En el “día de no comprar en supermercados coludidos” Carlos Peña le da duro al mercado: “Defrauda el bienestar

0
441

Este domingo 10 de enero marcado por la organización espontánea ciudadana en las Redes Sociales llamando a “el día sin comprar en los supermercados”, Carlos Peña, el sempiterno columnista mercurial, lanza en ristre embiste al corazón del sistema de libre mercado y a lo que más les preocupa al empresariado “el honor” – cuestión que hace rato está más abajo del subsuelo- producto de la seguidilla de escándalos de colusión y malas prácticas.

En su editorial de hoy El Mercurio sale a relativizar la colusión: “Aunque los actos denunciados puedan no constituit una colusión, son conductas anticompetitivas que dañan la confianza social”, sostiene lo que es la posición oficial de la empresa El Mercurio SAP.

Lo que resume el pensamiento de Peña es esta frase: “…el mercado no solo acaba defraudando el bienestar, sino también corroyendo la cohesión social, hasta herir de muerte, si no se le detiene, a la nación…”

En el lado opuesto, pero del mismo diario, el viernes pasado publicó la encendida arenga del empresario Nicolá Ibáñez, que defendió a ultranza el comportamiento empresarial y pidió “respeto” para su sector.

Ibañez escribió “Libre competencia y política: En un país serio, las autoridades no emiten opiniones sobre causas judiciales pendientes, menos aún cuando no se ha oído la defensa de las partes aludidas. Lo contrario implica despreciar la presunción de inocencia, que es uno de los principios esenciales de un orden democrático…”.

PEÑACOLUSION10ENERO

Es interesante leer completa la columna de Carlos Peña y el análisis que hace:

“La indignación ciudadana frente a la colusión -esta epidemia que ha infectado al papel higiénico, a los supermercados, a los pollos-, ¿será un síntoma de que la gente se decepcionó del mercado y de la modernización capitalista, un aviso inequívoco de que entonces es urgente otro modelo? Algunos creen que sí” reflexiona.

“Hay quienes piensan que, a la luz de tanta colusión, de tanta conspiración destinada a timarla, la ciudadanía se aburrió del mercado, descree de él y anhela un pronto cambio. Los ciudadanos estarían cayendo en la cuenta de que el mercado, al confiar en el interés individual como el combustible de la vida social, tarde o temprano se desliza a la crónica roja; estarían advirtiendo que, al no producir vínculos ni requerirlos (no hay interacción que necesite menos comunidad), el mercado no solo acaba defraudando el bienestar, sino también corroyendo la cohesión social, hasta herir de muerte, si no se le detiene, a la nación. Habría, pues, que cercar al mercado a fin de que se ocupara de las menores porciones posibles de la vida social. Solo una vez reducido nada más que a algunos aspectos de la vida, dejaría de hacer daño. La porción que el mercado no tocara -un territorio libre después de tantos años de una vida enajenada- podría ponerse en manos de todos los ciudadanos, los que, así, dejarían de vivir fuera de sí y despertarían de la hipnosis del consumo”, argumenta Peña y luego se pregunta:

“¿Es correcto ese diagnóstico? Desgraciadamente, no”, se responde.

“Es verdad que los defectos del mercado que han puesto de manifiesto desde el papel confort a los pollos y los supermercados se están haciendo intolerables para la ciudadanía; pero esa intolerancia se produce -y esta es la paradoja alojada en la realidad social chilena- gracias al triunfo cultural del propio mercado. Es la homeopatía del malestar: el mercado es la fuente de malestar con el mercado” sostiene.

“Porque lo que molesta a la ciudadanía no es el mercado como institución o como lugar de sociabilidad (si no, que lo digan los malls ), sino el hecho de que no esté a la altura de los principios que esgrime para legitimarse. Si el mercado promete que cada uno podrá autorrealizarse mediante la competencia y el esfuerzo individual, entonces no tiene nada de raro que la gente (que se lo creyó y dejó orientar por esa promesa) se indigne al descubrir que algunos empresarios se coluden para timarla. La intensidad de esa indignación es la medida no del rechazo del mercado, sino de la adhesión a sus principios”, añade.

En otras palabras – explica Carlos Peña- , la gente de a pie, esa que ha disfrutado, con dificultades y todo, de la expansión del consumo, ha llegado a creer firmemente en el contenido normativo del mercado. Alguien dirá que el contenido normativo del mercado es una fantasía. Sí, pero la vida social siempre se soporta en fantasías y la del mercado no es más ilusoria que la de pensar la vida social como una colectividad compacta y armónica, en la que todos son solidarios con todos y donde la pregunta de Caín (¿acaso soy yo el guardián de mi hermano?) siempre tiene una respuesta unánimemente positiva. Entre esas dos fantasías, entre la vida como fruto del esfuerzo y la elección individual que se expresa en la competencia y el consumo, y la vida como una comunidad solidaria en la que todos aseguran a todos, los chilenos y chilenas son crédulos de la primera, y no de la segunda. Y por eso se sorprenden y se indignan con quienes la transgreden.

“Al enterarse de las colusiones -que ya parecen deporte empresarial-, los chilenos y chilenas no despiertan de la fantasía que subyace al mercado, sino que la esgrimen contra aquellos que la promovieron y hoy día la defraudan. El escándalo que sienten la prueba de cuánto han llegado a creer en los ideales que legitiman al mercado”, escribe con ironía.

“Si la gente no estuviera convencida del valor de la competencia, de la elección individual y del premio al esfuerzo personal (y no creyera que el mercado los hace posibles), no sentiría una indignación tan fuerte e intensa, de tinte casi moral, frente a la colusión del papel confort, la industria del pollo o los abusos de bagatela con que se castiga a los consumidores; sin esa creencia no habría la molestia que está comenzando a incubarse, a partir de las noticias del miércoles, por la conducta que habrían tenido Líder, Jumbo y Santa Isabel, y sin ella tampoco verían detrás de los dueños de estas últimas (sin motivo alguno, ¡por supuesto!) a sujetos mal agestados provistos de una bolsa, pistola y antifaz. Y es que los chilenos y chilenas -mal que pese- se tomaron en serio la fantasía que subyace al mercado. Pero parece que los empresarios no”, remata el abogado rector.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí