¡Bueno el cambio! sale Büchi entra José Piñera

    0
    252

    Hace muchos muchos años en un seminario de CIEPLAN conocí a un caballero encantador, antes de opinar se paró y dijo: “José Piñera, ¡ Jubilado de la administración pública!” ante lo cual un entonces desconocido Foxley y otros panelistas hoy ex ministros y ex gente importante rieron a carcajadas. Don José Piñera padre, era un tipo simpático, muy sencillo, encantador e inteligente claro está, sin ninguno de los rasgos megalómanos de algunos de sus hijos. Dicen que el ex presidente Frei Montalva le preguntaba cuando le iba a hacer cambio de aceite a sus chaquetas ante lo cual se reían a carcajadas, claro están la higiene no era lo suyo. Cuánta falta nos hacen esos viejos sencillos tipo Aylwin o Leighton para el alma nacional.

    En fin, cuando leí la “gran” noticia para algunos (imagino) del regreso de José Piñera me acordé de Leon Tolstoi y La guerra y la paz, que se ríe genialmente de la megalomanía de este tipo de personajes venidos a más. El megalómano se creen socialmente muy importante, poseedor de mucha riqueza y capaz de hacer cosas grandes. Son personas que se comportan como si tuvieran una posición social y económica muy superiores a las reales. Tolstoi en La guerra y la paz los pone en el banquillo a todos y, en especial, a los más poderosos tipo Napoleón que cree controlar algo cuando en realidad lo que hace es hipnotizar a todos y los hace creer que entiende y controla todo dada su superioridad intelectual. Para Tolstoi las cosas pasan por un sinnúmero de pequeñas causas ya lanzadas y que distan de la explicación “oficial” o aceptada, accidentes de los que no podemos rastrear ni sus orígenes ni sus consecuencias. No tendríamos la omnisciencia de entenderlas, son las fuerzas de la historia que nos harían menos libres de lo que creemos que somos. Marx pensó algo similar estando en las antípodas ideológicas de Tolstoi, un liberal de pluma fina.

    Bueno, José chico vuelve y eso debiese tranquilizarnos. En su carta mesiánica nos dice que ya está bueno de evangelizar el mundo, que es necesario volver a la patria para defender los pilares del sistema (fundado por él) y que nos llevará al desarrollo. Dice que vuelve para reemplazar a Büchi, bueno no con esas palabras, pero el sentido es ése, sospecho. Chile ha perdido todo y vamos a perder nuestros ahorros en las pensiones ¡Qué susto! Ya no hay seguridad jurídica y más aún se comete la insensatez de preguntarle a la gente, al pueblo por una nueva Constitución. Vuelve, dice, para competir contra la “estúpida ” retroexcavadora, ¡Que hombre más increíble!, que suerte tenemos, creo. Es un héroe que merece su busto en granito, un santo héroe, como le gusta a la ” Opus-Dei-recha “. Incluso se da el lujo de citar al ex Presidente Lagos (otro Napoleón II) para fundamentar sus opiniones, ahora Lagos le sirve antes era el ícono de la campaña del terror que le gusta a este tipo de consultor internacional.

    ¿De dónde, me pregunto yo, saca este tipo de personajes esa clase de diagnóstico? El ex Presidente RN, su hermano, se paseaba por Chile sin entender a Chile. Estos leyeron demasiados libros de historia escritos por Encina o Paul Johnson. ¿Entenderá José hijo que Chile no lo hizo él? ¿Dónde cree él que están los millones de chilenos que se levantan de madrugada para ir a trabajar y crear el valor que toda economía libre necesita? ¿Qué es el desarrollo, acaso dar un par de opiniones o hacer un par de AFPs? Este personaje habla como si le hubiese cambiado la cara al mundo, como si fuera Thomas Edison, Steve Jobs o hubiese inventado Facebook, Youtube o Google. Lejos de eso, quienes si lo hicieron son personas sencillas, como Don Pepe ¡ Por el amor de Dios!

    Yo creo que este tipo de personajes en su falta de valores éticos y a falta de leer y pensar más se quedan con una serie de lugares comunes que se les ocurren allá en lo alto de las montañas donde fueron a meditar para decir su futuro. O sea, ayer cambiaron a De la Maza por Lavín, hoy cambian a Buchi por José Piñera ¿ Cuándo entenderán que ya basta de este tipo de personas para las ideas de la libertad: ¡Ya basta de las apariciones de Jaime Guzmán o las malas artes de Novoa! Atrévanse a mirar la calle, a nuestros jóvenes y a quienes se quejan hoy contra las AFP. Al ex Presidente le explotó el movimiento estudiantil en la cara y no lo supo interpretar. Por favor, Chile protesta porque hay injusticias y para solucionarlo José hijo se disfraza de Superman para demostrarles su error.

    Señor Piñera, lo que queremos saber es lo siguiente: Las AFP han dejado un 8,5% de rentabilidad al año, lo que es muy bueno por cierto, pero el punto es que no alcanza. Las pensiones son miserables y los únicos que tienen buenas pensiones están en las Fuerzas Armadas y Gendarmería gracias a Pinochet y usted. Digame, José chico, ¿con un 8,5% anual alcanza para una buena pensión? ¿Cómo? Y si alcanza, ¿ por qué no lo hizo antes? Queremos saber como esto puede rentar 25% o 30% anual. Queremos una solución no una comparación. Eso haría un verdadero emprendedor.

    Por último, no me voy a referir a las descalificaciones éticas de su carta pues no me parece esté usted a la altura para una discusión de esta categoría. Sólo le recuerdo que, como consta, muchos de los suyos que hoy se quejan de faltas éticas se apoderaron de las empresas del Estado y después usaron la amenaza de los fusiles para defender una posición ilegítima. Com usted sabe, o debiera saber, los libertarios como Robert Nocick poseen teorías éticas y de justicia, cuyo fundamento es la legitimidad de la adquisición. Estoy hablando, como sabe o debiera saber, de una serie de ingenieros y profesionales oscuros con préstamos del Banco del Estado en quienes ni siquiera hubiera confiado Luksic Abaroa jamás les habría prestado millones como si se dignó a prestarle al “ Primer Hijo de la República hijo ”(Sebastián Dávalos). Claramente no son ustedes, ni desde afuera ni aterrizando en Pudahuel, los llamados a pontificar o enseñarnos de ética hoy. Al contrario en muchos casos son los mismos que hoy desfilan, por fortuna, en los tribunales de Justicia (divina al decir de Julito Martínez). A veces pienso que usted no entiende realmente lo que es la economía de mercado, no entiende que esta se trata de crear o distinguir valor más que de especulación buitre. La falta de formación ética por desgracia es otra gran pérdida educativa de nuestra patria que conoció de gente íntegra como Don Pepe, su padre, a quien usted debió haber escuchado un poco más.

    Publicidad