Sin duda debe ser una de las crisis más profundas que enfrenta el Partido Por la Democracia, el PPD, creado en los 80 como un partido instrumental para aglutinar a quienes no se sentían cómodos en la DC, el PC, el Mapu, la IC y el PS y por cierto a independientes. La colectividad simbolizada con tres colores primarios (azul, amarillo y rojo), hoy vive críticos momentos por el financiamiento ilegal de actividades partidarias obteniendo dineros de nada más y nada menos que de la empresa del yerno de Pinochet, SQM, cuestión que abordó el nuevo presidente de la colectividad, Gonzalo Navarrete que señaló: “Tenemos que delimitar responsabilidades en torno a quiénes gestionaron una relación con SQM”.

Este domingo, día del refichaje y de las elecciones internas, seguramente estuvo marcado por la sombra negra de SQM y del público reproche que le escribió Carlos Peña en su tradicional columna dominical: “PPD y Tohá, el destino de un instrumento. En medio de la infinita plasticidad de lo instrumental, ¿qué tiene de raro que el PPD se haya dejado acunar financieramente por el yerno de Pinochet?”

Lo concreto es que según información del propio partido, en la sede central del partido –en el Santiago Viejo- se esperaba la llegada de por lo menos unos 2 mil militantes. Sólo llegaron más de un centenar, reflejando el tremendo malestar existente en las filas pepedianas. Esta suerte de éxodo también se vivió en otras sedes, donde se contabilizó una asistencia de entre el 10% y 15% de los habilitados para reinscribirse como miembros del partido.

Eso sí todos los personeros del PPD que están en el Gobierno u otros cargos sí llegaron a la sede del partido para sufragar. Se vio los ministros de Hacienda, Segpres, Educación y Vivienda, y todos reiteraron su apoyo a la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, quien es cuestionada por el vínculo de su gestión con los aportes económicos de SQM.

Navarrete presidente del PPD

El nuevo presidente, Gonzalo Navarrete se refirió al duro momento y a la crisis de confianza en la política y la que vive el propio partido: “Este es un tema que en el PPD a nadie lo pone contento, es un tema que traspasa el límite ético y que el hecho de que el Tribunal Supremo haya acordado establecer una línea investigativa, nosotros al interior del PPD tenemos que delimitar responsabilidades en torno a quiénes gestionaron una relación con SQM”.

Recordemos que el pasado 16 de mayo, cuando había estallado –nuevamente- la arista PPD-SQM-Carolina Tohá, la colectividad emitió la siguiente declaración oficial:

“DECLARACIÓN PÚBLICA
La situación del PPD se enmarca dentro de lo que ha sido la crisis general de la política y su financiamiento. Nos corresponde pronunciarnos políticamente sobre ello.
Lo que tuvimos durante 26 años fue una mala ley que facilitó la relación de la política con las empresas, y que se fue poblando de zonas grises. El 2003 tuvimos la oportunidad de cambiar esto, pero como es de público conocimiento existían en los partidos de derecha férreos defensores de los aportes de las empresas. Hasta hace un año atrás había quienes seguían defendiendo este sistema de financiamiento privado, aún ya estallada la crisis de confianza por la relación entre la política y el dinero.
El PPD en esta ocasión hace una severa autocrítica por no haber perseverado en la necesidad de cambiar el marco de financiamiento de la política ni por haber tenido el debido cuidado para preveer y evitar este tipo de situaciones, pese a que el año 2010, siendo presidenta del partido Carolina Tohá, presentó junto a los partidos de la entonces Concertación una propuesta al Presidente Piñera para cambiar diametralmente el sistema de financiamiento de los partidos, muy similar a la ley que recientemente hemos aprobado.
Respecto a los hechos actualmente en cuestión, en el marco de la ley, y dado que a diferencia de otros partidos no contábamos en ese momento con una fundación, el PPD inscribió una corporación de acuerdo a la ley 19.885 ante el Servel, quedando facultada para recibir aportes con fines políticos.
Suscribimos las declaraciones realizadas por Carolina Tohá en cuanto ella nunca autorizó ni directa ni indirectamente un aporte de SQM-Salar.
La conducta del PPD ha sido siempre de total autonomía y prescindencia de los grupos de interés para definir nuestra línea política. Es más, se nos ha motejado de “izquierdistas” precisamente por no ser dóciles ante los poderes fácticos, y se nos ha intentado estigmatizar por tener una política que ha empujado cambios estructurales y por mantener una visión crítica de la sociedad actual y sus componentes neoliberales.
Finalmente, entendemos que a partir de la publicación de la ley de modernización de los partidos el pasado 15 de abril y el comienzo del financiamiento público se da inicio a un nuevo ciclo en donde no se podrán repetir estas formas de financiamiento, marco legal que el PPD se compromete a seguir rigurosamente”, firma la Mesa Directiva del Partido.

En este complejo momento cobran relevancia las críticas que hizo y ratifica el diputado y ahora ex PPD Pepe Auth, surge la duda sobre el verdadero rol de Guido Girardi, las pugnas entre girardistas y lagistas; qué pasa con los G-90, Carolina Tohá y su cada menos defendible posición; es decir, el PPD en su conjunto está en el banquillo de los acusados y donde el nuevo presidente más bien parece el resultado de una negociación de los grupos fácticos del parte.

PPD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí