Se dice que tiene una maldición y que la mayoría de los gobernantes que lo han poseído, han encontrado un trágico final. El Koh-i-Noor, es un diamante de 105 kilates que adorna la corona de la Reina Madre británica y el gobierno Pakistaní exige que les sea devuelto.

Sun nombre significa “Montaña de Luz” en urdu y es uno de los mayores diamantes pulidos del mundo. Descubierto en las minas de Golconda, en el actual estado indio de Telangana, tras lo cual ha pasado por manos mongoles, iraníes, afganas y sijs, antes de ser entregado por el marajá Duleep Singh a los británicos en lo que hoy es territorio paquistaní, cuando él tenía 13 años.

El Koh-i-Noor tiene tamaño de un huevo de gallina pequeña, y es actualmente parte de las joyas de la Corona desde que la reina Victoria fue proclamada Emperatriz de la India en 1877. Sin embargo, tanto India como Pakistán (parte de la India Británica hasta 1947), han realizado peticiones reiteradas para que el diamante les sea devuelto.

The crown of Queen Mary of England. In the front: The Koh-I-Noor diamond- undated, colored

kohinoormary

El Primer Ministro británico David Cameron señaló en el año 2010 que el Koh-i-Noor se quedaría en Londres, ya que si lo devolvían, serían varios otros países que lo reclamarían y “el Museo Británico se vaciaría”. De acuerdo a Jawaid Iqbal Jafree, el diamante fue adquirido “sin legitimidad” en un acto “ilegal, realizado bajo fuerza y sin justificación por la ley o la ética”.

Iqbal envió 786 cartas a la reina Isabel y pedirles a ella y a la ya fallecida ex Primera Ministra Margaret Thatcher la devolución del Koh-i-Noor, finalmente recurrió a la justicia de su país y presentó una demanda en contra de la monarca. El Alto Tribunal de Lahore realizó la semana pasada una vista preliminar del caso, con el objetivo de determinar si Isabel II debe devolver o no la joya.

kohinoor_11

En tanto, la corte debe determinar si las leyes paquistaníes permiten al país asiático reclamar el diamante. “Defendí la posibilidad de demandar a la reina citando el ejemplo de España, donde una princesa está siendo juzgada ahora mismo”, indicó Iqbal. El letrado aclaró que no guarda rencor a la soberana, a quien considera “la mejor reina de todos los tiempos”, y agregó que no quiere que el Koh-i-Noor sea devuelto ahora, sino más bien cuando ella muera o abdique.

La corte pidió al fiscal general del país y al fiscal de la provincia paquistaní de Punyab, que detallen cómo llegó a manos de los británicos la joya y si es posible reclamarla. Por su parte, la Corona Británica aun no ha nombrado un abogado defensor, pero se espera que pronto lo hagan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí