Un debate transversal generaron las opiniones realizadas por el ex Presidente Ricardo Lagos, en el diario La Tercera, donde habló de una grave crisis política y de legitimidad de algunas instituciones. Entre otras cosas, el ex Mandatario dijo que, dejando de lado el golpe de Estado de 1973, “esta es la peor crisis política e institucional que ha tenido Chile”; que “yo no sé si el país aguanta año y medio con esta crisis”; y que “pareciera haber” un vacío de poder. “Efectivamente, el horizonte presidencial se ha adelantado. Y también es cierto que hay quienes creen que debería ser yo”, remató, reconociendo su posible proyección presidencial.

Sus dichos generaron una fuerte molestia en Palacio. El vocero de gobierno, Marcelo Díaz, señaló que “no cabe duda de que muchas  de las instituciones en Chile se encuentran desafiadas como consecuencia de una crisis de confianza, una crisis política”. Y agregó: “Frente a ello, uno tiene dos alternativas: o se paraliza y mira la crisis o se hace cargo. Lo que la Presidenta ha hecho es, precisamente, hacerse cargo por vías concretas y efectivas”, dando como ejemplo la agenda de probidad y el proceso constituyente, aspectos sobre los que Lagos deslizó cuestionamientos en la entrevista.

Consultado sobre la responsabilidad del Ejecutivo en la crisis, Díaz señaló que “no veo que haya un señalamiento al gobierno como responsable de la crisis”.

MÁS REACCIONES

El diagnóstico de Lagos provocó, además, respaldos al interior de la derecha y críticaS desde sectores de la Nueva Mayoría. “El Presidente Lagos reafirma lo que la UDI viene diciendo hace bastante tiempo: estamos en una crisis política profunda que requiere liderazgo para ser superada, y este gobierno no tiene el liderazgo. Este gobierno se acabó”, dijo el diputado UDI Ernesto Silva. En tanto, el ex candidato presidencial Andrés Velasco indicó en radio Duna que “no podría discutir con Lagos que la situación es muy mala, con una política trivializada, una gestión de las políticas públicas mediocre y un país muy crispado”.

Desde el PS, sin embargo, rechazaron el análisis. “Lo de Lagos es un diagnóstico exagerado. Hay que ser cuidadosos para hacer juicios tan extremos”, indicó el secretario general de ese partido, Pablo Velozo. Una reprobación más dura provino desde el PC. “El ex Presidente está creando un pánico innecesario, y él no es un salvador. Tal vez tendríamos una nueva Constitución si Lagos no hubiera hecho esa payasada de reforma constitucional que hizo en 2005, por ejemplo”, dijo el diputado Hugo Gutiérrez. 

El ex abanderado presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami, también se sumó a las críticas al ex Mandatario. “Lagos y sus recetas del pasado son parte del problema. Está seducido por el estilo de Donald Trump: busca generar miedo y se pone como salvador”, comentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí