Bárbara Figueroa: “La ministra Rincón no ha participado desde el principio y eso le ha impedido entender el debate que estamos dando”

0
175

La presidenta de la Central Única de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, conversó con Infogate sobre los alcances de la Reforma Laboral presentada por el gobierno en el Senado y aseguró que “es un proyecto que si bien es un retroceso ante el programa inicial del gobierno no vulneró los pilares fundamentales de dicha reforma”.

Esto, en el marco de su tramitación en la Comisión de Trabajo del Senado donde ha habido un cambio importante: se modificó la redacción de la indicación presentada por el gobierno para permitir a los empresarios, en caso de huelga, realizar las “adecuaciones necesarias” que requieran con los trabajadores que no estén en huelga.

Esta modificación fue realizada por los senadores Juan Pablo Letelier (PS), Carolina Goig (DC) y Adriana Muñoz (PPD), quienes anunciaron que no apoyarán ningún “retroceso”. Esto, luego que el gobierno anunciase que podría reponer la polémica indicación.

-¿Qué valoración le merece la calificación que muchos defienden de que la reforma laboral presentada ante el Senado por el gobierno es una iniciativa ‘pésima’?
-Hay que intentar hacer juicios que no vengan de prejuicios, la reforma es acotada en sus alcances y es el momento de apoyarla y no de hacer juicios lapidarios, sino de intentar sacarla adelante.

-¿Qué opina de los cambios que el gobierno ha introducido al proyecto presentado a la Comisión de Trabajo del Senado?
-Es un proyecto que si bien retrocedió, no vulneró los pilares fundamentales de la reforma laboral: es decir, la titularidad sindical, la extensión de beneficios a los trabajadores y la huelga sin reemplazo. Ahora pedimos a los senadores que cumplan con su obligación y voten la ley.

-Pero es precisamente este el punto que reclaman senadores como Juan Pablo Letelier en cuanto a que el PS “no tiene ninguna posibilidad de ‘traicionar’ el programa de gobierno ni relativizarlo ni de torcer su interpretación” en relación a la indicación que ha introducido el gobierno.
-Sí, el gobierno insiste en introducir las indicaciones eso alargará la aprobación de la ley y la llevará directo a la comisión mixta con lo que alargará los plazos de aprobación de la ley, eso es lo que logrará el gobierno si insiste en las indicaciones, pues si la ley llega a la comisión mixta la discusión será mucho más larga. La ley no estará aprobada el 31 de enero si no cumplen, vulneran, el programa. Si insisten (en el gobierno) vulneraran la ley, el programa y tensionará su relación con sus parlamentarios.

-¿Qué opinión le merece la gestión de la ministra del Trabajo Ximena Rincón?
-Los cambios de ministro no representan un giro importante de dirección, la ministra ha sido consistente con los plazos pero no ha participado desde el principio y le ha impedido entender el debate que estamos dando.

-¿Hubiese preferido tratar con otro ministro que no tuviera miedo de ‘pisar huevos’ con su relación con el empresariado?
-Prefiero no hacer política ficción, en todo caso no es un rol nefasto el que ha tenido la ministra Rincón.

-¿Considera que esta discusión en torno a la reforma laboral definirá la orientación ideológica que tomarán las relaciones laborales en el país?
-No, es que el país en esta reforma laboral se juegue ser reaccionario o progresista, este proceso de cambio no habla de eso, es parte de un cambio, de una discusión propia de una democracia normal, una discusión que no se llevaba a cabo desde hace 30 años. Tengo la impresión de que estamos poniendo los temas sindicales en el centro de la discusión y eso es un cambio muy importante porque el desafío es resolver el tema de la desigualdad, la gratuidad de la educación, la reforma laboral y es un proceso imprescindible. Se rompió la barrera psicológica de que hay temas que por fin se pueden tratar, discutir.

-¿Es importante haber negociado con un gobierno con un agenda más reformista?
-Yo creo más bien que se configuró un marco social y esto también tiene que ver con la no presencia de la derecha, si estuviera la derecha no se estaría hablando de estos temas, ha sido favorable que la derecha no haya tenido toda la articulación para frenar los procesos sociales, si hubiese tenido el poder en todos los sectores de decisión no se estaría hablando de los temas que ahora se discuten.

-¿Cree que es un momento decisivo, para realizar cambios en el país?
-Los procesos no son definitivos ni decisivos, espero que sea un tiempo de cambios que se alargue en el tiempo por que los informes del OCDE (organización para la cooperación y desarrollo económico de las naciones más ricas del mundo) son lapidarios, estamos muy por debajo de los estándares de los países con políticas sociales de mayor respeto a los trabajadores y en general de cobertura social.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí