Aguas Andinas la “generosa” compañía que ningún político critica

0
276

La cuestionada sanitaria Aguas Andinas, la misma que tuvo sin agua por varios días a gran parte del Gran Santiago y el jueves 9 de junio último inundó un tramo importante de la Línea 1 del Metro y ocasionó un verdadero caos vial en el eje Alameda-Plaza Italia-Providencia, tras la rotura de una matriz, es una de las compañías con mayores ganancias, además cuestionada por sus aportes a campañas políticas en Chile, pero que ningún político reprocha.

Una razón es que Aguas Andinas tiene desde el pasado 27 de abril como presidente nada más nada menos que al ex subsecretario Guillermo Pickering (DC), hombre cercanísimo a Eduardo Frei.

En un reciente comentario periodístico, el director de Radio Bio Bio, Tomás Mosciatti nuevamente criticó el “trato amable” que recibe Aguas Andinas y denunció el silencio “cómplice” de los políticos.

Escuche el comentario de Tomás Mosciatti:

Magamilloanriasganacias, escuálidas inversiones y multas
La empresa que controla el recurso más preciado para el hombre, durante el primer trimestre de 2015 informó utilidades por $47.594 millones. El número representa un alza de 16,38% respecto al 2014. En el reciente informe de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (ISS), la empresa sanitaria lleva acumuladas 18 multas, de las cuales 14 de ellas son por calidad de servicio y seis por deficiencias en la continuidad del servicio, mientras que hay cinco procesos en trámite en la SII y entre los que está el corte del suministro y que afectó a la capital el 16 y 17 de abril y que dejó sin agua a 29 comunas del Gran Santiago.

La SII informa que entre 2010 y lo que va de este año Aguas Andinas acumula multas por $1.049 millones.

A pesar de esta situación, la llamada “clase política” poco y nada hace por fiscalizar y exigir inversiones a una compañía que sólo se preocupa de obtener megamillonarias ganancias.
En otros países el agua es considerada como estratégica y el control está en manos del Estado, en cambio en Chile sigue siendo un bien de consumo en manos de privados.


Un espejo de SQM

Aguas Andinas tiene “claro como el agua” que la financiación de la política debe ser transversal es decir de moros a cristianos, a todos por igual, al como lo hacía (hace) SQM, así lo dio a conocer en un extenso reportaje CIPER Chile, que el 4 de enero publicó el extenso “prontuario” de Aguas Andina.

Además de entregar financiamiento a los políticos, se preocupó de apoyar a los “centros de pensamiento” de los partidos políticos.

“Aguas Andinas también registra millonarios pagos a centros de pensamiento ligados a casi todos los sectores políticos. Los think tank han justificado su trabajo señalando que los pagos de las grandes empresas están respaldados en informes de coyuntura política y seguimiento legislativo. La mayoría de estos centros cuentan con un sistema de suscripción para las empresas, donde se paga una mensualidad a cambio de un boletín”, denuncia CIPER.

“Los aportes a think tank políticos son transversales y totalizan $422,4 millones entre 2009 y 2014. El Instituto Libertad, vinculado a RN, es el que concentra los mayores pagos: entre diciembre de 2012 y noviembre de 2014 suma $117,6 millones. Libertad y Desarrollo (ligado a la UDI) recibió $72 millones de Aguas Andinas. En el mismo período, la Fundación Jaime Guzmán (UDI) obtuvo $52,3 millones. Los centros de pensamiento de la centroizquierda también aparecen: Chile 21, ligado al progresismo, percibió entre 2009 y 2014 $34,5 millones. Proyectamerica, el think tank creado a fines de la administración de Ricardo Lagos y que funcionó hasta fines de 2013, recibió $66,3 millones entre junio de 2010 y junio de 2013” sostiene la publicación que financia el empresario Alvaro Saieh.

Este mismo reporte señala que “El Centro de Estudios y Gestión Ambiental Para el Desarrollo (Cegades), ligado a la corriente que encabeza Gutenberg Martínez en la Democracia Cristiana, recibió $75,6 millones. El centro de estudios que recibió la menor cantidad de dinero de Aguas Andinas es el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED): $4,2 millones en marzo de 2009”.

Prohibición de hacer aportes
CIPER –Grupo Saieh- ha revelado cómo opera la empresa Aguas Andinas de propiedad de Aguas de Barcelona –que controla el 50,1% de Aguas Andinas a través de Inversiones Aguas Metropolitanas – “tiene operaciones en 24 países, aunque tal como reveló CIPER en un reportaje publicado a fines de 2014, Chile se ha transformado en una verdadera joya para los intereses del grupo”.

Tanto su operación en Chile como las que mantiene en los 23 países restantes están sujetas a un Código Ético que aplica a todas las empresas del Grupo Agbar. Entre los valores y principios de cabecera del Código Ético del grupo están la integridad, el respeto, la honradez y el actuar de acuerdo con leyes y normativas. Cuando Agbar habla de integridad, por ejemplo, remite entre otras cosas a la prohibición de financiar la política.

“La política del grupo consiste en abstenerse de financiar cualquier actividad política. En los países en los que este tipo de financiación esté permitida, el grupo puede, bajo determinadas condiciones, someter a consideración la realización de aportaciones”, señala el Código Ético del grupo y que Aguas Andinas pareciera nunca haber leído o entendido.

En el Código de Ética de Aguas Andinas se hace expresa alusión al código del Grupo Agbar al que adhiere, de todos modos puede leer el documento: codigo_etico

wwwAGUASANDINASYESO

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí