En Londres Burgos se olvida del cansancio y descarga su rabia contra el círculo de hierro de Bachelet

0
253

La salida de Jorge Burgos de La Moneda (8 de junio), era un rumor constante en los círculos de Palacio, incluso él mismo le comentaba a algunos periodistas que “estaba cansado y que quería irse”, se las arreglaba para filtrar informaciones y deslizar quejas a ciertos periodistas que cubren la casa de gobierno.

La renuncia, aduciendo cansancio físico, sólo fue una frase para la prensa pero todo el entorno de La Moneda y la propia prensa sabe que las razones son absolutamente políticas y literalmente hace rato que el ex diputado decé estaba renunciado, estaba ausente de las grandes decisiones de Palacio. Este fin de semana, a pocos días de haber dejado el cargo el propio Burgos se salió del discurso oficial dado el día de la salida y habló de las verdaderas razones y lo hizo en Londres a través de canal 13.

La sensación –para algunos- es que Burgos, es una víctima de los “malvados y siniestros” personajes del Segundo Piso de Palacio, pero no es tan así. Cabe recordar los golpes de mesa que dio siendo jefe de gabinete de la Presidenta Bachelet, cuando invitó a Lagos a Palacio, mientras la Presidenta estaba de gira oficial o el escándalo que armó porque no fue avisado del viaje de la Presidenta a Temuco, y que en esta entrevista queda claro que fue lo que marcó su fin en La Moneda.

El principio del fin de Burgos se comenzó a gestar el día en que no fue “considerado” ni avisado del viaje de la Presidenta a Temuco. Ese día Burgos se enojó, mandó mensajes por la prensa y en la rabieta llegó un par de hora más tarde a su despacho. Estaba visiblemente enojado.

A Canal13 le dice: “A mí me pareció que fue un error del equipo no haberme comunicado con anticipación que la Presidenta viajaba, que eso lo conociera el intendente, Carabineros, y no el ministro del Interior, de quien dependen ambos cargos. Eso me pareció mal y las personas que asesoraron en eso a la Presidenta lo hicieron mal. Yo creo que fue una asesoría comunicacional muy mala. Jefe de prensa se terminan convirtiendo en asesores políticos y creo que allá hay un problema. El error fundamental creo que fue de la jefa de prensa en lo de Temuco…, a tres días ya se me olvidó su nombre, para serle franco”.

El propio Burgos, con esta respuesta, demuestra su total desconexión con una de las mujeres fuertes de Palacio, la directora de prensa Aydee Rojas.

También en la entrevista con TV13, se le consulta sobre la relación son el subsecretario Mahmud Aleuy, cuestión que la prensa siempre destacó como mala entre ambos, a lo que Burgos respondió: “Siempre fue buena. Tuvimos un momento …pero tuvimos una buena relación…Me mandó, el día que me fui, una gran botella de vino tinto…buena, buena…y además una tarjeta personal muy bonita , que la guardé, porque me dijo una cosa que es lo mejor que le pueden decir a una personas… ¿Qué le dijo? (Pregunta la periodista) “Agradezco tu decencia”. Ada más que eso”, asevera Burgos.
El ex parlamentario DC, aprovechó de mandarle un mensaje a Osvaldo Andrade del PS: “Andrade puede cansar a cualquiera”.
Con respecto a la Nueva Mayoría, Burgos cree que es mejor la Concertación “Porque por lo menos para la DC es mucho más cómodo, a mi juicio. Mucho más natural”.

¿Ególatra?
En parte de la entrevista de TV13, se le pregunta a Jorge Burgos sobre la relación con la Presidenta y qué habría fallado en la relación política que termina con su salida, entre la muchas razones políticamente correctas que da, la más real es la que dice relación con su incomodidad con la Nueva Mayoría y la manera de llevar el proceso de reformas.

“Obviamente que yo, con la Presidenta, probablemente tengo algunas diferencias respecto de la visión de algunas cosas del país y eso es legítimo. Ella me eligió, además. Ella pudo haber elegido a muchas personas, pero me eligió para ser ministro de Defensa primero, y después ministro del Interior, conociéndome. Yo soy un tipo que más bien vengo del centro de la Concertación, mis características son más bien de la moderación, la prudencia, el gradualismo. Creo en los cambios, pero en tiempos distintos. Obviamente yo no engañé a nadie, yo no me iba a convertir, una vez nombrado ministro del Interior, en que mi eslogan fuera avanzar sin transar, por decirlo exageradamente. Hubo ciertas diferencias, pero en un régimen presidencial, como corresponde, quien zanja las diferencias es la Presidenta de la República, y esa es una cuestión que está”. Sostiene Burgos, develando que nunca estuvo de acuerdo con las reformas impulsadas por la jefa de Estado. Eso es evidente.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí