La imagen en una campaña electoral, especialmente en Estados Unidos, es un asunto que los candidatos no pueden dejar pasar, tanto Donald Trump como Hillary Clinton, cuentan con un equipo de profesionales que seleccionan con cuidado los outfit que deben lucir en cada aparición publica. Es la audiencia y la prensa los que están atentos a los pequeños detalles y, en el caso de Hillary, hay un ojo critico esperando a decir algo. Y es por ello, que la candidata cuenta con la mejor asesora de estilo que podría desear: Anna Wintour, la editora jefe de la edición norteamericana de Vogue y una de las mujeres más influyentes de su país.

La colaboración de Wintour y Clinton ha sido informado en el Business of Fashion. Wintour es una conocida votante demócrata y una gran donante de las campañas del partido, aunque ni los asesores de Clinton ni el entorno de Wintour han querido confirmar la colaboración. Pero el apoyo público de Wintour es innegable, como mostró en febrero, luciendo una camiseta de apoyo a Hillary durante un desfile de Marc Jacobs.

anna-wintour-arbore-un-t-shirt-a-l-effigie-d-hillary-clinton-au-defile-marc-jacobs-a-new-york-le-19-fevrier-2016_5519395

Al contrario de otras celebridades Hillary paga por las prendas que luce en sus actos de campaña, no acepta cesiones o regalos por parte de diseñadores (al igual que ocurre con Trump, que hasta ahora lucía sus trajes de Brioni de forma gratuita, pero ha empezado a pagar por ellos). También que parte del asesoramiento de Wintour se centra en que utilice prendas de creadores norteamericanos, especialmente trajes de chaqueta de colores vivos.

La polémica por la chaqueta Armani de 12.000 dólares

hillary-clinton-jacket

La chaqueta de Armani que lució en junio causó gran polémica, ya que se habló de un gasto excesivo y en eso coinciden los estilistas, en que las prendas que luzcan los candidatos deben mantener el equilibrio entre la calidad, el origen estadounidense y el precio moderado.

La admiración de Wintour por Hillary Clinton se remonta a tiempo atrás. En 2013, declaró que «en Vogue estamos deseando llevar a la portada a la primera mujer presidenta de los Estados Unidos». Y ya en 1998 dedicaron su portada a alabar a la entonces Primera Dama y ahora candidata, haciendo un repaso de su estilo. Todo hace indicar que, si hay un triunfo demócrata en las próximas elecciones, tendremos a Hillary Clinton en la portada del Vogue de noviembre.

28-hillary-clinton-anna-wintour-oscar-de-la-renta.w750.h560.2x

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí