Este sábado, sonarán las campanas de boda en la familia del prestigioso abogado Hugo Rivera. Se casa nada menos que su hija y, para ello, se ha organizado una gran fiesta. No se ha escatimado en gastos y se ha invitado a un gran número de personas. Por su puesto, a la familia del novio y de la novia, y los amigos de ambos. Como también a los jefes y a un número indeterminado de figuras públicas (empresarios, políticos y otros).

En este último grupo se encuentra el empresario Andrónico Luksic y algunas autoridades del Poder Judicial.

Con el fin de confirmar la asistencia de éstos, el socio de Hugo Rivera -Sergio Bunger- entregó personalmente los partes. Confirmados al evento están el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, y los otros integrantes de esa instancia.

La ceremonia de la hija del reconocido penalista se presenta como un momento ideal para que los invitados, al calor del sacramento, comenten la contingencia política y -por qué no- las causas judiciales. Como por ejemplo, la querella presentada por Andrónico Luksic contra el diputado Gaspar Rivas o las múltiples denuncias que han presentado las organizaciones ambientalistas en rechazo de los proyectos mineros que tiene el grupo Luksic en el norte. O tal vez hablar sobre la responsabilidad del millonario en los cortes de agua potable producto de las intensas lluvias en el Cajón del Maipo.

En ese sentido, el hecho de que Andrónico Luksic y los integrantes de la Corte Suprema se encuentran en el matrimonio de la hija de Hugo Rivera, no parece una casualidad. La relación entre ambos no partió con la querella presentada contra el parlamentario. En 2013, acompañó al empresario en una querella presentada contra el abogado Rodrigo Ferrari por suplentación de identidad, a raíz de la creación de tres cuentas de Twitter con el nombre del magnate dueño del Banco de Chile.

Cabe consignar que Rivera figuró como uno de los mejores del país de acuerdo a Chambers and Partners. Ha sido académico de la Universidad de Chile, la Universidad Católica y en la Universidad del Desarrollo.

Representó al empresario en su comparecencia ante el fiscal Luis Toledo en el caso Caval.

Anteriormente, su estudio representó al hijo del ex senador RN, Carlos Larraín, Martín, cuando éste atropelló y provocó la muerte de Hernán Canales en septiembre del 2013.

Asimismo, fue representante legal de Kreutzberger cuando Patricio Flores aseguraba ser el hijo “Don Francisco”.

En tanto, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) requirió de sus servicios cuando presentó una querella por “apropiación indebida contra quienes resulten responsables” tras descubrirse las irregularidades que se cometieron bajo la administración de Sergio Jadue.

Figuró representando al actual gerente de SQM, Patricio de Solminihac, quien figura en una de las querellas del Servicio de Impuestos Internos. Representó al alcalde de Maipú, Christian Vittori, en el caso Basura, y muchos años antes, representó a José Yuraszceck en el caso Chispas.

Sin duda, un abogado de peso. Por eso, no es raro que haya aprovechado el matrimonio de su hija para acercar al empresario a las autoridades máximas del Poder Judicial. Así como se hace en numerosos asados campestres, donde asiste la policía, la iglesia y el mundo político. No faltará la ocasión para decir: ¡Salud por los novios!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí