Un reportaje publicado hoy por Ciper Chile da a conocer millonarios contratos con el Estado sostenidos por dos empresas creadas por el administrador de La Moneda Cristián Riquelme.

Se trata de las firmas Comercial A y R –cuyo nombre de fantasía es Socoar- y Greentec acumulan pagos por $417 millones durante 2013 y 2015, por medio de 39 órdenes de compra en servicios vinculados principalmente a la entrega de prestaciones de salud pública.

De igual modo, se consigna que si bien el ingeniero e integrante de la G-90 ya no es socio de las compañías, éstas quedaron en manos de sus cercanos.

Su esposa, Ada Álvarez, figura el 65% de las acciones de Comercial A y R su esposa. En tanto, David Arévalo, quien durante el primer gobierno de Bachelet se desempeñó como jefe de adquisiciones de la Presidencia, figura con el 35% restante.

Según Ciper, el 30 de septiembre de 2014 vendió las acciones a su padre, quien un año después traspasó su participación a su nuera y a Arévalo, quien actualmente figura como representante legal.

Durante el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, Arévalo trabajó en el Hospital Roberto Del Río, entidad que figura como uno de los principales compradores de la otra sociedad creada por Riquelme, Greentec.

Otro antececente que llama la atención es que la dirección de Comercial A y R es José Miguel de la Barra 536, oficina 601, que es propiedad de Harold Correa, Alex Matute Johns y Daniel Ulloa.

Se trata de la misma dirección de la sociedad de los dos primeros – Harold’s & Johns Business & Law Limitada- que ha estado en los medios debido entre otras cosas por haber recibido un préstamo de Asesorías y Negocios, firma de Giorgio Martelli.

La sociedad logró 27 contratos con organismos públicos, por un total de $188 millones durante 2015. 22 de ellos se obtuvieron a través de un convenio marco –que permite que el Estado pueda comprar sin licitación- por $142 millones

En el caso de Greentec, Riquelme buscó traspasar las acciones a su esposa el día que Bachelet retornó a La Moneda, sin embargo, la operación debió ser anulada por ser ilegal (dado que la ley impide compraventas entre cónyuges no separados judicialmente). Finalmente Julio Campos Quintana quedó con su participación de 67% de las acciones mientras que Rocío Manzanares mantuvo un 33%.

El principal comprador de esta firma ha sido el hospital Roberto del Río, el mismo donde Arévalo –representante de la otra sociedad fundada por Riquelme, Comercial Ay R- desempeñó funciones: Los pagos alcanzan los $228 millones, de los cuales $86 millones se han concretado durante el gobierno de Bachelet.

Riquelme se desprendió de las acciones. No obstante, Ciper dio cuenta que una orden por concepto de climatización está a su nombre . Junto con esto, su domicilio particular aún aparece como la residencia legal de Greentec.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí