Eduardo Fuentes planea escribir libro sobre su infertilidad

0
1075

Cuando llamaron a Eduardo Fuentes para entrevistarlo en “Bebé al Día” para que hablara de la espera de su primer hijo, de 4 meses y dos semanas de gestación, contó que a esa hora tenía una reunión, pero que la iba a correr para poder estar en el programa. Es que para el periodista de Canal 13 y radio ADN es un tema muy importante, especialmente porque tuvo que dar una larga lucha contra la infertilidad que lo afecta y a la que finalmente tras años de tratamientos logró ganar la pelea.

 

MÉDICO DESCRITERIADO

Eduardo Fuentes se enteró de su infertilidad durante su primer matrimonio, ya que intentó durante largo tiempo con su ex mujer poder quedar esperando un hijo sin resultados por lo que acudieron al médico.

“Fue hace muchos años, fue durante mi primer matrimonio y de la peor manera porque me tocó un médico muy descriteriado. Yo había tenido un dolor fuerte en los testículos por lo que consulté. Me mandaron a hacer exámenes. Le indiqué al doctor que estábamos tratando de tener hijos y no pasa nada, me mandaron a hacer un recuento espermático y salió bajo. Y viene el médico y me responde: “Tu no vas a ser padre”  como que me dijera que estoy resfriado y tengo que cuidarme. Y yo le respondo ¿Cómo?, pero míreme a los ojos, dígame bien. Y continúa: “Que nunca vas a ser papá”. Yo le digo: ¿Es así tal cual o me va a costar ser papá? Y ahí me responde que me va a costar porque tendré que someterme a tratamientos y va a ser difícil. Entonces yo le dije que dijera eso y no que no podría, “no acepto que me cierres la puerta”, le dije. A mí me enseñaron de chico, por una historia de vida, que uno no tenía que aceptar que me dijeran que no, que uno tenía que jugarse las cartas. Por lo miserable del comentario salí muy ofuscado de ahí, pero traté que la rabia no me consumiera. Entonces fui a ver a otro médico, que fuera atinado y me explicara los pasos a seguir. Ahí comenzó el camino”, dijo en el programa “Bebé al Día” de Radio Universidad de Chile.

 

LA PREVENCIÓN ES FUNDAMENTAL

“Mi llamado también es a los papás. Nadie hace exámenes preventivos, ni hombres ni mujeres, respecto a la capacidad ovárica de las mujeres para saber si tiene la reserva necesaria. Nadie congela óvulos por ejemplo. Debería haber en general algún tipo de chequeo al respecto. El reloj biológico es el peor enemigo. Si se hacen las cosas con tiempo se pueden prevenir gastos a posteriori. Es súper relevante tenerlo en cuenta.”, indicó a sus colegas Mechita Moreno y Paola de la Torre.

 

LA DULCE ESPERA

En este momento el bebé de Eduardo Fuentes y su esposa Andrée tiene 4 meses y dos semanas. Todavía no saben el sexo y sobre los nombres el comunicador indica que todavía están en una etapa de Brainstorming para ver qué nombre los terminan por seducir. “En el caso de ser mujer hay más acuerdo: Blanca, Alma o Ema, pero respecto de hombre no hemos logrado llegar a esa terna para el cómputo final”, señaló en el programa radial.

 

INFERTILIDAD: UN DOLOROSO CAMINO

Eduardo cuenta que para todos aquellos que han vivido el proceso de infertilidad es una situación muy dolorosa. “Esto no afecta a una persona sino a la pareja en su conjunto…y empieza esto a pasar a los familiares que sin maldad, pero con cierto nivel de curiosidad mal entendida comienzan a preguntar “bueno… ¿y cuándo?” y esto va generando en las parejas que están viviendo esta situación en un momento aún más complejo”, indicó el comunicador.

“A mí me tocó enfrentarlo primero con mi ex mujer, con quien hicimos tratamientos y no resultaron. Después los caminos se separaron. Yo luego conocí a Andrée, la mujer de mi vida, con ella hemos emprendido este nuevo camino y con ella también desde el primer día le plantié esta situación que me afectaba porque creo que uno tiene que ser trasparente con ese tipo de cosa y no es una maldición de la vida, sino que es una enfermedad que lamentablemente e Chile no es considerada como enfermedad por lo tanto los tratamientos salen demasiado caro. Con Andrée llegó el momento en que decidimos abordarlo por completo y darle. Tomarse de la mano y tratar de avanzar en el camino. Sabíamos que iba a ser largo, que iba a ser triste, con momentos de esperanza y otros de profunda pena. En el caso de una infertilidad masculina, la mujer, quien en el fondo no tiene problema, va a tener que someterse a algunas situaciones incómodas, con inyecciones y hormonas. Eso es una entrega de amor y compañerismo, son esos pequeños detalles que a uno lo marcan”, recuerda emocionado Fuentes.

 

LA DECISIÓN DE HACER PÚBLICA LA INFERTILIDAD

El conductor de Ciudadano ADN indica que “cuando conté públicamente por primera vez sobre mi infertilidad fue conversado previamente con Andrée (su mujer), quien no es una persona pública, ya que no trabaja en televisión, pero tiene gente que la conoce, que la sigue en su trabajo, en las revistas donde ella escribe y dirige. Sin duda le iban a preguntar por lo que era parte de su intimidad también. Pero ella lo entendió como una muestra solidaria para con otros hombres que están viviendo esto”.

-¿Qué sientes al ver que la infertilidad no es tratada como una enfermedad, por lo que no tiene cobertura de salud?

Desamparo. Esa es la palabra que para mi define lo que he sentido cuando he tratado de hablar con autoridades, tanto del ámbito público como privado sobre nuestra demanda y nos sentimos desamparados. Nosotros fuimos una vez a la Asociación de Isapres con el senador (Alfonso) De Urresti (PS), Claudia Nogueira (diputada UDI) y representantes de la organización “Queremos ser padres”, encargada de coordinar y a la vez ejercer presión para que la infertilidad sea considerada una enfermedad. Nos queríamos reunir con ellos porque coincidía que Fonasa había abierto una cantidad de cupos para tratamientos de baja complejidad y resulta que nos recibieron a “regañadientes” y prometieron una mesa de trabajo que nunca se concretó. Esto fue hace más de dos años. Entonces yo veo que no hay ningún interés. El Estado por su parte ha aumentado los cupos y eso me parece fantástico, pero no alcanza, aseguró el animador de canal 13.

-Tú pudiste costear los costos de un largo tratamiento, pero ¿cómo qué pasa en tu interior al saber que hay  tantas parejas que tienen la misma ilusión que tú de poder ser padres, pero no tienen los recursos y por lo mismo la mayoría de ellos no podrá cumplir su sueño?

“Son más de 350 mil parejas en Chile afectadas con este problema y la mayoría de ellas ni siquiera pueden tener la ilusión de ser padres, producto de no tener plata para cubrir un tratamiento tan costoso. Los tratamientos cuestan desde un sueldo mínimo hasta el precio de un auto. No todo el mundo puede costear algo así, estos precios son por cada intento, y nadie te puede asegurar el éxito. Por lo tanto los que tenemos los recursos económicos somos unos privilegiados, pero yo sufro. Cuando me enteré de nuestro embarazo tenía una alegría tan grande, pero al mismo tiempo les confieso que lloré amargamente con mi mujer por tantas parejas que uno ha conocido y que no tienen los recursos para estar viviendo la alegría y la emoción que estamos viviendo nosotros. Estos son tratamientos caros. Si la infertilidad fuera considerada una enfermedad tendría una cobertura de isapres y Fonasa, lo que permitiría, igual siendo caro, tener más opciones que las francamente prohibitivas que existen hoy en día para muchas parejas en Chile. Más aún en un país que envejece como el nuestro, donde se hace un debate sobre el aborto, que me parece súper válido, pero no se abre el debate para aquellos que quieren dar vida en un país que necesita nuevos chilenos. No hay tasa de recambio de la población.

-¿Han pensado en presionar nuevamente con “Queremos ser padres” presionar nuevamente para que se trate esta materia como un tema urgente, ya que está lejos de considerarse como tal?

Creo que actualmente hay múltiples materias urgentes, porque vivimos en un país con muchas necesidades y en estas materias es pobre. La corporación “Queremos ser padres” sigue trabajando. Yo no trabajo directamente con ellos pero sé que están constantemente presionando. A mí en mi rol de comunicador lo que me queda es si puedo en alguna entrevista o espacios que tengo recordar el tema y tirarle las orejas al poder político porque es lo único que nos queda: recordar, recordar y recordar.

 

EL LIBRO DE EDUARDO

Eduardo reveló en “Bebé al Día” que está escribiendo todo lo que le ha tocado vivir debido a la infertilidad. “Estoy escribiendo una especie de libro de lo que me tocó vivir, porque creo que de pronto esas experiencias ayudan”.

-¿Tu idea es publicar un libro sobre toda tu experiencia?

“Me interesaría. Quiero ver si el material que tengo da como para hacerlo y ver si tengo la pluma necesaria, pero no descarto la idea.”

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí