Autor del libro ‘Vía Crucis’: “De cada $8.000 recolectados por el Vaticano una quinta parte terminaba en beneficencia”

0
194

Lujo, robos, estafas, problemas con las pensiones, espionajes y amenazas, esas son las situaciones en torno al estilo de vida que llevan los cardenales que describe en su último trabajo, el libro “Vía Crucis” el connotado periodista investigador, Gianluigi Nuzzi, de 46 años autor de varios libros que han remecido a la Iglesia Católica sobre sus revelaciones sobre el manejo de las finanzas del Vaticano, el epígrafe de su último libro “Vía Crucis” es esclarecedor: “Los enemigos de Francisco están dentro”.

Revelaciones sobre manejo de finanzas que han derivado en procesamientos y detenciones de varios obispos por parte del propio Vaticano, “no imaginaba que el vaticano decidiera arrestar algunas personas, es una medida extrema (…) que jamás había adoptado en la historia reciente, el problema que estos documentos-que aparecen en sus libros- no dan cuenta de secretos de estado como la seguridad pero sí cuestionan los privilegios, malas gestiones del dinero de los cardenales”.

“Las irregularidades son muchas pero sería un error generalizar, que todo el vaticano es corrupto y que no sabe administrar el dinero de los fieles, pero hay personas que gozan de confianza mal correspondida que han llevado hacia un déficit estructural de todo el Vaticano, pensar que los fieles de Bergoglio descubren otros $619.297.000.000 de fondos extracontables suscita preocupación” sostuvo el también autor del libro “Su Santidad: los papeles secretos de Benedicto XVI”.

Libro que le valió, después de su primera publicación, por parte de la casa de Pedro el calificativo de “criminal” y que amenazó con emprender acciones legales contra el periodista, su editor y quienquiera que fuese responsable de ‘soplar’ los documentos.

Para solucionar el desaguisado Nuzzi comentó que “La obra de limpieza comenzó cuando las irregularidades de la era de Karol Wojtyla (Juan Pablo II) eran muchísimas, con dinero de la mafia y lavados de corrupción en la banca interna del Vaticano; pero con Ratzinger se inició una limpieza mayor, a él le debemos las primeras condenas y campañas contra la pedofilia de la Iglesia y los primeros pasos por la trasparencia financiera, hoy estamos en un momento de transición, Francisco quiere cambiar la mentalidad de un Vaticano cruzado por batallas de grupos de poder”.

Hay que recordar que la iglesia es una institución de larga data con una historia cruzada por las disensiones y la crueldad, pocos saben en la actualidad que la larga historia del papado está cruzada por los mil asesinatos y batallas llevados a cabo por el Papa Rodrigo Borgia y sus hijos y que en el renacimiento era común que los Papas ‘en persona’ lideraran sus ejércitos con armadura y espada en manos en sangrientas batallas por el poder que conmocionaron la Italia del quattrocento.

Prestigio que los Papas ganaron en la antigüedad cuando los primeros Papas permanecieron en Roma, cuando esta ya había sido abandonada hacía muchos años en beneficio de la capitalidad de Ravena cuando el imperio ya desfallecía y en ella solo moraba 4000 personas después de haber detentado en su apogeo a más de 1 millón de personas.

En relación a los Papas recientes más irresponsables en la fiscalización, el investigador declaró que “seguramente Juan Pablo II, que era muy poderoso en la esfera política, cerró los ojos a que los banqueros ligados a la mafia ítalo americana reciclara al IOR, la banca interna del Vaticano”.

“Con Wojtyla y con Ratzinger dejaron la acción de su gobierno a su secretario de Estado, hoy con Francisco tenemos un Papa que reina y también gobierna exigiendo las razones de los gastos en inmuebles, mantenciones del prelado, y adquisiciones, fiscalizando los ingresos de las tiendas presentes en el Vaticano donde habían desaparecido bienes por $928.946.000”, indicó el periodista italiano que se autodefine como “cristiano creyente y que estoy viviendo algunas dudas como católico”.

“Y qué decir del propio óvalo de San Pedro, donde solo dos de cada 10 euros recolectados terminaba en beneficencia con un valor específico que tienen un saldo de 400 millones de euros”, sostuvo el autor de los libros de denuncia que escandalizan los cimientos de la santa sede.

“Cabe recordar las palabras de Benedicto XVI que señalaban los escándalos como una realidad de la iglesia en el mundo, que hace tantísimas obras de bien y se ocupa del bien de los individuos y de la colectividad, esta es una realidad que estos malhechores ensucian” señala Nuzzi. Ocupación del bien que tiene una definición clara en la Iglesia: dos de los 10 euros que recolecta le merecen las personas necesitadas del mundo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí