Funcionario de Pesca: “La culpa no es del chancho, sino del que le da el afrecho”

0
554

Se identifica como un funcionario del sector público de pesca. Infogate le pregunta si podría hacer una entrevista en “on”, sin embargo, prefiere mantener el anonimato porque sabe que en la región de Aysén quienes roncan fuerte son los empresarios pesqueros, como por ejemplo Friosur S.A. del grupo del Río.

Le preguntamos por los beneficios que podría traer una pesca interregional, tal como lo desea el gobierno, con la finalidad de terminar con la inmovilidad impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte.

Al respecto, precisa que “la reineta es una especie migratoria, por tanto, no está fija. Si se quiere pescar este recurso hay que perseguirla. Hay personas que opinan que la pesca ha de realizarse solo por los pescadores Aysén y otras personas creen en la movilidad en persecución de la pesca, ambas posturas son argumentos válidos“.

Aunque, advierte, “está claro que la posición del gran empresariado era que no querían competencia, a pesar de que las pequeñas cuotas de pesca de los pescadores artesanales en activo (que salen a pescar) no representaban una competencia importante para las grandes pesqueras“.

El problema es que en los artesanales no hay unidad, no pueden fijar los precios, el precio final de venta no es conveniente. Hay una mala asociatividad y muchos entregan sus cuotas de pesca, no se ponen de acuerdo todos los artesanales y finalmente al entregar sus cuotas a las grandes pesqueras terminan por afectar el precio del producto, en definitiva no tiene poder de negociación“, agrega.

Según el funcionario, la trasferencia de las cuotas afecta al negocio de los activos, quienes no pueden fijar los precios y por tanto pierden poder de negociación. Al tiempo que el precio final de sus pescados no les permite subsistir.

Los que se ven afectados realmente son los artesanales que están en el agua, los activos Los pescadores artesanales quedan desamparados. Hay un dicho muy popular sobre quien tiene la culpa, “la culpa no es del chancho sino de quien le da afrecho. El chancho, el Estado, al no regular el negocio en una lógica capitalista de mercado, no interviene y deja de buscar las equidades“, recalca.

Es un sistema en donde el Estado no interviene y por tanto funciona la ley del más fuerte dejando en el desamparo a los pescadores artesanales. Es el Estado el que permite lucrar con la venta de las cuotas de pesca, no es culpa de los artesanales, es el problema de un estado que no regula“, insiste.

En esa línea, apunta que “el problema de la pesca artesanal, que es una actividad histórica que se ha llevado a cabo desde siempre en la humanidad, es cuando se devastan los recursos por los pesqueros que destruyen la biomasa, con la pesca artesanal no habría problemas de explotación de los recursos y agotamiento de la biomasa. La mayoría de los sectores de pesca en Chile están sobreexplotados: Congrio Dorado, Reineta, Merluza Austral, Merluza de cola y otros que ahora no recuerdo“.

De cada cuatro pescadores artesanales, 2,5 venden sus cuotas de pesca en Aysén“, destaca el funcionario.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí