Ancud firma “la paz” con el Gobierno y finalizan movilizaciones en Chiloé

0
142

El Ministro Coordinador, Luis Céspedes, anunció en la noche de este jueves que los pescadores de Ancud alcanzaron un acuerdo con el gobierno, poniendo fin a las movilizaciones en Chiloé iniciadas el pasado 28 de abril producto de la Marea Roja que ha devastado las costas de la Región de Los Lagos.

“Agradezco a todos los dirigentes de la pesca”, dijo el ministro Céspedes. Tras manifestar que “no ha sido fácil”, el secretario de Estado precisó que el consenso alcanzado “implica que se pone fin a las movilizaciones”. Ahora, agregó, “hay que restablecer rápidamente el abastecimiento para recuperar la normalidad”.

Céspedes señaló que desde este lunes comenzarán a pagar el segundo grupo del bono solidario por marea roja.

En tanto el dirigente de la pesca de Ancud Julio Cárdenas sostuvo tras firmar el acuerdo que llevarán “a las bases lo logrado”, según consignó Cooperativa. Además, afirmó que las rutas deberían comenzar a despejarse tras el pacto.

Paz armada (Nuestra proyección)
Ahora bien, con la bajada de Ancud se debe retomar la normalidad en Chiloé, con un escenario complejo y altamente sensible ya que vienen meses duros con poco trabajo, una dañadísima imagen región que aleja al turismo y con el temor -inconsciente- a los mariscos contaminados por marea roja. Por lo que el Gobierno no puede quedarse tranquilo tras haber conseguido la firma de la “paz” con los ancuditanos, porque esta es una “paz armada” ya que la ciudadanía chilota ha demostrado unidad y no tolerará situaciones como las vividas recientemente.

Si La Moneda quiere tener verdadero éxito tras la firma de los exitosos acuerdos, debe diseñar una estrategia a largo plazo que va más allá de la entrega de bonos que son meramente paliativos pero que no van al problema de fondo del Isla Grande.

El Ministro Coordinador que es el ministro de Economía (Un tecnócrata) debe ser capaz ahora de diseñar un plan maestro-estratégico capaz de satisfacer demandas sociales postergadas por décadas y además absorver el daño provocado por la contaminación del borde costero.

Esta nueva etapa de Chiloé debe, necesariamente, reenfocar la situación de la industria salmonera que efectivamente ha contaminado gravemente el borde costero y las primeras millas marítimas, es una cuestión de la que debe hacerse cargo hoy la autoridad, buscar mecanismos y cooperación especializada para evaluar de manera seria -no electorera- el daño medioambiental que ha sido progresivo en las últimas décadas.

La frase dicha por el ciudadano común “se está muriendo el mar” es una realidad, la depedración es tan o más grave como la situación de los bosques de eucaliptus o pino. Si no hay un plan estratégico serio para enfrentar esta emergencia no servirá de nada este acuerdo que ha puesto fin a 18 días de protestas. El verdadero desafío para La Moneda comienza ahora.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí