Banco Mundial eleva sus previsiones sobre el precio del petróleo y rebaja los productos básicos

0
157

El Banco Mundial elevó sus previsiones sobre el precio del petróleo crudo en 2016 a USD 43 por barril, en comparación con USD 41 por barril, después de que el precio del petróleo aumentó el 37 % en el segundo trimestre, debido principalmente a interrupciones de la oferta, en particular por los incendios ocurridos en el noroeste de Canadá y el sabotaje contra la infraestructura petrolera en Nigeria.

No obstante, se prevé todavía que el precio del petróleo será un 15 % más bajo este año que en 2015 a raíz de las cuantiosas existencias, que tardarán algún tiempo en ser utilizadas, según el informe titulado Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los Mercados de Productos Básicos) publicado en julio.

Las previsiones revisadas tienen en cuenta un reciente debilitamiento de la demanda de petróleo y la recuperación de la oferta que en parte había sufrido perturbaciones.

En tanto, las proyecciones, la disminución del precio de los metales será más marcada que la indicada por las previsiones de abril, lo que se debe a las perspectivas de atonía de la demanda y a la incorporación de capacidad nueva.

El pronóstico del precio de los metales preciosos se revisó marcadamente al alza por las compras de divisa segura en medio de las preocupaciones motivadas por las perspectivas del crecimiento mundial. Para 2017, se prevé una modesta recuperación de la mayoría de los productos básicos a medida que se fortalezca la demanda y se contraiga la oferta.

Se proyecta que la mayoría de los índices de precios de los productos básicos en su conjunto disminuirán este año debido a la elevada oferta y, en el caso de los productos básicos industriales, a las perspectivas de crecimiento débil en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

Aun así, se pronostica ahora que la disminución de muchos productos básicos será menor de lo previsto en las perspectivas de abril.

Además, se prevé que los precios agrícolas bajen menos de lo indicado por las proyecciones de abril. Las perspectivas reflejan una oferta adecuada para la mayoría de los productos básicos, pero también tiene en cuenta la reducción de las cosechas en América del Sur.

El análisis de estos factores ayuda a explicar la disminución del precio de los alimentos después de  2011. Desde entonces, el precio del maíz ha caído en un 43 %, el del trigo un 42 %, el del arroz un 25 %, y el de la soja un 23 %. Alrededor de la tercera parte de esta caída se debe a la disminución del precio del precio del petróleo. Una sexta parte del descenso es atribuible a un aumento de los ingresos durante ese periodo.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí