaños, pero aspira alcanzar la mayoría absoluta de 112 diputados, que daría un mayor peso y margen de maniobra al foro legislativo frente al Ejecutivo.

La principal propuesta de la MUD, una ley de amnistía para liberar a los dirigentes opositores presos, podría constituir el primer punto de fricción entre ambos poderes, después de la campaña del presidente Nicolás Maduro para responsabilizar a varios opositores por las protestas del año pasado en las que murieron 43 personas.

El secretario general del partido Acción Democrática (AD), Henry Ramos, quien suena para presidir la nueva Asamblea, dijo a periodistas que la oposición sigue firme en que su primer acto será promover la ley de amnistía.

“Maduro recibió una gran lección (en las elecciones). Él hubiera liberado a los presos políticos dictando un sobreseimiento de las causas. No hacerlo puede ser su partida de defunción (política)”, señaló.

La eventual amnistía apunta principalmente al dirigente Leopoldo López, quien cumple una condena de casi 14 años de cárcel por instigación de las protestas del año pasado, y al alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, acusado de conspiración.

El líder opositor Henrique Capriles dijo hoy que Maduro debió tener un “gesto” luego de la derrota y liberar a los presos. “Lamentó que Maduro no entendió lo que pasó. Él debió decir que se ponía a la orden de la nueva Asamblea. Debería tener un gesto”, señaló en una rueda de prensa.

El analista político Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, dijo que Maduro debió tomar la iniciativa de una amnistía para tranquilizar al país.

“Perdió la oportunidad de liberar a los presos, que podía hacerlo con una amnistía. Ahora va a tener que aceptarlo con una Asamblea mayoritariamente opositora”, dijo a la dpa.

Algunos sectores de la MUD, entre ellos el partido de López, Voluntad Popular, plantearon durante la campaña la posibilidad de impulsar un referéndum para terminar el mandato de Maduro, un escenario que ganó fuerza tras la abrumadora victoria en las legislativas.

También representantes de la coalición opositora comparecieron hoy ante la prensa en Madrid y abogaron por la celebración de un referéndum revocatorio.

Sin embargo, León sostuvo que en este momento nadie está pensando en una consulta contra Maduro, pues la principal meta de los venezolanos es ver acciones que resuelvan los problemas económicos reflejados en la inflación galopante y el desabastecimiento de los mercados.

Además de perder poder político, Maduro enfrenta la perspectiva de un año 2016 más complicado económicamente, con un precio del petróleo debilitado, nuevos pagos de la deuda externa y compromisos de su Gobierno en programas sociales cada vez más costosos.

Maduro atribuyó la derrota a la “guerra económica” que atribuye a empresarios acaparadores y a la abstención de millones de chavistas descontentos.

Mientras, la oposición se adelantó para descartar cualquier represalia o atropello en la Asamblea Nacional contra la bancada oficialista, que después de tener una mayoría total en 2005, cuando la oposición se retiró de las elecciones, y una mayoría de 99 escaños en el actual período legislativo, pasará a ser minoría en los próximos años.

La declaración de la MUD tras las elecciones destacó que Venezuela de inclinó por un cambio y que la alianza trabajará por ponerle fin a la división del país entre partidarios del Gobierno y de la oposición.

“La reconciliación es un suceso que se está dando. Por nosotros votó el opositor convencido, el chavista decepcionado y el independiente que simplemente está reaccionando en defensa propia. Es responsabilidad y liderazgo democrático asumir eso, entenderlo, respetarlo y ser consecuente”, dijo el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba.

El economista José Guerra, quien ganó un escaño por una zona popular de Caracas, destacó que la Asamblea tiene como atribución elaborar leyes y controlar al Ejecutivo “no gobernar”. “El venezolano está agobiado por la crisis económica y el responsable de tomar medidas es el Gobierno”, señaló.

Aún está por ver si se materializará el pronóstico del actual presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello, de que si la oposición ganaba las elecciones, el país se vería sacudido por un “conflicto de poderes”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí