Dos días antes de que asumiera Patricio Aylwin como Presidente (9 de marzo de 1990), el Ejército le compró a la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales, en representación del Fisco, un terreno de 58 hectáreas en la comuna de Victoria, en La Araucanía, por $ 25 millones.

Después, el 23 de julio de 1993, el Ministerio de Bienes Nacionales emitió el Decreto Exento Nº 132, destinando esa propiedad -de uso fiscal- al Ministerio de Defensa para el funcionamiento del Batallón de Transporte N° 4 de Victoria. Luego, por medio del Decreto Exento 209, del 19 de febrero de 1998, se actualizó el texto del documento anterior, excluyéndose parte del terreno. La parte que permaneció para ese batallón del Ejército corresponde a casi seis hectáreas que el Comando de Ingenieros de la institución castrense intentó vender a partir del 19 de enero de este año, ofertando una licitación pública por 30 mil 524 UF, es decir, cerca de $ 791 millones. 

La decisión de vender -publicada por el Ejército en un aviso en el diario Austral de Temuco- surgió luego de que la Municipalidad de Victoria solicitara una pequeña franja de ese terreno para destinarlo a un barrio cívico.

Tras conocer estos antecedentes, el senador Eugenio Tuma (PPD) -quien representa a esa zona en el Congreso- recurrió a Contraloría para que se pronunciara sobre la legalidad de ese procedimiento, considerando que en los dos decretos antes mencionados se establece que “si el servicio beneficiario no utilizare el inmueble en los fines señalados o si lo cediere, a cualquier título, se pondrá término inmediato a la presente destinación”.

En el oficio que Tuma envió a Contraloría se señala que “la referida propiedad fiscal fue adquirida en representación del Fisco por don Hernando Hormazábal Díaz, comandante del Comando de Ingenieros del Ejército”, lo que fue respondido el 29 de abril pasado por el organismo fiscalizador.

En un dictamen de cuatro carillas, firmado por el propio contralor Jorge Bermúdez, se bloquea la venta de esos terrenos y se pide al gobierno, a través del Ministerio de Bienes Nacionales, que intervenga para fiscalizar la situación.

“El servicio en cuyo beneficio se hace una destinación tiene la obligación de emplear el bien exclusivamente en el objeto para el cual se solicitó, y si por cualquier motivo dejare de utilizarse en dicho fin, debe ponerlo de inmediato a disposición de la mencionada Secretaría de Estado para su debida administración”, indica el texto.

Se agrega que “en caso de haber dejado de cumplirse el objeto que justificó el otorgamiento de la destinación en cuestión, producto de la no utilización del inmueble para el funcionamiento del Batallón de Transporte (…), el Ejército de Chile se encuentra obligado a ponerlo a inmediata disposición del Ministerio de Bienes Nacionales”. Además se indica que “de este modo, la anotada Secretaría de Estado debe ejercer las facultades de fiscalización que le otorga el ordenamiento jurídico para verificar el cumplimiento del objeto de la destinación (del terreno) y, en el evento de advertir su falta de utilización, corresponde dejarla sin efecto”.

El tema fue abordado este jueves en una reunión entre el comandante en jefe del Ejército, Humberto Oviedo, el senador Tuma, su par de RN José García -también representante de La Araucanía- y el alcalde de Victoria, Hugo Monsalves. “El Ejército no ha cumplido con los decretos, porque el sólo hecho de llamar a licitación es que se declara el terreno -que era destinado para uso de un batallón- como prescindible”“No pueden hacer uso de recursos fiscales en forma arbitraria y para negocios inmobiliarios”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí