Luego del desastre medioambiental por la muerte de miles de toneladas de salmones, se encendieron las alertas en las regiones donde existen salmoneras.

El pasado 31 de mayo, la Gobernación Marítima de Punta Arenas, en conjunto con la Superintendencia de Medio Ambiente, Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) y la Corporación Nacional Forestal (CONAF), fiscalizó dos centros de cultivo la empresa salmonera, Nova Austral S.A., ubicados en el sector norte de la isla “Capitán Aracena”.

El objetivo de dicha fiscalización fue verificar el correcto cumplimiento de la resolución de calificación ambiental y la normativa sectorial de cada servicio público participante, como también los planes de contingencia del reglamento ambiental para la acuicultura (RAMA), inspeccionando el manejo de desechos, sistemas de seguridad, lavado de redes, planes de acción como el control de derrames de hidrocarburos y el sistema de tratamiento de aguas servidas, entre otros estándares generales del reglamento, señaló un comunicado de la Aramada.

Por su parte Sernapesca verificó in situ el estado sanitario de los peces y el manejo de mortalidades, como también las capacidades de ensilaje y tratamiento de residuos. De la misma manera CONAF constató que la intervención de los centros visitados no afectase la preservación de la flora y fauna perteneciente al Parque Nacional “Alberto de Agostini”, existente en las cercanías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí